Las vir­tu­des de Moon­light, la gran sor­pre­sa de los Oscar

La cin­ta de Barry Jen­kins se lle­vó la es­ta­tui­lla a Me­jor pe­lí­cu­la. Acá, al­gu­nas de las ra­zo­nes que la hi­cie­ron ga­nar.

La Hora - - News - I.S.C.

La cin­ta de Barry Jen­kins fue la gran ga­na­do­ra de la ce­re­mo­nia a la que La la land lle­ga­ba co­mo fa­vo­ri­ta. Una his­to­ria po­ten­te y só­li­das ac­tua­cio­nes ju­ga­ron a su fa­vor.

Es­ta­ba to­do lis­to pa­ra que las pre­dic­cio­nes de la crí­ti­ca se cum­plie­ran. La ló­gi­ca de­cía que La la land, el mu­si­cal de Da­mien Cha­ze­lle y la úl­ti­ma sen­sa­ción del sép­ti­mo ar­te, se lle­va­ría ano­che el Oscar a me­jor pe­lí­cu­la, pe­ro en­ton­ces lle­gó la sor­pre­sa.

Aun­que en la pre­via no so­na­ba co­mo fa­vo­ri­ta, fue Moon­light la que se lle­vó el ga­lar­dón más im­por­tan­te de la ci­ta. La cin­ta, si bien no ha­bía ge­ne­ra­do el rui­do me­diá­ti­co de su con­trin­can­te, sí se ha­bía po­si­cio­na­do co­mo una de las bue­nas pro­duc­cio­nes del úl­ti­mo año, ge­ne­ran­do crí­ti­cas po­si­ti­vas pe­se a con­tar con el pre­su­pues­to más ba­jo de las que es­ta­ban en com­pe­ten­cia (só­lo US$1,2 mi­llo­nes).

Tal vez por ello, su éxi­to se ma­ni­fes­tó primero en el cir­cui­to de ci­ne in­de­pen­dien­te: un día an­tes de la ce­re­mo­nia rea­li­za­da en el tra­di­cio­nal Dolby Thea­ter, la cin­ta de Barry Jen­kins arra­só en los pre­mios Spi­rit del ci­ne “in­die”, pre­mia­ción en la que se lle­vó los seis ga­lar­do­nes a los que op­ta­ba, den­tro de los que se con­ta­ban Me­jor pe­lí­cu­la, di­rec­tor y guión.

HIS­TO­RIA CON­TIN­GEN­TE

Pe­ro el éxi­to de Moon­light tie­ne ex­pli­ca­ción más allá de su fa­vo­ri­tis­mo den­tro del cir­cui­to de ci­ne al­ter­na­ti­vo. Den­tro de sus vir­tu­des, la pri­me­ra que re­sal­ta es su guión, adap­ta­do de la obra de tea­tro In Moon­light Black Boys Look Blue. La cin­ta na­rra, en tres par­tes, la vi­da de Chi­ron (Tre­van­te Rho­des) un jo­ven afro­ame­ri­cano que de­be su­pe­rar los con­flic­tos que le sig­ni­fi­can vi­vir en uno de los lu­ga­res más con­flic­ti­vos de Miami, don­de es dis­cri­mi­na­do cons­tan­te­men­te.

La pe­lí­cu­la ade­más ex­plo­ra te­mas co­mo el trá­fi­co de dro­gas, la ho­mo­se­xua­li­dad, el aban­dono y la vio­len­cia, fren­te a los que el pro­ta­go­nis­ta de­be li­diar con una lu­cha in­ter­na que lo ha­rá des­cu­brir su per­so­na­li­dad.

Ade­más de su ca­li­dad, que el guión es­tu­vie­ra cen­tra­do en un jo­ven ne­gro ca­yó co­mo ani­llo al de­do lue­go del #os­car­sowhi­te, la po­lé­mi­ca que se ge­ne­ró el año pa­sa­do por la es­ca­sa pre­sen­cia de no­mi­na­dos afroa­me­ri­ca­nos y la­ti­nos.

“Que una pe­lí­cu­la se ha­ga so­bre un ne­gro que des­de ni­ño sa­be que es gay en ese ti­po de sociedad, don­de es muy pe­li­gro­so te­ner que vi­vir con ese se­cre­to, es una co­sa que tie­ne mu­chas aga­llas. Eso fue de gran va­len­tía y un gran lo­gro”, opi­na­ba ha­ce unos me­ses en la pren­sa de su país An­dré Gutt­freund, ci­neas­ta sal­va­do­re­ño que en 1976 ga­nó el Oscar.

Otro gran pun­to a su fa­vor son sus ac­tua­cio­nes: los com­ple­jos ro­les de la cin­ta son in­ter­pre­ta­dos por un elen­co en el que no des­ta­ca una fi­gu­ra des­co­llan­te, pe­ro que sí fun­cio­na a la per­fec­ción con la his­to­ria, en la que los per­so­na­jes evo­lu­cio­nan a me­di­da que pa­sa el tiem­po.

ARRI­BO A CHI­LE

Has­ta aho­ra y a pe­sar de las bue­nas crí­ti­cas que ha­bía co­se­cha­do en el ex­te­rior, Moon­light to­da­vía no ha­bía si­do es­tre­na­da en Chi­le. De he­cho, su lle­ga­da es­ta­ba agen­da­da re­cién pa­ra el pró­xi­mo 9 de mar­zo.

Pe­ro su éxi­to en los Oscar, don­de ade­más de Me­jor pe­lí­cu­la se lle­vó las es­ta­tui­llas a Me­jor guión adap­ta­do y Me­jor ac­tor de re­par­to, ade­lan­tó los pla­nes y fi­nal­men­te se es­tre­na­rá en sa­las lo­ca­les es­te jue­ves. A me­dia­dos de es­te año, en tan­to, la cin­ta ca­li­fi­ca­da co­mo “obra maes­tra” por Ro­lling Sto­ne se po­drá ver a tra­vés de Net­flix.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.