El Cha­pe­co­en­se...

La Hora - - Crónica De Viernes -

El so­se­ga­do am­bien­te que se res­pi­ra en las ca­lles con­ti­guas al es­ta­dio so­lo cam­bia cuan­do jue­ga el Cha­pe. Y más si es el re­gre­so ofi­cial. Es jue­ves y el equi­po de­bu­ta en la Pri­mei­ra Li­ga an­te el Join­vi­lle a las 21.00. La bo­le­te­ría ex­hi­be un men­sa­je pa­ra Atlé­ti­co Na­cio­nal, el equi­po con­tra el que el Cha­pe­co­en­se jugaría esa fi­nal que nun­ca se ju­gó, y que fi­nal­men­te ce­dió el tí­tu­lo de la Sud­ame­ri­ca­na al elen­co bra­si­le­ño. “Atlé­ti­co, tú eres el ver­da­de­ro cam­peón del mun­do”, re­za el car­tel, fren­te al cual hay una rotonda don­de se eri­ge im­po­nen­te el mo­nu­men­to al In­dio Con­dá, per­so­na­je his­tó­ri­co que ins­pi­ró el nom­bre del es­ta­dio.

Pe­se a la ex­pec­ta­ción, el nue­vo Cha­pe no lo­gra su­pe­rar al Join­vi­lle. Es un em­pa­te sin go­les, amar­go, con es­ca­sas lle­ga­das a los ar­cos, pe­ro la re­cons­truc­ción ate­núa las críticas. “Yo era ami­go de to­dos los que se fue­ron: ju­ga­do­res, pe­rio­dis­tas, di­ri­gen­tes. Ellos ca­mi­na­ban por la ca­lle, por el mer­ca­do. Éra­mos una fa­mi­lia, por eso ese equi­po que­dó en el re­cuer­do del hincha. Se­rá di­fí­cil dar vuel­ta la página, que­re­mos que el Cha­pe vuel­va a cre­cer, sa­bien­do que los nue­vos ju­ga­do­res de­ben hon­rar es­ta ca­mi­se­ta”, la­men­ta Jan­ga, ju­ga­dor his­tó­ri­co del Cha­pe­co­en­se en­tre 1976 y 1986, que hoy ven­de sa­bro­sos com­ple­tos bra­si­le­ños al in­te­rior del es­ta­dio.

En la tri­bu­na alien­ta Leo­dir Pe­ron­di, otro an­ti­guo hincha, que asis­te con una ca­mi­se­ta de Atlé­ti­co Na­cio­nal. “Pa­ra mí ve­nir con es­ta ca­mi­se­ta o la del Cha­pe­co­en­se es la mis­ma co­sa”, afir­ma Pe­ron­di, quien le pi­dió a un ami­go que le tra­je­ra una del cua­dro co­lom­biano des­de Me­de­llín. Am­bos equi­pos se vol­ve­rán a en­con­trar por la dispu­ta de la Re­co­pa: Atlé­ti­co co­mo cam­peón de la Li­ber­ta­do­res, y el Cha­pe co­mo mo­nar­ca de la Sud­ame­ri­ca­na.

-¿Y qué va a pa­sar cuan­do el Cha­pe y Atlé­ti­co Na­cio­nal jue­guen?

-Pri­me­ro va­mos a hin­char pa­ra el Cha­pe, pe­ro si Atlé­ti­co gana la Re­co­pa, el tro­feo es­ta­rá en bue­nas ma­nos.

EL AR­QUE­RO QUE NO VIA­JÓ

Pa­ra lle­gar al cen­tro de en­tre­na­mien­to del equi­po hay que mo­ver­se 10 ki­ló­me­tros al sur de Cha­pe­có, en el sec­tor ru­ral de Água Ama­re­la. No es di­fí­cil to­par­se en la ru­ta con al­gu­nos gau­chos mon­ta­dos a ca­ba­llo. Hoy la can­cha prin­ci­pal pa­re­ce una al­fom­bra, pe­ro ha­ce años, cuan­do el Cha­pe re­cién emer­gía, era un te­rreno bal­dío. De ello se acuer­da Eri Ia­nos­ki, un se­ñor de ca­si 80 años, de pa­dre po­la­co y ma­dre ale­ma­na, que vi­ve al fren­te del re­cin­to y que la­men­ta ig­no­rar a los ju­ga­do­res que hoy con­for­man el plan­tel.

“Yo an­tes me aso­ma­ba a ver­los en­tre­nar y les gri­ta­ba a Da­ni­lo, Bruno Ran- gel, Cle­ber Santana... aho­ra no co­noz­co a na­die”, di­ce Ia­nos­ki en un ver­ti­gi­no­so por­tu­gués, mien­tras sus tres hi­jos, to­dos hin­chas del Cha­pe, pre­pa­ran un asa­do a la es­pa­da.

