El re­na­cer del Cha­pe­co­en­se tras la tra­ge­dia de Me­de­llín

A po­cas se­ma­nas de su debut en la Co­pa Li­ber­ta­do­res, el equi­po que su­frió la pér­di­da de ca­si to­dos sus ju­ga­do­res, di­rec­ti­vos y pe­rio­dis­tas in­ten­ta re­cons­truir­se. El nue­vo plan­tel, for­ma­do en ape­nas 20 días, apues­ta por hon­rar a los que fa­lle­cie­ron en la t

La Hora - - Portada - Tex­to y fo­to­gra­fías: Cris­tian González Far­fán, des­de Cha­pe­có.

Alan Rus­chel no sa­be qué mú­si­ca es­cu­chó en el vue­lo La­mia 2933. Tam­po­co re­cuer­da si hu­bo tur­bu­len­cias o qué con­ver­só con su ami­go Jack­son Foll­mann, cu­ya in­vi­ta­ción a sen­tar­se con él po­si­ble­men­te le sal­vó la vi­da. O qué pa­sa­ba por su ca­be­za cuan­do in­ten­ta­ba ser res­ca­ta­do. Si te­nía frío. O si sen­tía do­lor. Na­da de na­da.

“So­lo re­cuer­do que al prin­ci­pio cam­bié mi asien­to des­pués de que Jack­son me in­vi­tó a sen­tar­me con él. Des­pués no re­cuer­do na­da más. Es­toy vi­vo de mi­la­gro. Dios me dio una nue­va opor­tu­ni­dad.”, cuen­ta Rus­chel, uno de los tres ju­ga­do­res so­bre­vi­vien­tes de la tra­ge­dia aé­rea del Cha­pe­co­en­se, jun­to a Foll­mann y He­lio Ne­to.

Rus­chel es el sím­bo­lo del re­na­cer del club que su­frió la pér­di­da de ca­si to­dos sus ju­ga­do­res, au­to­ri­da­des y pe­rio­dis­tas mien­tras vo­la­ban a Me­de­llín pa­ra ju­gar la fi­nal de la Co­pa Sud­ame­ri­ca­na. Al la­te­ral de 27 años se le ve de buen hu­mor. Su re­cu­pe­ra­ción ha si­do mi­la­gro­sa. Tan­to, que ya tro­ta con sus nue­vos com­pa­ñe­ros y po­dría vol­ver a las can­chas en ma­yo, mas él di­ce que “no ten­go pla­zos”.

EL DUE­LO DE CHA­PE­CÓ

El “Fuer­za Cha­pe” se re­pli­ca en va­rios rin­co­nes de Cha­pe­có, una ciu­dad de ritmo can­sino, que no su­pera los 200 mil ha­bi­tan­tes. La fra­se de apo­yo se lee en los ter­mos pa­ra be­ber ma­te, una cos­tum­bre muy arrai­ga­da en el sur de Bra­sil. Tam­bién aso­ma co­mo au­to­ad­he­si­vo en res­to­ra­nes y ca­fe­te­rías de la ave­ni­da prin­ci­pal Ge­tu­lio Var­gas. En el ban­de­jón cen­tral, en tan­to, un car­tel con la pa­la­bra “gra­cias” en va­rios idio­mas re­tri­bu­ye los vien­tos de so­li­da­ri­dad que so­pla­ron des­de to­das par­tes del mun­do.

Sal­vo una que otra ca­mi­se­ta de Gre­mio o In­ter, quie­nes ca­mi­nan por las ca­lles de Cha­pe­có vis­ten la tri­co­ta de su equi­po. Es la in­du­men­ta­ria que más se ven­de en las tien­das en torno al Es­ta­dio Are­na Con­dá. El re­cin­to de­por­ti­vo ca­si siem­pre tie­ne las puer­tas abier­tas. Den­tro, la gen­te ca­mi­na si­gi­lo­sa­men­te, con res­pe­to, co­mo si ora­ran en un tem­plo, hon­ran­do la me­mo­ria de los cam­peo­nes que es­ca­la­ron ha­cia la eternidad.

En los ves­tua­rios cuel­gan co­ra­zo­nes de ori­ga­mi ver­des y blan­cos, to­dos es­cri­tos con una pa­la­bra de alien­to, que los mis­mos hin­chas di­se­ña­ron pa­ra atraer las bue­nas vi­bras. “Fue una cam­pa­ña del mo­vi­mien­to Yo Soy la Paz. Ellos ins­ta­la­ron una ofi­ci­na en el es­ta­dio pa­ra en­se­ñar a ha­cer ori­ga­mis. Lle­ga­ron co­ra­zo­nes de to­das par­tes del mun­do, lo que nos hi­zo sen­tir que no es­tá­ba­mos so­los en el lu­to. La le­yen­da ja­po­ne­sa di­ce que cuan­do ha­ces 1.000 el uni­ver­so atien­de tu de­seo. Bas­ta de­cir que so­lo de una ciu­dad lle­ga­ron 7.000”, cuen­ta Le­ti­cia Se­chi­ni, periodista y blo­gue­ra del pro­yec­to ESPN FC, quien tam­bién per­dió mu­chos ami­gos en la tra­ge­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.