El pri­mer día en la ca­lle pa­ra el bus de dos pi­sos

La mayor preo­cu­pa­ción de los usua­rios es que rom­pan y ra­yen la má­qui­na.

La Hora - - País - Pau­la Bus­ta­man­te

“Así da gus­to pa­gar”, se es­cu­chó cuan­do el bus de dos pi­sos se de­tu­vo en una de sus pa­ra­das y subió gen­te. Des­de que em­pe­zó su re­co­rri­do al me­dio­día en Las Re­jas, la gen­te in­gre­sa­ba fe­liz y sor­pren­di­da al vehícu­lo, mien­tras en las ca­lles otros sa­ca­ban sus te­lé­fo­nos ce­lu­la­res pa­ra to­mar fotos. To­do un show san­tia­guino.

Los pa­sa­je­ros es­tán con­ten­tos con es­te mo­de­lo y no du­dan en ha­cer­lo sa­ber. Pa­re­cen có­mo­dos sen­ta­dos mi­ran­do por la ven­ta­na.

“Es mu­cho el sa­cri­fi­cio de la gen­te, así que es­tá bueno”, opi­na María Inés Pro­ves­ta, pa­sa­je­ra que va más allá de Es­ta­ción Cen­tral. “Pe­ro hay que cui­dar­lo, que no lo ra­yen, que esté lim­pio”, agre­ga.

Y esa es la preo­cu­pa­ción de mu­chos. Da­ni­lo Olea, es­co­lar de 16 años, in­sis­te en el te­ma. “Es un sis­te­ma muy bueno pe­ro es­ta­mos en una sociedad don­de no cui­da­mos na­da, qui­zás va a du­rar un par de se­ma­nas y des­pués la van a ra­yar o rom­per”, en­fa­ti­za.

Asi­mis­mo, cree que de im­ple­men­tar­se en el trans­por­te ca­pi­ta­lino no de­be­ría ser en to­dos los sec­to­res. “Des­pués la pue­den me­ter a una co­mu­na, don­de las que­man, las des­tru­yen. Yo creo que a la lar­ga es bueno, pe­ro en cier­tos sec­to­res de San­tia­go”, opi­na.

Pe­ro el te­mor por ver es­te bus en las mis­mas con­di­cio­nes que el res­to de las mi­cros no de­tie­ne a las per­so­nas pa­ra dis­fru­tar el via­je. In­clu­so al­gu­nas se suben só­lo pa­ra co­no­cer es­te mo­de­lo.

A Ka­tia Ro­jas, que va acom­pa­ña­da de su pe­que­ño hi­jo, le pa­re­ce ma­ra­vi­llo­so y her­mo­so el vehícu­lo. “La ver­dad es que mi ni­ño lo vio y le hi­ce ca­so, se que­ría su­bir. No­so- tros va­mos a Pro­vi­den­cia, yo sé que es­ta mi­cro no nos sir­ve, pe­ro nos acer­ca­mos”, se ríe.

María Vi­lle­gas, or­gu­llo­sa re­pre­sen­tan­te de la ter­ce­ra edad, via­jó al cen­tro so­lo pa­ra to­mar es­te nue­vo bus. “Yo lo vi­ne a co­no­cer. Si yo vivo pa­ra Ma­cul, no sa­be ni mi hi­jo que yo an­do por aquí”, re­co­no­ció.

VEN­TA­JAS

Puer­tos USB, ai­re acon­di­cio­na­do, lu­ces de lec­tu­ra y cá­ma­ras de se­gu­ri­dad son al­gu­nos ejem­plos del equi­pa­mien­to que tie­ne es­ta má­qui­na. Pe­ro no só­lo hay ven­ta­jas pa­ra los pa­sa­je­ros, tam­bién pa­ra quien con­du­ce.

“Hay fac­to­res que han sim­pli­fi­ca­do la con­duc­ción, ele­men­tos téc­ni­cos con los que cuen­ta el vehícu­lo pa­ra ha­cer más ami­ga­ble y más fá­cil la ma­ne­ra de con­du­cir. Los prin­ci­pios son los mis­mos pe­ro hay al­gu­nas he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas que me mues­tran de­ta­lles del vehícu­lo”, se­ña­la el con­duc­tor, Mar­ce­lo Re­yes.

“Oja­lá lo cui­den. Lo que me preo­cu­pa es que el que lo usa, lo des­tru­ye”. Se­fe­rino Al­ta­mi­rano, pa­sa­je­ro.

El re­co­rri­do de es­te bus de gran ta­ma­ño es en­tre Las Re­jas y Uni­ver­si­dad de Chi­le, por Ala­me­da.

El con­duc­tor se co­mu­ni­ca con los pa­sa­je­ros con un al­to­par­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.