Des­prén­de­te de lo su­per­fluo

La Hora - - Día De La Felicidad -

El jo­ven prín­ci­pe Sidd­har­ta Gau­ta­ma, que con los años se con­ver­ti­ría en el Bu­da su­pre­mo, re­nun­ció a to­das sus ri­que­zas y vi­vió co­mo men­di­go pa­ra al­can­zar la ilu­mi­na­ción, un es­ta­do men­tal don­de la fe­li­ci­dad es ab­so­lu­ta.

Eso ocu­rrió unos 500 años an­tes de Cris­to y, des­de en­ton­ces, al­gu­nas co­sas han cam­bia­do. Si bien se po­dría se­guir su ejem­plo de des­pren­di­mien­to de lo ma­te­rial, no se­ría una con­di­ción in­dis­pen­sa­ble. Al me­nos así lo ex­pli­ca Ge­rar­do Cis­ne­ros, quien des­de ha­ce nue­ve años es es­tu­dian­te de bu­dis­mo en la co­rrien­te Ca­mino del Dia­man­te.

“En el mun­do mo­derno ve­mos el des­ape­go co­mo el no afe­rrar­se a las co­sas, pe­ro sí dis­fru­tar­las. Nues­tro La­ma Ole Ny­dahl da un ejem­plo de es­to: es co­mo cuan­do vas a un ho­tel su­per­lu­jo­so, usas to­do, dis­fru­tas al má­xi­mo, pe­ro sa­bes que al día si­guien­te te vas de ahí”.

En con­cre­to, no se tra­ta de aban­do­nar to­do y po­ner­se a me­di­tar pa­ra ser fe­liz.

De lo que sí hay que des­pren­der­se, ex­pli­ca Cis­ne­ros, es de los há­bi­tos que no son úti­les. “En­ten­de­mos que las co­sas que nos ro­dean no son du­ra­de­ras. Por ejem­plo la ca­sa, el au­to, la fa­mi­lia, los hi­jos, en al­gún mo­men­to van a de­jar de exis­tir, igual que nues­tro cuer­po, es inevi­ta­ble. Pe­ro nues­tros há­bi­tos no úti­les ha­cen que nos ape­gue­mos a esas co­sas y des­per­di­cie­mos gran can­ti­dad de ener­gía en esos ele­men­tos no du­ra­de­ros”.

¿De­jan­do esos há­bi­tos se pue­de ser fe­liz? Sí y no. Es so­lo un pa­so pa­ra con­se­guir el ob­je­ti­vo fi­nal de es­ta co­rrien­te del bu­dis­mo y que su La­ma des­cri­be co­mo la fe­li­ci­dad: “Po­der ser útil la ma­yor can­ti­dad de tiem­po y de ma­ne­ra cons­tan­te pa­ra el res­to de las per­so­nas”.

Casi her­ma­na de esa pos­tu­ra es la que sos­tie­nen los Ha­re Krish­na. Pa­ra ellos “la fe­li­ci­dad pro­vie­ne de ha­cer lo que es­tá de acuer­do con nues­tra na­tu­ra­le­za, con nues­tros gus­tos, y al mis­mo tiem­po es una ayu­da pa­ra los de­más, al­go que vuel­ve tu vi­da sig­ni­fi­ca­ti­va, dig­na”, ex­pli­ca Cris­tó­bal Tron­co­so, de­vo­to ha­ce más de 17 años.

Pa­ra lo­grar­lo, hay que de­jar de la­do lo su­per­fluo, que no son las co­sas ma­te­ria­les, sino la vi­sión ma­te­rial de las co­sas.

Es­to que pa­re­ce un tra­ba­len­guas no es una in­vi­ta­ción a des­ha­cer­se de las co­sas ma­te­ria­les, sino a apren­der a dar­les una uti­li­dad es­pi­ri­tual. Se tra­ta de “aban­do­nar la idea de que­rer dis­fru­tar de ma­ne­ra egoís­ta, de­jar la con­cien­cia de ex­plo­ta­ción y sus­ti­tuir­la por la con­cien­cia de de­di­ca­ción amo­ro­sa, de ser­vi­cio y vi­sión es­pi­ri­tual”, co­men­ta Tron­co­so, cu­yo nom­bre es­pi­ri­tual es Man­gal.

Y la que po­dría ser la ma­dre de es­tas dos co­rrien­tes es­pi­ri­tua­les, la No-Dua­li­dad, pro­po­ne el co­no­ci­mien­to pro­fun­do de uno mis­mo co­mo ca­mino pa­ra la fe­li­ci­dad ple­na. “Cuan­do sa­bes cuá­les son tus ca­ren­cias y li­mi­ta­cio­nes y te das cuen­ta que eres más que eso, en­ton­ces eres pu­ra fe­li­ci­dad”, ex­pli­ca el maes­tro de la No-Dua­li­dad Ro­dol­fo Ma­lak.

En el pro­ce­so de co­no­cer­se hay “des­pren­di­mien­to, sa­car de uno las obs­truc­cio­nes, los egoís­mos, la ne­ga­ti­vi­dad que nos com­pli­ca”. Hay que de­jar de la­do to­do lo que im­pi­de en­ten­der la no-dua­li­dad, que sig­ni­fi­ca “no-dos” o “no-se­pa­ra­ción”, en el sen­ti­do de que to­das las co­sas es­tán in­ter­co­nec­ta­das y no se­pa­ra­das, mien­tras que al mis­mo tiem­po to­das las co­sas man­tie­nen su in­di­vi­dua­li­dad.

En pa­la­bras de Ma­lak, “una con­cien­cia de no-dua­li­dad te da una pers­pec­ti­va más am­plia de la vi­da, un ma­yor sen­ti­do de li­ber­tad, y te pro­du­ce una fe­li­ci­dad más es­ta­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.