CÓMO FUNCIONA EL PRI­MER BAN­CO DE LECHE MATERNA

El pro­yec­to del Hospital Só­te­ro del Río, úni­co en el país, asis­te a ni­ños pre­ma­tu­ros y funciona con da­do­ras vo­lun­ta­rias. Jun­tan cer­ca de ocho li­tros a la se­ma­na.

La Hora - - En2minutos - Na­ta­lia Heus­ser H.

El 14 de agosto del año pa­sa­do So­lan­ge Bre­vis (41) per­dió a su hi­jo, quien na­ció a las 26 se­ma­nas de gestación.

Dos se­ma­nas des­pués de es­te te­rri­ble epi­so­dio y acon­se­ja­da por las ma­tro­nas del lu­gar, acu­dió al Ban­co de Leche Hu­ma­na del Hospital Só­te­ro del Río, don­de do­nó 2 li­tros de su leche para ayu­dar a otros ni­ños y así evi­tar que el ali­men­to que ha­bía pro­du­ci­do para su gua­gua se fue­ra al ta­rro de la ba­su­ra.

“Mi hi­jo pasó de 520 gra­mos al na­cer a 3 ki­los 800 gra­mos gra­cias a mi leche, al­go que lo for­ta­le­ció, pe­ro por otras ra­zo­nes no so­bre­vi­vió. En­tre­gar mi leche fue un ges­to de al­truis­mo y de amor que tam­bién me ayu­dó en mi due­lo”, se­ña­la Bre­vis a La Hora.

Has­ta 1988 Chile con­ta­ba con al­gu­nos ban­cos de leche materna, lo que se ter­mi­nó por el potencial ries­go de trans­mi­sión de vi­rus VIH. Lue­go, en­tre el 2000 y el 2005 hu­bo otra ex­pe­rien­cia que no pros­pe­ró.

Has­ta no­viem­bre del 2015 Chile y Lu­xem­bur­go eran los úni­cos paí­ses OCDE que no con­ta­ban con un Ban­co de Leche Hu­ma­na para pre­ma­tu­ros, al­go que cam­bió lue­go de que se de­ro­ga­ra una nor­ma­ti­va que evi­ta­ba la do­na­ción de es­ta sus­tan­cia por el po­si­ble con­ta­gio de VIH. Gra­cias a es­to hoy el país cuen­ta con el pri­mer Ban­co de Leche Hu­ma­na, el que se ubi­ca en el Ser­vi­cio de Neo­na­to­lo­gía del Hospital Só­te­ro del Río.

“Es­te ali­men­to es para aquel pre­ma­tu­ro que se en­cuen­tre en es­te hospital, que pe­se me­nos de 1.500 gra­mos, y que no tie­ne ac­ce­so a la leche de su ma­dre por dis­tin­tas ra­zo­nes. Ya sea por­que ella es­tá en­fer­ma o por­que se le di­fi­cul­ta la lac­tan­cia, to­man­do en cuen­ta que el pe­que­ño no se ali­men­ta di­rec­ta­men­te por bo­ca”, ex­pli­ca la doc­to­ra Pa­tri­cia Me­na, directora del ban­co.

El pro­ce­so para que una mu­jer do­ne su leche re­quie­re de dis­ci­pli­na. De­be sa­car­se leche en su casa de 6 a 8 ve­ces al día, lo que de­be su­pe­rar el li­tro, con­ser­var el lí­qui­do en un free­zer y de­be ser lle­va­da al hospital sin que se pier­da la ca­de­na de frío.

A la leche en­tre­ga­da se le so­me­te a una eva­lua­ción fí­si­co-quí­mi­ca para ver el gra­do de con­ta­mi­na­ción bac­te­rio­ló­gi­ca que tie­ne. Si es muy al­ta, se des­car­ta la leche. Si es­tá den­tro de los ran­gos nor­ma­les, se pas­teu­ri­za (se des­tru­yen los mi­cro­or­ga­nis­mos).

A esa leche pas­teu­ri­za­da se le toma un cul­ti­vo y se es­pe­ran 48 ho­ras para ve­ri­fi­car que no ten­ga nin­gún ger­men o bac­te­ria. Lue­go de eso que­da dis­po­ni­ble y se va a un con­ge­la­dor es­pe­cial, a 20° de tem­pe­ra­tu­ra, don­de pue­de du­rar has­ta tres me­ses.

Hay que pre­ci­sar que cer­ca de 50 “no­dri­zas” han pa­sa­do por es­ta ex­pe­rien­cia y que la leche de ca­da una es se­pa­ra­da, no hay mez­clas.

“Ca­si la mi­tad de la leche que nos do­nan no es­tá ha­bi­li­ta­da para ser pas­teu­ri­za­da por­que tie­ne bac­te­rias. Por eso es im­por­tan­te la for­ma en que la mu­jer ex­trae la leche, ya que todo de­be es­tar bien es­te­ri­li­za­do. No­so­tros re­ti­ra­mos las le­ches de los do­mi­ci­lios ca­da 15 días. En lo que te­ne­mos más di­fi­cul­ta­des es en el trans­por­te de la leche al hospital, por­que lo ha­ce­mos con un sis­te­ma que no es el ideal. No­so­tros de­be­ría­mos te­ner un vehícu­lo especialmente adap­ta­do y no hay fi­nan­cia­mien­to para eso. Los que tra­ba­ja­mos en el ban­co va­mos con un coo­ler a las

ca­sas, el que po­see una me­di­ción elec­tró­ni­ca de tem­pe­ra­tu­ra. El pro­ble­ma es que no po­de­mos traer leche de co­mu­nas muy apar­ta­das”, afir­ma Me­na.

A ni­vel na­cio­nal na­cen tres mil ni­ños pre­ma­tu­ros al año que po­drían be­ne­fi­ciar­se con los ban­cos de leche. Jun­to a es­to la es­pe­cia­lis­ta aclara que una ma­dre que ama­man­ta pue­de pro­du­cir en­tre 150 y 250 ml. dia­rios de leche adicional a lo que ne­ce­si­ta su gua­gua, y a un ni­ño que re­quie­re de es­ta leche se le su­mi­nis­tra 300 ml. al día.

Me­na ase­gu­ra que va­rios hos­pi­ta­les quie­ren re­pli­car el mo­de­lo que ellos crea­ron, al­go que no es tan sim­ple. Só­lo en los im­ple­men­tos

que tie­nen, co­mo el cli­ma­ti­za­dor de ai­re fil­tra­do, la cam­pa­na de flu­jo, el ana­li­za­dor, el pas­teu­ri­za­dor y los con­ge­la­do­res clí­ni­cos gas­ta­ron $30 mi­llo­nes, di­ne­ros que vie­nen del Ser­vi­cio de Salud Me­tro­po­li­tano Sur Orien­te y de un con­ve­nio do­cen­te de asistencia de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca.

“De­be­ría ha­cer­se al­go más cen­tra­li­za­do. No tie­ne sen­ti­do te­ner pe­que­ños ban­cos de leche en hos­pi­ta­les, se­ría bueno te­ner un gran ban­co que le en­tre­gue leche a to­dos los hos­pi­ta­les, acu­mu­le ex­pe­rien­cia y pue­da ha­cer in­ves­ti­ga­cio­nes al res­pec­to”, di­ce.

Para con­sul­tas, in­gre­sar a http://ban­co­de­le­che­so­te­ro.com.

En es­te mo­men­to el ban­co de leche tie­ne 20 li­tros de stock.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.