De nue­vo

La Hora - - En 2 Minutos - Di­rec­tor de Ga­llos.cl Pa­tri­cio Cor­va­lán

Se ha ido acos­tum­bran­do a ha­ber­lo per­di­do. Es­tá se­gu­ra de que el co­ra­zón ya le da se­ña­les de re­cu­pe­rar el ape­ti­to y esa ma­la me­mo­ria que le ha­ce cho­car tan­tas ve­ces con lo mis­mo. In­clu­so hay no­ches en que se sor­pren­de ol­vi­dán­do­lo to­do, los seis años, las pro­me­sas re­no­va­das por cos­tum­bre, las pe­leas cuan­do él re­gre­sa­ba cre­yen­do que por tres flo­res me­re­cía los per­do­nes. Des­pués de un año y un buen ma­qui­lla­je, las oje­ras se han ido bo­rran­do y ella lo ha to­ma­do co­mo un avi­so: el al­ma le su­su­rra que ya no hay mo­re­to­nes. O al me­nos que ya no due­len. No, no, nun­ca hu­bo vio­len­cia. Fue al­go peor. Fue­ron esos si­len­cios cuan­do to­ca­ba el te­ma, por­que ella se veía con hi­jos, y él –allí, tan aden­tro– no te­nía es­pa­cio pa­ra al­go más que la be­ca en Ale­ma­nia. Fin­gían se­guir tan uni­dos en ca­mi­nos tan de­fi­ni­ti­va­men­te se­pa­ra­dos que, una no­che, des­pués de na­da, ni si­quie­ra de ha­ber­lo dis­cu­ti­do, él le pi­dió tiem­po y ella, sa­bien­do que cuan­do no hay lí­mi­tes las de­ci­sio­nes son ra­di­ca­les, ar­mó un bol­so con lo que pi­lló y se fue a la ca­sa de su her­ma­na. Du­ran­te es­te año, él ha in­ten­ta­do pe­gar los pe­da­zos ci­tán­do­la a al­gún ca­fé don­de to­do siem­pre ter­mi­na en lo mis­mo. Aun­que no sa­ca na­da, ella si­gue yen­do. Le en­can­ta ver a ese hom­bre des­cas­ca­rán­do­se has­ta con­ver­tir­se en otra per­so­na. Es su desaho­go. El amor no es cie­go, só­lo de­ja ver du­ran­te un tiem­po la más­ca­ra que le con­vie­ne. Más que mie­do, sen­tir­se lis­ta de nue­vo es al­go que asu­me con re­sig­na­ción. Lle­ga­rá otro, ilu­mi­na­do con la ma­gia de lo no­ve­do­so. Pue­de que ter­mi­ne apa­gán­do­se en su pro­pia ru­ti­na o que tal vez sí re­sul­te y el sue­ño se cum­pla por com­ple­to. No le in­tere­sa. Por aho­ra. Lo que im­por­ta es que, aun­que ja­más es­te­mos lis­tos, el co­ra­zón obe­de­ce su pro­pia por­fía y, tar­de o tem­prano, lo in­ten­ta de nue­vo. Aun­que eso sig­ni­fi­que vol­ver a mo­rir y que no ha­ya sa­li­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.