La prác­ti­ca del Cha­pe, en tan­to, es se­gui­da des­de le­jos por Ni­val­do, el ar­que­ro de 42 años que for­zó su re­ti­ro tras el ac­ci­den­te. A ins­tan­cias del téc­ni­co Caio Ju­nior, Ni­val­do se que­dó aba­jo del avión. Con­su­ma­da la tra­ge­dia, la di­rec­ti­va del Cha­pe lo in­vi­tó a for­mar par­te de la di­rec­ti­va. Hoy Ni­val­do, que ju­gó in­clu­so la se­rie D del Bra­si­lei­rao, es el ac­tual ge­ren­te de fút­bol.

-Ni­val­do, ¿có­mo se su­pera es­te mo­men­to?

-La se­ma­na des­pués del ac­ci­den­te no sa­bía­mos qué ha­cer. La ciu­dad res­pi­ra fút­bol y ama­ba a los ju­ga­do­res que se fue­ron. Y hoy con­se­gui­mos ar­mar un equi­po nue­vo en 20 días. No tu­vi­mos Na­vi­dad ni Año Nue­vo. Los hin­chas me­re­cen un po­co de alegría, por­que ro­da­ron mu­chas lá­gri­mas.

-¿Ha­brá la mis­ma exi­gen­cia pa­ra los nue­vos ju­ga­do­res?

-Se­gu­ra­men­te ha­brá com­pa­ra­cio­nes, eso es par­te del fút­bol, pe­ro es­ta­mos pre­pa­ra­dos por si las co­sas no an­dan bien. El hincha siem­pre re­cor­da­rá a los que se fue­ron. Yo a es­te club lo vi sin na­da, en­tre­ná­ba­mos en can­chas pres­ta­das, de ba­rrio, y en diez años es­tá­ba­mos dispu­tan­do un tí­tu­lo in­ter­na­cio­nal. Yo acom­pa­ñé el cre­ci­mien­to de es­te equi­po. La tra­ge­dia ocu­rrió en el me­jor mo­men­to de la his­to­ria del club.

TO­DOS SE RE­CONS­TRU­YEN

El elen­co pro­fe­sio­nal que pre­sen­tó el Cha­pe­co­en­se pa­ra afron­tar la ex­te­nuan­te tem­po­ra­da 2017 in­clu­ye a 24 ju­ga­do­res nue­vos, que se su­ma­ron a Ne­nén, Moisés Ri­bei­ro y Ale­jan­dro Mar­ti­nuc­cio, in­te­gran­tes del equi­po an­te­rior a la tra­ge­dia. El res­to del plan­tel cons­ta de 11 ju­ve­ni­les for­ma­dos en el club que fue­ron pro­mo­vi­dos al equi­po es­te­lar.

El ascenso de los can­te­ra­nos re­du­jo la edad pro­me­dio del nue­vo plan­tel a 24 años; es un equi­po no­va­to, pe­ro el nue­vo pre­si­den­te Pli­nio de Nés con­fía en que “es­tos ju­ga­do­res le da­rán mu­chas ale­grías a los hin­chas” en los nue­ve tor­neos que se le ave­ci­nan al club, in­clui­do su debut en la Co­pa Li­ber­ta­do­res, el 7 de mar­zo an­te el Zu­lia de Ve­ne­zue­la.

Que Ro­nal­din­ho y Juan Román Ri­quel­me vol­ve­rían al fút­bol pa­ra ayu­dar a la re­cons­truc­ción del equi­po. Que el Real Madrid y el Bar­ce­lo­na ha­rían mi­llo­na­rios aportes. Que otros clu­bes del mun­do pres­ta­rían ju­ga­do­res. Mu­chas co­sas se di­je­ron, o se re­pro­du­je­ron ma­li­cio­sa­men­te, y el su­pues­to apo­yo nun­ca se con­cre­tó. Fue un vo­la­dor de lu­ces.

“No nos mo­les­tó que ese apo­yo no lle­ga­ra. Te­ne­mos un nue­vo plan­tel por­que va­rios clu­bes es­tán pa­gan­do ín­te­gra­men­te el suel­do de los ju­ga­do­res y otros pa­gan la mi­tad. No es un con­ve­nio, es una obra de com­pa­ñe­ris­mo”, ex­pli­ca De Nés, quien su­ce­dió en el car­go a San­dro Pa­llao­ro, tam­bién fa­lle­ci­do en la tra­ge­dia.

