La gran no­che de Dirk No­witz­ki en la NBA

El ala-pi­vot de los Ma­ve­ricks es el sex­to ju­ga­dor de la his­to­ria en lle­gar a esa ci­fra y el pri­mer ex­tran­je­ro en lo­grar­lo.

La Hora - - Deportes - Luis Va­len­zue­la O.

La no­che del mar­tes Dirk No­witz­ki acer­tó sus pri­me­ros seis dis­pa­ros y pen­só que po­día ser una no­che pa­ra ate­so­rar. “Lan­cé otro y en­tró. Los si­guien­tes tres lle­ga­ron de in­me­dia­to, y yo só­lo tra­té de apro­ve­char esa ra­cha”, re­la­tó el ale­mán, quien igua­ló su me­jor pro­duc­ción en un pri­mer cuar­to en la NBA con 18 pun­tos.

Con ese rit­mo, la ex­pec­ta­ción del Ame­ri­can Air­li­nes Cen­ter se cen­tró en su si­guien­te ano­ta­ción. Ello ocu­rrió cuan­do res­ta­ban 10:58 mi­nu­tos del se­gun­do cuar­to, en una con­ver­sión a cin­co me­tros del ta­ble­ro que de­fen­dían Los Án­ge­les La­kers.

El ala-pi­vot de los Ma­ve­ricks de Da­llas re­tro­ce­dió a re­to­mar po­si­ción de­fen­si­va, pe­ro no pu­do que­dar en el se­gun­do plano que tan­to le aco­mo­da. Los vein­te mil asis­ten­tes fes­te­ja­ron sus trein­ta mil pun­tos, un hi­to que so­lo otros cin­co hom­bres ha­bían con­se­gui­do en la NBA. El se­lec­to gru­po lo com­po­nen Ka­reem Ab­du­lJab­bar, Karl Ma­lo­ne, Ko­be Br­yant, Mi­chael Jor­dan y Wilt Cham­ber­lain. Nin­guno de ellos, por cier­to, na­ci­do fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos.

Tras la có­mo­da vic­to­ria 122111 de su equi­po so­bre los La- kers, el ju­ga­dor de 38 años re­ci­bió el abra­zo de com­pa­ñe­ros y de la di­rec­ti­va de los Mavs. El hom­bre más emo­cio­na­do era su des­cu­bri­dor y maes­tro, Hol­ger Gesch­wind­ner, quien ob­ser­va­ba desde la tri­bu­na con un va­so de cer­ve­za.

La ha­za­ña del ger­mano no pue­de en­ten­der­se sin la fi­gu­ra de su men­tor, quien vio su po­ten­cial a los 15 años en la lo­ca­li­dad de Sch­wein­furt.

Gesch­wind­ner, ex ca­pi­tán de la se­lec­ción ale­ma­na de basquetbol, con­vir­tió a No­witz­ki en un efec­ti­vo lan­za­dor con un en­tre­na­mien­to atí­pi­co. El sa­xo­fón acom­pa­ña­ba las se­sio­nes y las lec­tu­ras de fí­si­ca y poe­sía nu­trie­ron a su pu­pi­lo.

No­witz­ki to­da­vía acu­de a la música pa­ra en­con­trar equi­li­brio: ta­ra­rea la can­ción Mr. Jones de Coun­ting Crows an­tes de ca­da lan­za­mien­to li­bre pa­ra se­re­nar sus ner­vios. “Mi men­tor Hol­ger tu­vo la idea cuan­do fa­llé un par de ti­ros li­bres ba­jo mu­cha pre­sión. Vino y me di­jo que por qué no can­ta­ba una can­ción cuan­do es­tu­vie­ra ner­vio­so. Le mi­ré y pen­sé que es­ta­ba lo­co. Sin em­bar­go, lo pro­bé un par de ve­ces y fun­cio­nó”, ha di­cho el “Fla­men­co”, quien po­see un 88% de acier­to.

Con el re­ti­ro a la vuel­ta de es­qui­na, No­witz­ki pla­nea un re­ti­ro en voz ba­ja, co­mo an­tes de lan­zar.“Yo soy un chi­co que se pa­re­ce más a Tim Dun­can que a Ko­be Br­yant. No ne­ce­si­to los fo­cos so­bre mí. Qui­zá no so­lo lo ha­ga en­vian­do un e-mail co­mo se re­ti­ró Tim, eso pue­de que fue­se un per­fil de­ma­sia­do ba­jo. Qui­zá pu­die­ra ser una pe­que­ña rue­da de pren­sa, no lo sé, no quie­ro pen­sar en ello por el mo­men­to. Sé que es al­go que va a pa­sar pron­to, pe­ro sim­ple­men­te quie­ro dis­fru­tar de es­tos dos úl­ti­mos años”, ase­gu­ró ha­ce unas se­ma­nas.

“Me pa­rez­co más a Dun­can que Ko­be. No ne­ce­si­to los fo­cos so­bre mí”. Dirk No­witz­ki, so­bre su even­tual re­ti­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.