QUÉ TAN SO­LI­DA­RIOS SO­MOS LOS CHI­LE­NOS

Pe­se a los éxi­tos de las cam­pa­ñas de re­co­lec­ción de ayu­da, só­lo un 6% de las per­so­nas par­ti­ci­pa en vo­lun­ta­ria­do per­ma­nen­te. La ma­yo­ría pre­fie­re do­nar di­ne­ro que en­tre­gar tiem­po.

La Hora - - Portada - Ma­ría Eu­ge­nia Du­rán

Du­ran­te fe­bre­ro, en ple­na cri­sis de los in­cen­dios en el cen­tro-sur del país, la ru­ta de in­gre­so a San­ta Ol­ga, en la Re­gión del Mau­le, ex­pe­ri­men­tó un gi­gan­tes­co ta­co de­bi­do a la gran can­ti­dad de vo­lun­ta­rios es­pon­tá­neos que se des­pla­za­ron has­ta el lu­gar para ayu­dar. Es­to obli­gó a la One­mi a pe­dir no via­jar a la zo­na y ca­na­li­zar la ayu­da por me­dio de or­ga­ni­za­cio­nes que ya es­ta­ban tra­ba­jan­do en el sec­tor.

Es­te ejem­plo, su­ma­do al de reite­ra­das cam­pa­ñas para re­unir di­ne­ro o en­se­res, ali­men­ta nues­tra ima­gen de país so­li­da­rio. Pe­ro, ¿so­mos tan com­pro­me­ti­dos en el día a día, per­ma­nen­te­men­te?

Se­gún Da­río Mu­ji­ca, director eje­cu­ti­vo de Fun­da­ción Afri­ca Dream (que ha ini­cia­do un nue­vo pro­ce­so de búsqueda de agró­no­mos que pue­dan con­ti­nuar con el pro­gra­ma “huer­to de­mos­tra­ti­vo” en Si­chi­li, Zam­bia), “los chi­le­nos so­mos ca­pa­ces de po­ner­nos en el lu­gar de los de­más, so­bre to­do en los mo­men­tos de ca­tás­tro­fe, don­de mu­chos se mo­vi­li­zan para ayu­dar a los lu­ga­res afec­ta­dos”.

Sin em­bar­go, “las per­so­nas que vi­ven en una emer­gen­cia cons­tan­te, co­mo las fa­mi­lias de cam­pa­men­tos, tien­den a ser in­vi­si­bi­li­za­das en la opi­nión pú­bli­ca, en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y en ge­ne­ral en la vi­da so­cial”, pre­ci­sa Gon­za­lo Ro­drí­guez, director so­cial de TE­CHO-Chi­le.

Far­fán, director na­cio­nal del In­juv, aña­de que, “aun cuan­do los chi­le­nos nos con­si­de­ra­mos so­li­da­rios, las ci­fras ge­ne­ra­les no pa­re­cen mos­trar que el vo­lun­ta­ria­do sea una ca­rac­te­rís­ti­ca o más bien una ac­ti­vi­dad per­ma­nen­te en la vi­da co­ti­dia­na de las per­so­nas”.

En el úl­ti­mo es­tu­dio de Fun­da­ción Tras­cen­der (or­ga­ni­za­ción que tra­ba­ja con vo­lun­ta­ria­do de pro­fe­sio­na­les) y Adi­mark (2015), el 68% de los en­cues­ta­dos con­si­de­ró que Chi­le es un país so­li­da­rio, y más de la mi­tad di­jo que el vo­lun­ta­ria­do es una he­rra­mien­ta con­tra la po­bre­za y la de­sigual­dad. Asi­mis­mo, el 70% cree que el tra­ba­jo al­truis­ta es me­jor que la do­na­ción de di­ne­ro.

Sin em­bar­go, pe­se a que el 93% di­ce que siem­pre do­na di­ne­ro en las cam­pa­ñas de re­co­lec­ción, só­lo 6% de­cla­ró rea­li­zar vo­lun­ta­ria­do per­ma­nen­te, mien­tras 11% di­jo ha­cer al me­nos una ac­ti­vi­dad de ese ti­po al año.

Es­tas ci­fras de in­vo­lu­cra­mien­to so­cial son ba­jas com­pa­ra­das con el res­to de Amé­ri­ca La­ti­na y muy le­ja­nas al pro­me­dio

de la Or­ga­ni­za­ción para la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co (OCDE), que es de 35%. En Ar­gen­ti­na, por ejem­plo, los ni­ve­les de vo­lun­ta­ria­do es­tán en torno al 20%,

y en No­rue­ga (el país más fe­liz del pla­ne­ta, se­gún el úl­ti­mo ran­king de la ONU) lle­gan al 55%.

QUÉ HA­CER

Se con­si­de­ra­ran vo­lun­ta­rias a aque­llas per­so­nas que de ma­ne­ra li­bre, gra­tui­ta, pe­rióNi­co­lás di­ca y con­ti­nua en un es­pa­cio de tiem­po, pres­ten ser­vi­cios a una or­ga­ni­za­ción, ins­ti­tu­ción o agru­pa­ción de in­te­rés pú­bli­co.

