Con búhos y hal­co­nes com­ba­ten pla­gas

La in­dus­tria agrí­co­la es la que más uti­li­za es­te ser­vi­cio, aun­que tam­bién lo han pe­di­do pa­ra com­ba­tir pla­gas en ins­ta­la­cio­nes mi­ne­ras y bo­de­gas.

La Hora - - News - Ma­ría Eugenia Durán

En­tre­na­do­res de aves ofre­cen ser­vi­cio que ha si­do muy útil pa­ra la in­dus­tria agrí­co­la, la mi­ne­ría y el bo­de­ga­je de su­per­mer­ca­dos.

Hal­co­nes, cer­ní­ca­los, peu­cos, tu­cu­que­res, agui­lu­chos y otras aves ra­pa­ces, en­dé­mi­cas o im­por­ta­das, son las tra­di­cio­na­les “com­pa­ñe­ras de ca­za” de cetreros lo­ca­les que, lue­go de años de prac­ti­car es­ta téc­ni­ca an­ces­tral, die­ron el pa­so ha­cia la crea­ción de em­pre­sas de con­trol bio­ló­gi­co de pla­gas, un nue­vo ser­vi­cio que se abre pa­so len­ta­men­te en Chi­le.

El con­trol bio­ló­gi­co de pla­gas es una téc­ni­ca pa­ra re­du­cir o eli­mi­nar es­pe­cies ani­ma­les da­ñi­nas o in­de­sea­bles por me­dio de mé­to­dos na­tu­ra­les y eco­ló­gi­cos, co­mo de­pre­da­do­res na­tu­ra­les, en­tre ellas las aves ra­pa­ces. Se usa prin­ci­pal­men­te pa­ra con­tro­lar aves, co­mo pa­lo­mas o go­rrio­nes, y en me­nor me­di­da, co­ne­jos y al­gu­nos roe­do­res. Su de­man­da vie­ne, en for­ma ma­yo­ri­ta­ria, de las plan­ta­cio­nes de fru­ta­les co­mo arán­da­nos, ce­re­zas, uva de me­sa y vino en las re­gio­nes del cen­tro del país, lo que im­po­ne cier­ta es­ta­cio­na­li­dad al ne­go­cio.

El sis­te­ma es sim­ple: las aves ra­pa­ces son lle­va­das a las zo­nas que se desean “lim­piar” don­de se rea­li­zan “vue­los de mar­ca­je” y al­gu­nos ata­ques que son vis­tos por las “aves plaga”, que son sus pre­sas na­tu­ra­les. Estas asu­men que las ra­pa­ces es­ta­ble­cie­ron una nue­va zo­na de ca­za por lo que la aban­do­nan.

AVEN­TU­RAS CO­MER­CIA­LES

Los due­ños de las prin­ci­pa­les em­pre­sas que rea­li­zan es­ta la­bor en el país son ex­pe­ri­men­ta­dos cetreros, co­mo Ch­ris­tian Gon­zá­lez, quien fue se­du­ci­do por el “de­por­te ci­ne­gé­ti­co” des­de los 12 años, cuan­do re­ci­bió su pri­mer po­llue­lo pa­ra criar. Des­de ese mo­men­to y lue­go de con­se­guir los nu­me­ro­sos per­mi­sos que se re­quie­ren, de­di­có bue­na par­te de su vi­da a las aves. Y aho­ra su fa­mi­lia lo acom­pa­ña en es­ta aven­tu­ra, lo que se tra­du­jo en 2006 en la crea­ción de la em­pre­sa Ra­pa­ces Chi­le.

“En Chi­le exis­ten al­gu­nas aves ra­pa­ces que son ade­cua­das pa­ra es­ta prác­ti­ca, co­mo el peu­co, el cer­ní­ca­lo, el hal­cón pe­re­grino y el hal­cón per­di­gue- ro. Hay otras es­pe­cies que tam­bién se pue­den ma­ne­jar, co­mo el agui­lu­cho, el águi­la y otras, pe­ro no tie­nen tan buen ren­di­mien­to”, ex­pli­ca Gon­zá­lez.

