Bus­ca un hobby

La Hora - - Día De La Felicidad - J.F.

¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez que se te pa­só vo­lan­do la ho­ra mien­tras ha­cías al­go que ver­da­de­ra­men­te te gus­ta? Una bue­na pre­gun­ta pa­ra las seis de la tar­de, en cual­quier va­gón del me­tro, pa­ra cual­quie­ra de los mal­hu­mo­ra­dos pa­sa­je­ros que le­van­tan la ca­be­za de sus ce­lu­la­res úni­ca­men­te pa­ra mi­rar con des­agra­do a las de­más sar­di­nas que le to­ca­ron co­mo com­pa­ñe­ras de via­je.

Per­der tiem­po con un hobby, ya sea que se tra­te de jun­tar ca­jas de fós­fo­ros o cul­ti­var or­quí­deas, es pro­ba­ble­men­te una de las ma­ne­ras más efi­ca­ces de es­pan­tar el mal hu­mor, el es­trés o in­clu­so la de­pre­sión. Es la cla­se de con­se­jo que en al­gu­na épo­ca da­ban las ma­dres y abue­las y que hoy en día en­tre­gan si­có­lo­gos y otros es­pe­cia­lis­tas del bie­nes­tar. Se sa­be que un hobby pue­de ayu­dar has­ta con el Alz­hei­mer.

¿ Có­mo se eli­ge uno? Una bue­na ma­ne­ra es con­tes­tan­do la pre­gun­ta de arri­ba. Bus­car una ac­ti­vi­dad que nos ha­ga ol­vi­dar que pa­san las ho­ras, pe­ro man­te­nien­do un ra­zo­na­ble equi­li­brio: un hobby se des­na­tu­ra­li­za si se con­vier­te en lo úni­co que quie­res ha­cer to­do el día, en­ce­rra­do en tu ha­bi­ta­ción. Pe­ro tam­po­co pue­de ser al­go que ha­gas obli­ga­do. Pa­ra eso ya te­ne­mos el tra­ba­jo.

Y aun­que hay gen­te afor­tu­na­da cu­yo hobby se ha con­ver­ti­do en su mo­do de ga­nar­se la vi­da, lo nor­mal es que tu hobby con­sis­ta en al­gu­na ac­ti­vi­dad no lu­cra­ti­va y sa­lu­da­ble­men­te inú­til. Una que, con suer­te, le ha­ga pre­gun­tar­se a la gen­te qué bi­cho te pi­có.

Aho­ra, si ese cen­te­nar de ja­bon­ci­tos que guar­das co­mo re­cuer­do de los ho­te­les en los que has es­ta­do de pron­to des­pier­ta el in­te­rés de un ex­cén­tri­co co­lec­cio­nis­ta eu­ro­peo, es­tu­pen­do. Pe­ro no bus­ques un hobby pen­san­do en las mi­se­ra­bles lu­cas. Se­ría po­co poé­ti­co y ade­más no ayu­da­ría a lo­grar el prin­ci­pal be­ne­fi­cio que pue­de con­se­guir­se cuan­do te afi­cio­nas a al­go con pa­sión de­sin­te­re­sa­da: ol­vi­dar­te y des­can­sar, aun­que sea por un ra­to, de ese abo­mi­na­ble su­je­to que es uno mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.