Se­gún el Pro­gra­ma de Na­cio­nes Uni­das para el Desa­rro­llo (PNUD), el vo­lun­ta­ria­do im­pli­ca in­vo­lu­cra­mien­to, ayu­dar a ge­ne­rar con­fian­za en la so­cie­dad, pro­mo­ver la in­clu­sión so­cial y el desa­rro­llo de las na­cio­nes.

Para Juan Cris­tó­bal Ro­me­ro, director eje­cu­ti­vo del Ho­gar de Cris­to, “es vital para la re­cons­truc­ción del te­ji­do so­cial. Hoy Chi­le es un país con una tre­men­da de­sigual­dad so­cial y el vo­lun­ta­ria­do es un puen­te de vin­cu­la­ción en­tre per­so­nas de dis­tin­tas si­tua­cio­nes, eda­des, es­tu­dios. Apor­ta a la su­pera­ción de los pre­jui­cios, de la dis­cri­mi­na­ción. En de­fi­ni­ti­va es un ele­men­to vital para cons­truir un país más jus­to y so­li­da­rio”.

Pe­ro lo­grar es­te in­vo­lu­cra­mien­to so­cial “pa­sa por que las or­ga­ni­za­cio­nes co­mo las nues­tras fa­ci­li­ten el vo­lun­ta­ria­do. Que re­co­noz­ca­mos que ac­tual­men­te hay mu­chas otras for­mas de con­tri­buir que no im­pli­quen tan­to tiem­po”, ex­pli­ca el director eje­cu­ti­vo de una de las fun­da­cio­nes más gran­des del país, con 33.000 vo­lun­ta­rios.

Y es que en la en­cues­ta de Adi­mark-Tras­cen­der, la prin­ci­pal ra­zón en­tre­ga­da por los con­sul­ta­dos para no rea­li­zar vo­lun­ta­ria­do fue la fal­ta de tiem­po (47%).

Ro­me­ro con­si­de­ra muy “li­mi­ta­da y rí­gi­da” la ofer­ta de la ma­yo­ría de las fun­da­cio­nes que con­cen­tran el vo­lun­ta­ria­do en Chi­le. En su opi­nión, de­be ser mo­der­ni­za­da y fle­xi­bi­li­za­da su­man­do, por ejem­plo, a to­dos aque­llos que ha­cen la­bo­res de em­ba­ja­do­res en re­des so­cia­les y los que se organizan en pe­que­ños gru­pos por cau­sas pun­tua­les.

Asi­mis­mo, hay que su­mar al mun­do pri­va­do pro­mo­vien­do que en las em­pre­sas se en­tre­gue tiem­po la­bo­ral para es­tas ta­reas. “Eso es­ta­mos ha­cien­do en el Ho­gar de Cris­to y los vo­lun­ta­rios han cre­ci­do en es­tos dos úl­ti­mos años”, se­ña­la.

Ade­más, es ne­ce­sa­rio vi­si­bi­li­zar aún más es­te tra­ba­jo. “Mu­chas ve­ces no se par­ti­ci­pa de for­ma per­ma­nen­te en es­te ti­po de ins­tan­cias so­li­da­rias, ya que la gen­te no sa­be có­mo ha­cer­lo o dón­de, ni los re­qui­si­tos que se ne­ce­si­tan. Por eso, In­juv creó la Red Na­cio­nal de Vo­lun­ta­ria­do, una plataforma de en­cuen­tro, dis­cu­sión, re­fle­xión, di­fu­sión y apo­yo re­cí­pro­co en torno al vo­lun­ta­ria­do juvenil”, pre­ci­só Ni­co­lás Far­fán.

Otro ele­men­to que des­in­cen­ti­va el vo­lun­ta­ria­do, co­mo des­ta­ca la Red Na­cio­nal de Vo­lun­ta­ria­do, es la fal­ta de una po­lí­ti­ca pú­bli­ca que lo fo­men­te, di­fun­da y for­ta­lez­ca.

Para in­ten­tar sub­sa­nar es­to úl­ti­mo, el Con­se­jo Na­cio­nal de Par­ti-

ci­pa­ción Ciu­da­da­na y For­ta­le­ci­mien­to de la So­cie­dad Ci­vil en­tre­gó en enero a la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let las propuestas para re­for­mar la Ley 20.500 de Aso­cia­ti­vi­dad y Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na en la Ges­tión Pú­bli­ca. Se pro­pu­so, en­tre va­rias otras ini­cia­ti­vas, crear el Ob­ser­va­to­rio de Vo­lun­ta­ria­do y ela­bo­rar po­lí­ti­cas pú­bli­cas es­pe­cí­fi­cas so­bre vo­lun­ta­ria­do, for­ta­le­ci­mien­to de la so­cie­dad ci­vil y par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na.

Asi­mis­mo, un gru­po de dipu­tados, en­ca­be­za­do por Karol Ca­rio­la, pre­sen­tó en 2016 un pro­yec­to de ley que bus­ca re­gu­lar las ac­ti­vi­da­des de vo­lun­ta­ria­do y es­ta­ble­cer de­re­chos y de­be­res para es­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.