Es­cán­da­lo de la car­ne po­dri­da re­me­ce eco­no­mía de Bra­sil; Chi­le sus­pen­dió im­por­ta­cio­nes

Ope­ra­ti­vo po­li­cial de­no­mi­na­do “La car­ne es dé­bil”, de­jó al des­cu­bier­to una ma­si­va adul­te­ra­ción de es­te pro­duc­to.

La Hora - - En 2 Minutos - Clau­dia Mal­do­na­do C.

El go­bierno de Bra­sil y los pro­duc­to­res de car­ne de ese país in­ten­ta­ban ayer dis­mi­nuir el im­pac­to eco­nó­mi­co del ope­ra­ti­vo po­li­cial de­no­mi­na­do “La car­ne es dé­bil”, que de­jó al des­cu­bier­to una ma­fia que adul­te­ra­ba esos pro­duc­tos y so­bor­na­ba a los fis­ca­li­za­do­res de sa­lud pa­ra que per­mi­tie­ran su co­mer­cia­li­za­ción.

El ca­so, da­do a co­no­cer el vier­nes, pro­vo­có ayer la sus­pen­sión de las im­por­ta­cio­nes de car­ne bra­si­le­ña des­de Chi­na, Co­rea del Sur y Chi­le ( ver re­cua­dro), y res­tric­cio­nes a su in­gre­so en la Unión Eu­ro­pea (UE).

El Pre­si­den­te Mi­chel Te­mer in­ten­tó res­tar im­por­tan­cia al es­cán­da­lo, in­vi­tan­do a los con­su­mi­do­res a con­fiar en el sec­tor cár­ni­co, uno de los más im­por­tan­tes pa­ra las fi­nan­zas del país.

Bra­sil es el ma­yor ex­por­ta­dor mun­dial de car­ne bo­vi­na y de po­llo, y el cuar­to en el seg­men­to de cer­dos. Las ven­tas de esos tres ti­pos de car­ne re­pre­sen­ta­ron en 2016 el 7,2% del co­mer­cio ex­te­rior.

Te­mer ex­pli­có que de las 4.837 plantas pro­duc­to­ras de car­ne del país so­lo 21 están ba­jo sos­pe­cha y ape­nas seis rea­li­za­ron ex­por­ta­cio­nes en los úl­ti­mos 60 días.

A su vez, las aso­cia­cio­nes em­pre­sa­ria­les del sec­tor, don­de tra­ba­jan más de 7 mi­llo­nes de per­so­nas, emi­tie­ron un co­mu­ni­ca­do don­de se­ña­lan que “even­tua­les res­tric­cio­nes a la im­por­ta­ción de car­ne bra­si­le­ña (...) im­pac­ta­rán en la eco­no­mía y re­sul­ta­rán en la pér­di­da de em­pleos y ren­ta”.

Es­te ca­so po­dría ases­tar un du­ro gol­pe a la eco­no­mía, que des­de 2015 vi­ve una de las peo­res re­ce­sio­nes de su his­to­ria.

USA­BAN ÁCI­DOS

Des­pués de dos años de in­ves­ti­ga­ción, con 1.100 agen­tes, en seis es­ta­dos del país, la Po­li­cía Fe­de­ral dio a co­no­cer el ca­so el vier­nes. El ope­ra­ti­vo de ese día in­clu­yó alla­na­mien­tos, la clau­su­ra de tres fri- go­rí­fi­cos y la de­ten­ción de más de 20 di­rec­ti­vos de em­pre­sas e ins­pec­to­res sa­ni­ta­rios. Asi­mis­mo, fue­ron sus­pen­di­dos 33 fis­ca­les del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra.

Así, que­da­ron en evi­den­cia las ma­las prác­ti­cas de 21 fri­go­rí­fi­cos, en­tre ellos los más gran­des del país: BRF y JBS, que ex­por­tan a unos 150 paí­ses.

El je­fe de la Po­li­cía, Mau­ri­cio Mos­car­di, ex­pli­có có­mo se adul­te­ra­ban las car­nes: “Usa­ban áci­dos y otros pro­duc­tos quí­mi­cos, en al­gu­nos ca­sos can­ce­rí­ge­nos, pa­ra di­si­mu­lar las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas del pro­duc­to po­dri­do y su olor”. Tam­bién mo­di­fi­ca­ban las fe­chas de ven­ci­mien­to e in­yec­ta­ban agua a la car­ne pa­ra au­men­tar su pe­so, en­tre otras prác­ti­cas frau­du­len­tas.

Las em­pre­sas pa­ga­ban su­cu­len­tos so­bor­nos a los ins­pec­to­res, quie­nes cer­ti­fi­ca­ban que los pro­duc­tos cum­plían con los re­que­ri­mien­tos pa­ra ser ven­di­dos en el mer­ca­do in­terno y ex­terno.

Mos­car­di afir­mó que “la in­ves­ti­ga­ción de­ja bien cla­ro que una par­te del di­ne­ro de las coimas era re­ver­ti­do pa­ra partidos po­lí­ti­cos”, en­tre ellos el Par­ti­do del Mo­vi­mien­to De­mo­crá­ti­co Bra­si­le­ño, del Pre­si­den­te Te­mer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.