La ca­bal­ga­ta

La Hora - - En 2 minutos - Director de Ga­llos.cl Pa­tri­cio Cor­va­lán

Les que­da po­co ve­rano pa­ra se­guir in­ten­tán­do­lo. Han re­pe­ti­do la mis­ma ca­bal­ga­ta to­das las ve­ces que ha si­do po­si­ble, a la mis­ma ho­ra, con los mis­mos ca­ba­llos, pe­ro el via­je ter­mi­na en cual­quier si­tio, me­nos en ese lu­gar al que no han sa­bi­do re­gre­sar. Los ma­yo­res ya no los acom­pa­ñan en la bús­que­da y se bur­lan en sus ca­ras por lo que les sue­na a men­ti­ra de mo­co­sos abu­rri­dos. Pe­ro ellos es­tán se­gu­ros de que po­drán ca­llar­los, por­que esa vez nun­ca se des­via­ron, por­que si­guie­ron el sen­de­ro ha­cia las mon­ta­ñas ilu­mi­na­das por el an­tahua­ra y afe­rra­ron las ro­di­llas al lo­mo de los ani­ma­les cuan­do, de pron­to, ga­lo­pa­ron sin des­can­so has­ta la cum­bre del ca­mino. Ya en la ci­ma, pa­sa­do el sus­to del des­bo­que, esa vez se to­pa­ron con una la­gu­na os­cu­ra y pro­fun­da, don­de la lu­na se ba­ña­ba en ta­ja­das mal cor­ta­das. El efec­to de la al­tu­ra pro­vo­ca­ba que el asom­bro los aho­ga­ra y les lle­ga­ran ní­ti­das las ple­ga­rias de hom­bres y mu­je­res que azu­za­ban las fo­ga­tas a to­do el lar­go de la ori­lla. Cuan­do los vie­ron, los in­vi­ta­ron a su­mar­se. Un hom­bre vie­jo se les acer­có con una co­pa y les ofre­ció un sor­bo, pe­ro an­tes les pi­dió que se con­cen­tra­ran en al­go –un pro­ble­ma, un de­seo, una per­so­na– que qui­sie­ran ali­viar. Los tres ami­gos –sin es­pan­tar del to­do los mie­dos– es­tu­vie­ron de acuer­do y ce­rra­ron los ojos pa­ra ver a la abue­la Inés, sa­na, muy le­jos del cán­cer. Be­bie­ron des­pa­cio. Un ca­lor co­mo de cos­qui­llas fue avan­zan­do en­tre ellos y cuan­do qui­sie­ron re­pe­tir el tra­go, el hom­bre vie­jo los de­tu­vo, era su­fi­cien­te por hoy, me­jor vol­vían otro día. Se les fue ese ve­rano y el si­guien­te y és­te va por las mis­mas y no han po­di­do re­gre­sar. Los ca­ba­llos no en­cuen­tran el sen­de­ro. Pe­ro no pien­san ren­dir­se. Los ma­yo­res pue­den se­guir bur­lán­do­se, pe­ro ellos sa­ben que la me­di­ci­na no tu­vo na­da que ver sino que fue­ron ellos, ellos, los que sal­va­ron a la abue­la y que no pa­ra­rán has­ta vol­ver a esa la­gu­na don­de la lu­na ba­ja y se ba­ña pa­ra que por fin se se­pa la ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.