El rum­bo

La Hora - - En 2 Minutos - Di­rec­tor de Ga­llos.cl Pa­tri­cio Cor­va­lán

Al vie­jo si­gue sin en­trar­le en la ca­be­za, pe­ro ya no lo dis­cu­te. Só­lo se per­mi­te mos­trar­se co­mo ejem­plo y bur­lar­se de los pa­rien­tes cuan­do se que­jan por pa­sar el año pen­dien­tes de lo que ha­rán para las pró­xi­mas va­ca­cio­nes, por afe­rrar­se a ca­da ve­rano en pleno in­vierno con un par de fo­tos en­mar­ca­das so­bre el es­cri­to­rio. El vie­jo ya no se des­gas­ta tra­tan­do de en­ten­der en qué par­te pu­die­ron ha­ber­se per­di­do y que eso les sig­ni­fi­que tra­ba­jar la ma­yor par­te de la vi­da es­pe­ran­do de nue­vo por el si­guien­te des­can­so. En su mo­men­to, él tam­po­co lo en­ten­día. Tu­vie­ron que ata­car­lo dos de­rra­mes para que adop­ta­ra el cam­bio, des­pués de me­dio si­glo de­di­ca­do a la fá­bri­ca, lu­nes a do­min­go, in­ca­paz en­ton­ces de ver­se em­bru­te­ci­do. La fa­mi­lia in­ten­tó obli­gar­lo a cam­biar la ru­ti­na. Pe­ro al pri­mer des­cui­do, el vie­jo –con la bo­ca chue­ca y ca­mi­nan­do con di­fi­cul­tad– se arran­ca­ba ha­cia el ne­go­cio y se vol­vía a po­ner co­lo­ra­do cuan­do al­go no re­sul­ta­ba. Tu­vo que sentir el mis­mo cos­qui­lleo que anun­ció los de­rra­mes an­te­rio­res para que el vie­jo por fin es­cu­cha­ra. O se cal­ma o se mue­re, le di­je­ron los doc­to­res, y le su­gi­rie­ron ir­se a la pla­ya, a gas­tar las po­cas ener­gías en al­go en­tre­te­ni­do. Des­de en­ton­ces, los ve­ra­nos los de­di­ca a re­pa­rar al­gu­na co­sa. Ha­ce unos años, aca­rreó un bo­te has­ta la ca­sa con la in­ten­ción de re­men­dar­lo. En eso ha es­ta­do mu­cho tiem­po y aun­que los nie­tos le di­cen que ya es­tá bueno, que el lan­chón es­tá lis­to para ti­rar­lo al mar, él le si­gue bus­can­do al­gún de­ta­lle, un pe­da­zo de ti­món des­cas­ca­ra­do, una ma­de­ra le­van­ta­da, lo que sea con tal de se­guir con los arre­glos. Ca­da día lo aca­ri­cia con la li­ja, co­mo si tu­vie­ra un pa­ñue­lo, y al si­guien­te lo bar­ni­za para que se vea co­mo nue­vo. Lo su­yo no se­rá nun­ca na­ve­gar, por­que no lo ne­ce­si­ta. Lo su­yo es en­con­trar al­go para cal­mar la ca­be­za y las ma­nos, al­go que le dé sen­ti­do a la vi­da, a los ve­ra­nos, des­pués de tan­to tiem­po con el rum­bo per­di­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.