La Fie­ra

Can­tó, bai­ló, pe­leó y en­can­tó. La diva se­vi­lla­na de­bu­tó en Vi­ña con uno de los shows más me­mo­ra­bles en los 58 años de fes­ti­val. Se lle­vó Ga­vio­ta de pla­tino.

La Hora - - Portada - Equi­po Tiem­po Li­bre, des­de Vi­ña del Mar

Isa­bel Pan­to­ja des­bor­dó al Mons­truo con su voz, llo­ró por Juan Ga­briel, le pa­ró el ca­rro al ju­ra­do, subió a la ma­yor can­ti­dad de mú­si­cos en la his­to­ria del Fes­ti­val de Vi­ña y re­ci­bió la ga­vio­ta de pla­tino de ma­nos de la al­cal­de­sa.

His­tó­ri­co. His­tó­ri­co por­que nun­ca an­tes la Quin­ta Ver­ga­ra subió a una sin­fó­ni­ca de tal en­ver­ga­du­ra a su es­ce­na­rio. His­tó­ri­co por­que a los 60 años Isa­bel Pan­to­ja por fin can­tó en Vi­ña del Mar. His­tó­ri­co por­que fue su re­gre­so a los es­ce­na­rios del mun­do tras es­tar ca­si dos años en la cár­cel. His­tó­ri­co por­que ra­ra vez pa­só por el cer­ta­men una diva de su ta­lla.

El show de ano­che fue un hi­to con to­das sus le­tras. La se­vi­lla­na mos­tró pres­tan­cia, ele­gan­cia, be­lle­za, pe­ro por so­bre to­do una ca­li­dad vo­cal im­pac­tan­te. Un vo­za­rrón que re­tum­bó por la con­cha acús­ti­ca y que bri­lló des­de el ini­cio con Del ol­vi­do no me acuer­do has­ta el fi­nal con Se me enamo­ra el al­ma. Aun­que al pú­bli­co lo te­nía ga­na­do in­clu­so an­tes de sa­lir a es­ce­na.

De he­cho, su so­la apa­ri­ción ge­ne­ró una es­pon­tá­nea ova­ción de su re­li­gio­so pú­bli­co. El mis­mo que lue­go se des­bor­dó con ca­da gi­ro de su voz for­ma­da en los ta­blaos del ba­rrio de Tria­na y de su dra­má­ti­ca for­ma de can­tar que tan bien se com­ple­men­ta­ba con la de su ami­go Juan Ga­briel, en cu­ya me­mo­ria fue el show.

En una mues­tra de ta­len­to y do­mi­nio, Pan­to­ja can­tó, bai­ló y en­can­tó en una pre­sen­ta­ción inol­vi­da­ble.

¿A QUIÉN RE­TO LA DIVA?

En sus mas de dos ho­ras so­bre el es­ce­na­rio, Pan­to­ja tam­bién mos­tró su ím­pe­tu y el ca­rác­ter que siem­pre la ha acom­pa­ña­do.

De he­cho, en una es­ce­na que de se­gu­ro per­ma­ne­ce­rá im­bo­rra­ble por va­rias dé­ca­das, an­tes de in­ter­pre­tar Era mi vi­da él dio un ex­ten­so mo­nó­lo­go re­pro­chán­do­le a al­gu­nas per­so­nas de las pri­me­ras fi­las que ha­bla­ran mien­tras ella can­ta­ba. “A los ar­tis­tas hay que res­pe­tar­los”, es­pe­tó con du­re­za.

Tras la es­ce­na sur­gie­ron tres teo­rías so­bre el des­ti­na­ta­rio del re­to. La pri­me­ra apun­ta que Jo­sé Mi­guel Vi­ñue­la y Rocío Ma­ren­go se reían du­ran­te la in­ter­pre­ta­ción. Otra in­di­ca a Ma­lu­ma co­mo el cul­pa­ble: el co­lom­biano ha­bría es­ta­do dis­traí­do, ac­ti­tud que ha­bría desata­do la ira de la es­pa­ño­la. Una ter­ce­ra tie­ne co­mo res­pon­sa­bles al lí­der de Ca­mi­la y presidente del ju­ra­do, Ma­rio Domm, y La­li Es­pó­si­to; pa­re­ja que ha­bría es­ta­do con­ver­san­do.

Es­ta úl­ti­ma teo­ría fue apo­ya­da por Mar­ce­lo Aris­men­di, ros­tro de CHV y tes­ti­go pri­vi­le­gia­do que lue­go re­la­to el in­ci­den­te en Fa­ce­book.

Más allá del co­men­ta­do impasse, Pan­to­ja tam­bién de­mos­tró una en­te­re­za y un sen­ti­do del es­pec­tácu­lo úni­cos, so­bre to­do cuan­do en dos oca­sio­nes tu­vo que par­tir de nue­vo su in­ter­pre­ta­ción por des­coor­di­na­cio­nes con la Or­ques­ta Nue­vo Mun­do, que la acom­pa­ñó en es­ce­na. Tam­bién pa­ra sa­lir ai­ro­sa de las in­te­rrup­cio­nes de los ani­ma­do­res, con quie­nes man­tu­vo dis­ten­di­dos diá­lo­gos cuan­do sa­lie­ron a en­tre­gar­le las Ga­vio­tas de pla­ta y oro, y cuan­do de ma­nos de la al­cal­de­sa Vir­gi­nia Re­gi­na­to re­ci­bió la Ga­vio­ta de pla­tino, ex­clu­si­vo gal­vano que só­lo se le ha­bía otor­ga­do a Luis Mi­guel en 2012.

“Ído­la, ído­la”, gri­tó el pú­bli­co en la Quin­ta sin ce­sar, de prin­ci­pio a fin. Es que la no­che de ayer, y co­mo po­cas ve­ces en los 58 años de his­to­ria del fes­ti­val, el Mons­truo se rin­dió com­ple­ta­men­te fren­te al es­plen­dor de una diva.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.