La ley co­mo pro­tec­ción

La Hora - - En 2 Minutos - Ma­nuel Arís Di­rec­tor de In­ci­den­cia, Es­pa­cio Pú­bli­co

En la dis­cu­sión de al­gu­nas de las le­yes de la agenda de pro­bi­dad, al­gu­nas au­to­ri­da­des se han que­ja­do de la su­pues­ta im­po­si­ción de re­glas y de in­va­sión a su vi­da pri­va­da. Una es la Ley de Pro­bi­dad Pú­bli­ca, que me­jo­ró sus­tan­cial­men­te el ni­vel de in­for­ma­ción que las au­to­ri­da­des de­ben dar a co­no­cer so­bre sus ne­go­cios. La mis­ma ley las obli­ga a ven­der su participación en em­pre­sas que ten­gan con­tra­tos con el Estado. Es­to no es tri­vial, pues si un se­na­dor, por ejem­plo, es due­ño de una em­pre­sa que tie­ne con­tra­tos con una mu­ni­ci­pa­li­dad, fá­cil­men­te se po­dría sos­pe­char que ese con­tra­to es fru­to de fa­vo­res que na­da tie­nen que ver con la ca­li­dad del ser­vi­cio que esa em­pre­sa le en­tre­ga a la mu­ni­ci­pa­li­dad, en­tre otras su­po­si­cio­nes que po­drían ha­cer­se y que, en de­fi­ni­ti­va, mer­man la con­fian­za de los ciu­da­da­nos en las ins­ti­tu­cio­nes y au­to­ri­da­des pú­bli­cas. Co­no­ci­mos la semana pa­sa­da al­gu­nos ca­sos de par­la­men­ta­rios que se en­cuen­tran en es­ta si­tua­ción, y que des­co­no­cían que la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de Chi­le prohi­bía ha­ce ya bas­tan­te tiem­po que es­te ti­po de ca­sos ocu­rrie­ran. La se­pa­ra­ción en­tre el ser­vi­cio pú­bli­co y los ne­go­cios hoy de­be ser más cla­ra que nun­ca. In­de­pen­dien­te­men­te de si las em­pre­sas de al­gu­nas au­to­ri­da­des son las más apro­pia­das pa­ra brin­dar ser­vi­cios a otros or­ga­nis­mos del Estado, lo cier­to es que la so­la sos­pe­cha de es­te con­flic­to de in­tere­ses pro­du­ce un enor­me da­ño a la con­fian­za.

De ahí la im­por­tan­cia que tie­nen le­yes y obli­ga­cio­nes co­mo las que es­ta­ble­ce la ley de pro­bi­dad, que bus­can que la siem­pre di­fu­sa lí­nea que se­pa­ra los ne­go­cios de la po­lí­ti­ca sea lo más cla­ra po­si­ble. Es ho­ra de que al­gu­nas au­to­ri­da­des com­pren­dan que es­te ti­po de obli­ga­cio­nes, por muy te­dio­sas o in­va­si­vas que pue­dan pa­re­cer, son un res­guar­do de su repu­tación in­di­vi­dual co­mo per­so­nas pú­bli­cas y ga­ran­tía pa­ra la con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.