Có­mo evi­tar el cán­cer a la piel en pe­rros y ga­tos

El uso de blo­quea­dor es esen­cial, so­bre to­do pa­ra aque­llas mas­co­tas de na­riz ro­sa­da o co­lo­res cla­ros en el ros­tro.

La Hora - - Mascotas - Natalia Heus­ser

H ace tres años, a tra­vés de una red de con­tac­tos ani­ma­lis­tas, Car­men Glo­ria To­rres se en­te­ró de la tris­te his­to­ria de Rayo (fo­tos), un gal­go blan­co con man­chas ne­gras, que fue atro­pe­lla­do en Qui­li­cu­ra. Fue así co­mo es­ta mu­jer, oriun­da de Pu­dahuel, qui­so adop­tar­lo e in­te­grar­lo a su fa­mi­lia. “La ve­te­ri­na­ria cal­cu­ló que te­nía unos 8 años por el es­ta­do de sus dien­tes, pe­ro la ver­dad es que no hay cer­te­za. Es un amor de pe­rro, obe­dien­te, ca­ri­ño­so y ex­tre­ma­da­men­te re­ga­lón. Se lle­va bien con mis hi­jos, con las de­más pe­rri­tas, con los ga­tos y con las per­so­nas. Si me des­cui­do un po­co, en­tra a la ca­sa y se acues­ta en el si­llón y no hay quien lo pue­da mo­ver de ahí”, cuen­ta To­rres.

Pe­ro la vi­da de Rayo ha si­do di­fí­cil y en el úl­ti­mo tiem­po su sa­lud le ju­gó una ma­la pa­sa­da.“El año pa­sa­do no­té que te­nía he­ri­das en la piel, que en ese mo­men­to pen­sé que po­dían ser pro­vo­ca­das por aler­gia. Lo lle­vé al ve­te­ri­na­rio, don­de tu­vie­ron que in­ter­ve­nir-

“En los ga­tos si tie­ne na­riz ro­sa­da y ore­ji­tas blan­cas au­men­ta el ries­go de car­ci­no­ma es­pi­no­ce­lu­lar, cu­yas con­se­cuen­cias pue­den ser tan gra­ves co­mo la ampu­tación de sus ore­jas o na­riz ”. Fran­cis­ca Montero, mé­di­co ve­te­ri­na­ria de Ro­yal Ca­nin.

lo qui­rúr­gi­ca­men­te pa­ra sa­car­le las he­ri­das. El ma­te­rial fue en­via­do a biop­sia y el re­sul­ta­do del diag­nós­ti­co fue cán­cer a la piel”, se­ña­la.

Pa­ra cui­dar­lo, to­dos los días le apli­can blo­quea­dor so­lar en su cuer­po y aun­que de­be­ría co­men­zar una qui­mio­te­ra­pia, su due­ña está desechan­do es­ta op­ción. “No sé si se so­me­te­rá al tra­ta­mien­to. Una de las ra­zo­nes es por­que ya pa­só por es­te pro­ce­so, pues cuan­do lle­gó a nues­tra ca­sa te­nía un tu­mor ve­né­reo trans­mi­si­ble (TVT). Otro mo­ti­vo son los cos­tos eco­nó­mi­cos. Es­toy enamorada de Ra­yi­to y so­lo quie­ro dar­le la me­jor vi­da que pue­da des­pués de sus años de pa­sar­la mal”, pre­ci­sa.

Aho­ra Rayo se en­cuen­tra es­ta­ble, aun­que le vol­vie­ron a apa­re­cer lla­gas, por lo que de­be ha­cer­se un nue­vo chequeo.

Así co­mo los hu­ma­nos se preo­cu­pan de la ex­po­si­ción al sol, con el uso de blo­quea­do­res y la re­vi­sión de lu­na­res que pue­den ser da­ñi­nos, tam­bién de­be­ría exis­tir un cui­da­do por las mas­co­tas. Los ani­ma­les, al igual que las per­so­nas, pue­den su­frir cán­cer de piel, es­pe­cial­men­te aque­llos que son de co­lor blan­co y pe­la­je cor­to, pues que­dan más ex­pues­tos a los ra­yos UV.

“En los ga­tos, por ejem­plo, si tie­ne na­riz ro­sa­da y ore­ji­tas blan­cas o par­te de la ca­ra blan­ca, pue­de au­men­tar el ries­go de un ti­po de cán­cer de piel lla­ma­do car­ci­no­ma es­pi­no­ce­lu­lar, cu­yas con­se­cuen­cias pue­den ser tan gra­ves co­mo la ampu­tación de sus ore­jas o na­riz, lo cual es muy do­lo­ro­so y pe­li­gro­so pa­ra su vi­da”, co­men­ta Fran­cis­ca Montero, mé­di­co ve­te­ri­na­ria de Ro­yal Ca­nin.

El tra­ta­mien­to de es­ta en­fer­me­dad es muy in­va­si­vo, pue­de in­cluir ci­ru­gía o re­mo­ción qui­rúr­gi­ca de las zo­nas afec­ta­das. Ade­más, se­gún el avan­ce de la pa­to­lo­gía, pue­de au­men­tar su com­pli­ca­ción si la zo­na en cues­tión es la na­riz. Una vez tra­ta­da, el ve­te­ri­na­rio de­be pro­veer fár­ma­cos pa­ra el do­lor y evi­tar in­fec­cio­nes. Otro fac­tor a con­si­de­rar es la ali­men­ta­ción, ya que una mas­co­ta con es­te mal tie­ne re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les dis­tin­tos a un pe­rro sano.

“Exis­ten lí­neas de ali­men­tos pa­ra pe­rros y ga­tos en­fer­mos y no­so­tros te­ne­mos una. En los pa­cien­tes con cán­cer, no se tra­ta de so­lo cu­rar al pa­cien­te, sino de me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da, ya que a ve­ces el fa­lle­ci­mien­to no se de­be al pro­pio tu­mor, sino a una de­gra­da­ción del es­ta­do ge­ne­ral. Com­pren­der es­tos pro­ce­sos es im­por­tan­te pa­ra im­plan­tar una in­ter­ven­ción nu­tri­cio­nal apro­pia­da”, in­di­ca Montero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.