As­te­te: de me­jor ju­ga­dor ama­teur a la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na

El ar­tí­fi­ce del as­cen­so de Re­co­le­ta al pro­fe­sio­na­lis­mo no al­can­zó a ser ins­cri­to por los ára­bes pa­ra el Clau­su­ra, pe­ro sí po­dría de­bu­tar ma­ña­na en el tor­neo in­ter­na­cio­nal.

La Hora - - News - Cristian Gon­zá­lez Far­fán

Sin pa­sar por ca­de­tes, Ni­co­lás As­te­te se pro­bó en Fe­rro­via­rios. Lo hi­zo por con­vic­ción, por gus­to. Ja­más se ima­gi­nó dar el sal­to al pro­fe­sio­na­lis­mo; lo su­yo era ju­gar por ju­gar, co­mo to­do fut­bo­lis­ta ama­teur. Di­ver­tir­se, aun­que no hu­bie­ra pa­go com­pro­me­ti­do y tu­vie­ra que pa­sar nu­me­ro­sos sin­sa­bo­res.

En Fe­rro du­ró seis me­ses. De­por­tes Re­co­le­ta, el club de su co­mu­na na­tal, fi­jó sus ojos en él. Co­men­zó a re­ci­bir un pe­que­ño in­cen­ti­vo eco­nó­mi­co. “En Re­co­le­ta me to­mé el fút­bol más en se­rio”, re­co­no­ce As­te­te (23), ar­tí­fi­ce del as­cen­so del cua­dro re­co­le­tano a Se­gun­da Di­vi­sión Pro­fe­sio­nal en 2016. Ello ex­pli­ca que el Círcu­lo de Pe­rio­dis­tas De­por­ti­vos le en­tre­ga­ra el Cón­dor de Oro al me­jor ju­ga­dor ama­teur del año.

Si la en­tre­ga del pre­mio ya era su­fi­cien­te es­tí­mu­lo pa­ra su ca­rre­ra, ayer se con­fir­mó lo que él es­pe­ra­ba con an­sias: des­pués de ha­cer dos me­ses la pre­tem­po­ra­da con Pa­les­tino, As­te­te fue ofi­cia­li­za­do co­mo nue­vo re­fuer­zo te­tra­co­lor, aun­que fue pre­sen­ta­do co­mo de­lan­te­ro cuan­do él ju­gó co­mo vo­lan­te en Re­co­le­ta.

El elen­co ára­be no al­can­zó a ins­cri­bir­lo en el li­bro de pa­ses pa­ra el Tor­neo de Clau­su­ra, pe­ro sí en la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na, don­de po­dría de­bu­tar ma­ña­na an­te Atlé­ti­co Ve­ne­zue­la (21.45). “Ima­gí­na­te pa­ra mí lo que sig­ni­fi­ca pa­sar de ju­gar Ter­ce­ra Di­vi­sión a una co­pa in­ter­na­cio­nal, es un sue­ño”, di­ce a La Ho­ra.

-Me ima­gino que el cam­bio ha si­do ra­di­cal.

-Cla­ro, en Pa­les­tino hay de to­do y en Ter­ce­ra los re­cur­sos son muy es­ca­sos. Los ba­lo­nes son me­jo­res, el fút­bol es más rá­pi­do, la ca­li­dad de la can­cha es otra, yo que es­ta­ba acos­tum­bra­do a ju­gar en pas­to sin­té­ti­co. La ver­dad, es­toy fe­liz por fir­mar mi pri­mer con­tra­to y te­ner mi pri­mer suel­do.

-¿En Re­co­le­ta te­nías que tra­ba­jar tam­bién?

-To­dos los ju­ga­do­res es­tu­dia­ban o tra­ba­ja­ban. Yo iba a ven­der ro­pa de mi abue­la a la fe­ria de mi ba­rrio con mi po­lo­la pa­ra que pu­dié­ra­mos sa­lir. Aho­ra ya no ten­dré ne­ce­si­dad de sa­lir a ven­der a la fe­ria, ja­já.

-¿Có­mo se pro­du­jo tu lle­ga­da a Pa­les­tino?

-Fue a tra­vés de Ro­ber­to Gau­ne, ex pre­pa­ra­dor de ar­que­ros de Re­co­le­ta que cum­ple la mis­ma fun­ción acá en Pa­les­tino. Es­toy sú­per agra­de­ci­do de él, pe­ro me di­ce que yo mis­mo me ga­né es­ta opor­tu­ni­dad. Me acuer­do que cuan­do fui­mos a ju­gar a Con­cep­ción él nos con­si­guió za­pa­tos con es­to­pe­ro­les, por­que no­so­tros no te­nía­mos. A mí me ayu­da­ba a com­prar­los mi fa­mi­lia, pe­ro te­nía com­pa­ñe­ros en Re­co­le­ta de­bían con­se­guir­los por otros me­dios.

-¿Qué pue­des lle­gar a apor­tar des­de tu pa­sa­do ama­teur?

-La ga­rra, ser apli­ca­do tác­ti­ca­men­te. Hi­ce 9, 10 y 10 go­les en los tres tor­neos en que ju­gué. El pro­fe Ni­co (Cór­do­va) me di­jo que no te­nía que cam­biar na­da. Aho­ra

“Ya no ten­dré ne­ce­si­dad de sa­lir a ven­der ro­pa con mi po­lo­la a la fe­ria, ja­já”.

voy a ser de­lan­te­ro, pe­ro me aco­mo­da cual­quier po­si­ción.

-¿Sien­tes que te pue­de pe­sar el no ha­ber he­cho ca­de­tes?

-No, por­que lo que no hi­ce en ca­de­tes lo ga­né en Re­co­le­ta.

-¿Ya tie­nes con­fian­za con al­gu­nos re­fe­ren­tes de Pa­les­tino?

-Me han tra­ta­do sú­per bien, he te­ni­do bue­na on­da con to­dos. Ro­ber­to Ce­re­ce­da siem­pre me acon­se­ja, al igual que Agus­tín Fa­rías y Jo­nat­han Cis­ter­nas.

-¿Qué otras pe­nu­rias se pa­san en el fút­bol ama­teur?

-Es muy gra­to ve­nir a en­tre­nar acá. En el Es­ta­dio Cha­ca­bu­co, don­de en­tre­na­ba con Re­co­le­ta, mu­chas ve­ces el ca­ma­rín se llo­vió en­te­ro y éra­mos 25 ju­ga­do­res que te­nía­mos que pro­te­ger­nos en un es­pa­cio de dos me­tros.

“El fút­bol pro­fe­sio­nal es más rá­pi­do, la ca­li­dad de los ba­lo­nes y de la can­cha es otra”.

Re­ci­bió el Cón­dor de Oro co­mo el me­jor ju­ga­dor ama­teur de 2016.

Lle­va dos me­ses ha­cien­do la pre­tem­po­ra­da con Pa­les­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.