El cuer­po téc­ni­co tam­bién se re­for­mu­ló. El DT Vag­ner Man­ci­ni, con 13 clu­bes di­ri­gi­dos en su ca­rre­ra, su­ce­dió al fa­lle­ci­do Caio Ju­nior, ar­tí­fi­ce de la me­mo­ra­ble cam­pa­ña en la Sud­ame­ri­ca­na. Tam­bién se su­ma­ron nue­vos pro­fe­sio­na­les al área mé­di­ca, co­mo el jo­ven ki­ne­sió­lo­go Die­go Fa­deui­lle, cu­yo es­pa­ñol es muy flui­do por ser oriun­do de Santana do Li­vra­men­to, ciu­dad fron­te­ri­za con Uru­guay. Él es­tu­vo de in­ter­cam­bio por sie­te me­ses en Chi­le don­de tra­ba­jó “en la clí­ni­ca Meds con Co­lo Co­lo y Au­dax Ita­liano: aten­dí a Chu­pe­te Sua­zo y Pa­ja­ri­to Val­dés”.

La lle­ga­da de Fa­deui­lle al club se pro­du­ci­ría en enero, pe­ro hu­bo que ade­lan­tar­la por el nue­vo es­ce­na­rio. “Yo tra­ba­ja­ba en la clí­ni­ca de­por­ti­va de Ra­fael Gob­ba­to, el ki­ne­sió­lo­go que fa­lle­ció en el ac­ci­den­te. Es­tu­ve en oc­tu­bre pa­sa­do en el club y que­dé en ve­nir­me en enero, pe­ro con to­do lo que ocu­rrió, me lla­ma­ron y aho­ra es­toy acá pa­ra par­ti­ci­par en la re­cons­truc­ción”, cuen­ta él.

La ase­so­ría de pren­sa del equi­po, del mis­mo mo­do, ha de­bi­do mo­di­fi­car sus nom­bres. Fer­nan­do Mat­tos asu­mió el nue­vo car­go tras ejer­cer co­mo periodista de la mu­ni­ci­pa­li­dad de Cha­pe­có, y quien lo secunda es Sir­li Frei­tas: ella per­dió a su es­po­so Cle­ber­son da Sil­va, quien era el je­fe de pren­sa del club, en el ac­ci­den­te. Frei­tas tra­ba­ja­ba en un dia­rio lo­cal, pe­ro el nue­vo pre­si­den­te Pli­nio de Nés le ofre­ció un pues­to en el club.

“Es­te tra­ba­jo me da fuer­za pa­ra re­cons­truir mi vi­da per­so­nal. La re­cons­truc­ción es una pa­la­bra con mu­cho significado pa­ra mí: es re­cons­truir­se el equi­po y re­cons­truir­me yo tam­bién”, di­ce Sir­li, ca­si su­su­rran­do. -¿Por qué no via­jas­te a Co­lom­bia? -Yo só­lo cu­bría par­ti­dos en ca­sa, ha­bía pe­rio­dis­tas que iban a los que se ju­ga­ban fue­ra.

-¿Cuán­tas mu­je­res que per­die­ron a sus es­po­sos se que­da­ron en Cha­pe­có?

-Hay so­lo unas cin­co o seis que vi­ven acá. Con al­gu­nas te­ne­mos un gru­po de What­sApp que nos da mu­cha fuer­za. Yo no sé aún có­mo es mi­rar pa­ra ade­lan­te. Los que han pa­sa­do por es­to di­cen que el do­lor se tor­na co­mo una sau­da­de, una nos­tal­gia, al­go no tan fuer­te. Es­pe­ro que eso su­ce­da. -¿Tie­nes hi­jos? -Sí, un ni­ño de ocho años y una ni­ña de tres. -¿En­tien­den la si­tua­ción? -Es di­fí­cil por­que son ni­ños. El ma­yor lo en­tien­de súper bien, fue el que más su­frió. La ni­ña no en­tien­de, pien­sa que el pa­pá es­tá via­jan­do, to­da­vía pien­sa que va a vol­ver, pre­gun­ta mu­cho por él.

“So­lo re­cuer­do que al prin­ci­pio cam­bié mi asien­to des­pués de que Jack­son (Foll­mann) me in­vi­tó a sen­tar­me con él. No re­cuer­do na­da más. Es un mi­la­gro. Dios me dio una nue­va opor­tu­ni­dad”. Alan Rus­chel, ju­ga­dor so­bre­vi­vien­te. “Yo a es­te club lo vi sin na­da y en 10 años es­tá­ba­mos dispu­tan­do un tí­tu­lo in­ter­na­cio­nal. La tra­ge­dia ocu­rrió en el me­jor mo­men­to de la his­to­ria del club”. Ni­val­do, ex ar­que­ro y ac­tual ge­ren­te de fút­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.