Ac­ti­vi­dad pa­ra­nor­mal

La Hora - - En 2 minutos - Ga­briel León Di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción de la Cien­cia UNAB @Ga­bo Tui­te­ro

Se­gún la en­cues­ta que mi­de la per­cep­ción so­cial de la cien­cia y la tec­no­lo­gía en Chi­le –rea­li­za­da el año pa­sa­do por Ex­plo­ra-Co­nicyt– el 50% de los en­cues­ta­dos de­cla­ra creer en es­pí­ri­tus. No es un re­sul­ta­do tan ex­tra­ño: en EE.UU. cer­ca del 40% de las per­so­nas de­cla­ra creer en fan­tas­mas y casas em­bru­ja­das ¿Por qué per­sis­ten creen­cias de ese ti­po? Exis­ten va­rios ele­men­tos que con­fa­bu­lan pa­ra es­to. Por un la­do, nues­tra ca­pa­ci­dad sen­so­rial es li­mi­ta­da y nues­tro ce­re­bro mu­chas ve­ces se con­fun­de. Bus­quen por ejem­plo al­gu­nas ilu­sio­nes óp­ti­cas en Goo­gle: bas­ta un di­bu­jo in­ge­nio­so pa­ra que nues­tro ce­re­bro co­lap­se. Por otro la­do, es­ta­mos su­je­tos a di­fe­ren­tes ti­pos de ses­gos cog­ni­ti­vos. Si son tes­ti­gos de al­gún even­to ex­tra­ño que no ten­ga una ex­pli­ca­ción ra­cio­nal, se tra­ta de eso: un su­ce­so que no po­de­mos ex­pli­car en ese mo­men­to. Ha­ce al­gún tiem­po se hi­zo un in­tere­san­te ex­pe­ri­men­to con in­fra­so­ni­dos, so­ni­dos de tan ba­ja fre­cuen­cia que son inau­di­bles pe­ro que se pue­den per­ci­bir de ma­ne­ra in­cons­cien­te co­mo una vi­bra­ción. Du­ran­te un con­cier­to se in­ter­ca­la­ron no­tas de muy ba­ja fre­cuen­cia y lue­go se les pi­dió a los asis­ten­tes que des­cri­bie­ran si ex­pe­ri­men­ta­ron al­gún sen­ti­mien­to de in­co­mo­di­dad. Cer­ca de un cuar­to de los 750 asis­ten­tes de­cla­ró que sin­tió an­gus­tia y otras sen­sa­cio­nes in­có­mo­das en las par­tes que in­clu­ye­ron es­tos in­fra­so­ni­dos. Creer en fan­tas­mas y casas em­bru­ja­das es par­te del pen­sa­mien­to má­gi­co: una for­ma de in­ter­pre­tar el mun­do que es in­tui­ti­va y me­nos re­fle­xi­va. Tal vez más de al­guien pien­se que no es ne­ce­sa­rio ma­tar la ma­gia y que hay co­sas que no tie­nen ex­pli­ca­ción. Por un la­do, las per­so­na­li­da­des me­nos re­fle­xi­vas son más pro­pen­sas a caer en en­ga­ños de otro ti­po, co­mo la adi­vi­na­ción o co­mu­ni­car­se con per­so­nas muer­tas (un ne­go­cio muy lu­cra­ti­vo). Fi­nal­men­te: no te­ner ex­pli­ca­ción pa­ra un fe­nó­meno no es pro­ble­ma. El pro­ble­ma emer­ge cuan­do in­ven­ta­mos una ex­pli­ca­ción pa­ra un fe­nó­meno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.