Peu­cos, co­mo su que­ri­da Vie, son los que más usan en Ra­pa­ces Chi­le, aun­que tam­bién tra­ba­jan con cer­ní­ca­los y al­gu­nos agui­lu­chos, prin­ci­pal­men­te en el sec­tor agrí­co­la o en sec­to­res in­dus­tria­les fue­ra del cen­tro ur­bano, pa­ra evi­tar los ries­gos a las aves.

Otro aman­te de las aves que ha in­cur­sio­na­do en la prác­ti­ca del con­trol bio­ló­gi­co de pla­gas es Eduar­do Abu­gar­de, li­ga­do a la ce­tre­ría des­de los ocho años. Tras ser el pri­me­ro en im­por­tar hal­co­nes hawk pa­ra criar se de­ci­dió a usar­los en su em­pre­sa Con­trol Ra­paz, que fun­dó en 2004.

“En un via­je a Es­ta­dos Uni­dos co­no­cí el te­ma del con­trol bio­ló­gi­co en una tri­bu de in­dios que lo prac­ti­ca­ban co­mo ne­go­cio en una plan­ta­ción de to­ma­tes en Flo­ri­da”, cuen­ta Abu­gar­de.

Aun­que su em­pre­sa ha ido cre­cien­do pau­la­ti­na­men­te, Abu­gar­de cree que el mer­ca­do pa­ra es­te ti­po de ac­ti­vi­dad es aún re­du­ci­do en Chi­le. “A la gen­te aún le cues­ta un po­co creer en es­te sis­te­ma por lo que la de­man­da cre­ce muy len­ta­men­te”, cuen­ta.

Gon­zá­lez coin­ci­de con es­ta eva­lua­ción y pre­ci­sa que se tra­ta de una in­dus­tria aún muy vul­ne­ra­ble a los vai­ve­nes del mer­ca­do. “So­mos uno de los ser­vi­cios más pres­cin­di­bles pa­ra las em­pre­sas en los mo­men­tos de cri­sis”, afirma Gon­zá­lez, ami­go per­so­nal de otro co­no­ci­do ce­tre­ro chi­leno, el fa­lle­ci­do ani­ma­dor Fe­li­pe Ca­mi­roa­ga.

Sin em­bar­go, di­ce ha­ber vis­to un pau­la­tino cre­ci­mien­to. “Hoy va­rias em­pre­sas de ali­men­tos, co­mo su­per­mer­ca­dos, nos es­tán con­tac­tan­do pa­ra el con­trol per­ma­nen­te de pla­gas en bo­de­gas de al­ma­ce­na­mien­to o dis­tri­bu­ción. Asi­mis­mo, he­mos he­cho tra­ba­jos en em­pre­sas li­ga­das a la in­dus­tria mi­ne­ra, co­mo puer­tos mi­ne­ros que de­bían con­tro­lar la po­bla­ción de aves ma­ri­nas”, ex­pli­ca.

Aña­de que aún fal­ta edu­ca­ción en los clien­tes: “Gran­des em­pre­sas, con mu­chos re­cur­sos, aún nos lla­man pa­ra ‘apa­gar in­cen­dios’, jus­to an­tes de la au­di­to­ría del Mi­nis­te­rio de Sa­lud. Otros clien­tes, en cam­bio, ya han apren­di­do que es me­jor te­ner la pro­duc­ción de aves ba­jas per­ma­nen­te­men­te, por­que tam­bién los tra­ta­mien­tos de shock son más ca­ros”.

El hal­cón pe­re­grino se lla­ma Ali­tol, del selk­nam “cabello ru­bio”

Es­te tu­cu­que­re se lla­ma Ohol­pen, que sig­ni­fi­ca “tran­qui­li­dad” en selk­nam.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.