Có­mo ayu­dar a los ni­ños que in­gre­san al jar­dín in­fan­til

Pri­me­ra se­pa­ra­ción con sus adul­tos cer­ca­nos pue­de afec­tar a los pe­que­ños, por lo que re­quie­ren apo­yo.

La Hora - - La Hora - Isa­beau La­van­de­ros

Al se­pa­rar­se de los adul­tos que los cui­dan, al­gu­nos pe­que­ños pue­den su­frir pro­ble­mas de adap­ta­ción. Lle­var­los a co­no­cer an­tes el re­cin­to pue­de re­sul­tar útil.

Si bien la inau­gu­ra­ción ofi­cial del año prees­co­lar se rea­li­za­rá el lu­nes 13 de mar­zo, des­de es­ta se­ma­na mu­chos ni­ños in­gre­sa­rán al jar­dín in­fan­til por pri­me­ra vez, en una si­tua­ción que pue­de emo­cio­nar a los pa­dres y com­pli­car a los pe­que­ños que se ale­jan de los adul­tos que son más cer­ca­nos.

Des­de la Sub­se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Par­vu­la­ria se­ña­la­ron a La Ho­ra que la ma­trí­cu­la ofi­cial en 2016 fue de 785.368 ni­ños, en un to­tal que in­clu­ye a jar­di­nes in­fan­ti­les de Jun­ji y Fun­da­ción In­te­gra, es­cue­las mu­ni­ci­pa­les, par­ti­cu­la­res sub­ven­cio­na­das y edu­ca­ción es­pe­cial. La ci­fra no in­cor­po­ra a los es­ta­ble­ci­mien­tos par­ti­cu­la­res.

El or­ga­nis­mo in­di­có que en los úl­ti­mos tres años se re­gis­tra un au­men­to sos­te­ni­do de es­ta ma­trí­cu­la, por lo que es­pe­ran man­te­ner la ten­den­cia es­te 2017.

Res­pec­to a los pro­ble­mas que po­drían ex­pe­ri­men­tar los ni­ños en su pri­mer acer­ca­mien­to al sis­te­ma edu­ca­ti­vo, des­de la sub­se­cre­ta­ría ex­pli­ca­ron que “no es po­si­ble an­ti­ci­par cuán­to tar­da­rá un ni­ño en adap­tar­se, sin em­bar­go, exis­ten ele­men­tos que pue­den dar lu­ces de que al­go no an­da bien y es ne­ce­sa­rio po­ner má­xi­ma aten­ción”.

“Si la reac­ción de tris­te­za al que­dar en el es­ta­ble­ci­mien­to au­men­ta a me­di­da que pa­san los días, apa­re­cen sín­to­mas de ma­les­tar fí­si­co sin ex­pli­ca­ción mé­di­ca, o pe­sa­di­llas, en­tre otros sig­nos, es ne­ce­sa­rio que los adul­tos a car­go ha­blen con las edu­ca­do­ras y téc­ni­cos pa­ra sa­ber có­mo es­tá el ni­ño o ni­ña du­ran­te la jor­na­da y es­ta­ble­cer es­tra­te­gias con­jun­tas, res­pe­tan­do siem­pre sus rit­mos, ne­ce­si­da­des y ca­rac­te­rís­ti­cas”, in­di­ca­ron.

Exis­ten reac­cio­nes co­mu­nes en los pri­me­ros días co­mo: al­te­ra­cio­nes en los pa­tro­nes de sue­ño o ali­men­ta­ción; ma­les­ta­res fí­si­cos pro­duc­to del ner­vio­sis­mo co­mo do­lo­res de es­tó­ma­go o de ca­be­za; tam­bién hay ca­sos en los que el ni­ño no llo­ra cuan­do lo de­jan, sino que cuan­do lo van a bus­car, ya que “es ahí cuan­do se dan cuen­ta y pien­san que es­ta­ban con un ex­tra­ño y co­nec­tan con lo que ha sig­ni­fi­ca­do es­tar se­pa­ra­dos o le­jos”, di­ce Ce­ci­lia Ro­drí­guez, psi­có­lo­ga de Fun­da­ción In­te­gra.

Pa­ra que es­te no sea un pro­ce­so trau­má­ti­co o muy lar­go, es ne­ce­sa­rio rea­li­zar un tra­ba­jo pre­vio al in­gre­so, en el que se les de­be ex­pli­car la nue­va si­tua­ción des­de una pers­pec­ti­va in­fan­til.

“A ve­ces los adul­tos de­ci­mos ‘pu­cha mi amor, es que tú tie­nes que ir por­que yo ten­go que tra­ba­jar’. Eso pa­ra el ni­ño no tie­ne sen­ti­do. Hay que ex- pli­car­le que va a ir a ju­gar, a co­no­cer ami­gui­tos y a apren­der a de­cir co­sas nue­vas”, di­ce Ro­drí­guez.

Pe­ro de­jar a los hi­jos en un lu­gar des­co­no­ci­do sue­le ser tam­bién una ex­pe­rien­cia di­fí­cil pa­ra los pa­dres. Por es­ta ra­zón, se re­co­mien­da bus­car un jar­dín in­fan­til que sa­tis­fa­ga las ne­ce­si­da­des y ex­pec­ta­ti­vas ne­ce­sa­rias pa­ra que el adul­to lo­gre man­te­ner­se tran­qui­lo y con­fia­do con la nue­va ru­ti­na de su hi­jo.

Ro­drí­guez ex­pli­ca que “no se es­pe­ra que el adul­to sig­ni­fi­ca­ti­vo es­té fe­liz, ni que sea un pro­ce­so fá­cil. Es im­por­tan­te com­pren­der que pue­den emer­ger sen­ti­mien­tos di­fí­ci­les y es ne­ce­sa­rio po­der ha­blar so­bre es­to con otros adul­tos”.

Ade­más, vi­vir es­to de ma­ne­ra co­rrec­ta y abier­ta se­rá be­ne­fi­cio­so pa­ra el mis­mo ni­ño, ya que se­gún la es­pe­cia­lis­ta mien­tras “más con­cien­cia ten­ga­mos de es­to, más con­fian­za van a te­ner los ni­ños”.

“Pue­de que al­gu­nos ni­ños se de­mo­ren me­ses en adap­tar­se a es­ta nue­va ru­ti­na”. Ce­ci­lia Ro­drí­guez, si­có­lo­ga de Fun­da­ción In­te­gra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.