CHI­LE DES­TA­CA CO­MO EL PAÍS MÁS SA­LU­DA­BLE DE AMÉ­RI­CA LA­TI­NA

In­for­me internacional que com­pa­ró a 163 na­cio­nes nos ubi­ca en el pues­to nú­me­ro 29 a ni­vel glo­bal. La es­pe­ran­za de vida y el ac­ce­so al agua po­ta­ble fa­vo­re­cen la pun­tua­ción.

La Hora - - News - E. Antón

El úl­ti­mo Ín­di­ce Glo­bal de Sa­lud, rea­li­za­do por la com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se Bloomberg, des­ta­ca a Chi­le co­mo el país más sa­lu­da­ble de La­ti­noa­mé­ri­ca, de acuer­do a los da­tos que re­co­ge de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, el Ban­co Mun­dial y la ONU.

A ni­vel mun­dial, nues­tro país se ubi­ca en el nú­me­ro 29 del ran­king, sien­do el úni­co en Amé­ri­ca La­ti­na en con­for­mar la lis­ta de los 30 me­jo­res. Es se­gui­do por Cu­ba (31), Cos­ta Ri­ca (33) y Uru­guay (45).

Los pun­ta­jes ob­te­ni­dos por ca­da na­ción son cal­cu­la­dos con­si­de­ran­do va­ria­bles co­mo es­pe­ran­za de vida al na­cer, mor­ta­li­dad, cau­sas de muer­te y ac­ce­so a agua po­ta­ble, en­tre otros. Pos­te­rior­men­te, se res­ta el pun­ta­je de los ries­gos sa­ni­ta­rios, com­pues­tos por en­fer­me­da­des co­mo hi­per­ten­sión y so­bre­pe­so, ade­más de con­su­mo de ta­ba­co y al­cohol, se­den­ta­ris­mo y co­ber­tu­ra de va­cu­nas.

Un to­tal de 100 pun­tos es el má­xi­mo que se pue­de lograr. El pri­mer lu­gar es ocu­pa­do por Ita­lia (con 93,11 pun­tos), se­gui­do por Is­lan­dia (91,21), Sui­za (90,75), Sin­ga­pur (90,23) y Aus­tra­lia (89,24). Chi­le ob­tie­ne 77,18.

Na­ta­lia Bu­rat­ti­ni, do­cen­te de la Es­cue­la de En­fer­me­ría de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les, ha desem­pe­ña­do par­te de su carrera en temas re­la­cio­na­dos con pre­ven­ción en sa­lud y aten­ción pri­ma­ria. A juicio de la pro­fe­sio­nal, el es­tu­dio no con­si­de­ra to­dos los fac­to­res que in­ci­den en los es­ta­dos de sa­lud.

“A mi juicio, no se pue­de es­ta­ble­cer que el chi­leno es el más sa­lu­da­ble de La­ti­noa­mé­ri­ca. En el fon­do, en el es­tu­dio nos fa­vo­re­ce la es­pe­ran­za de vida, ya que tenemos una muy bue­na (80,5 años), a ni­ve­les de paí­ses desa­rro­lla­dos, co­mo así tam­bién los in­di­ca­do­res de mor­ta­li­dad y mor­ta­li­dad in­fan­til”, sos­tie­ne Bu­rat­ti­ni.

Pa­ra me­jo­rar el pa­no­ra­ma, la es- pe­cia­lis­ta des­ta­ca que es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar con una po­lí­ti­ca in­ter­sec­to­rial, don­de par­ti­ci­pe no sólo el sec­tor sa­lud, sino que in­vo­lu­cre sec­to­res co­mo edu­ca­ción, tra­ba­jo y jus­ti­cia.

“Es­to por­que en el fon­do ya es­tá es­tu­dia­do que la sa­lud no so­la­men­te de­pen­de de los ser­vi­cios de sa­lud, sino que tam­bién de­pen­de de los ni­ve­les de po­bre­za de un país, del ni­vel edu­ca­cio­nal de las per­so­nas, del con­tex­to so­cio­po­lí­ti­co e, in­clu­so, la di­fe­ren­cia en­tre hom­bres y mu­je­res de­ter­mi­na el es­ta­do de sa­lud de los ha­bi­tan­tes de cualquier país”, ex­pli­ca.

Bu­rat­ti­ni de­ta­lla que es­to es co­no­ci­do co­mo “los de­ter­mi­nan­tes so­cia­les de la sa­lud”, por lo cual re­sul­ta ne­ce­sa­rio au­men­tar el gas­to pú­bli­co en sa­lud, así co­mo dis­mi­nuir las inequi­da­des que hay en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.