VE­CI­NOS DEL CEN­TRO EN PIE DE GUE­RRA POR IN­VA­SIÓN DE BA­RA­TAS Em­pre­sas de fu­mi­ga­ción re­por­tan más so­li­ci­tu­des des­de edi­fi­cios nue­vos. Mal tra­ta­mien­to de la ba­su­ra se­ría la cau­sa.

En los úl­ti­mos me­ses han au­men­ta­do las so­li­ci­tu­des de fu­mi­ga­ción por la pre­sen­cia de es­tos in­sec­tos.

La Hora - - News - Na­ta­lia Heus­ser H.

Al igual que Bru­ce Wi­llis, las cu­ca­ra­chas son du­ras de ma­tar. De eso pue­de dar fe Ca­mi­la Zú­ñi­ga (29), quien com­par­te a dia­rio con es­tas des­agra­da­bles in­va­so­ras, las que in­gre­san a su de­par­ta­men­to por de­ba­jo de la puer­ta de en­tra­da.

Es­ta jo­ven vi­ve en el pi­so 11 de un edi­fi­cio nue­vo ubi­ca­do en ca­lle Amu­ná­te­gui, en pleno cen­tro de San­tia­go. A só­lo sie­te años de que se le­van­ta­ra es­ta cons­truc­ción, fi­gu­ra com­ple­ta­men­te in­va­di­da por es­tos in­sec­tos des­de no­viem­bre del 2016.

“Si los ve­ci­nos no coope­ran es po­co lo que se pue­de ha­cer. Hay al­gu­nos que ha­cen pi­pí o ti­ran la ba­su­ra abier­ta por los shaft de ba­su­ra, lo que atrae a los bi­chos. A es­to se su­ma que mu­chas fa­mi­lias es­tán ha­ci­na­das en de­par­ta­men­tos pe­que­ños y no tie­nen bue­nas con­di­cio­nes de hi­gie­ne. El año pa­sa­do se hi­zo una asam­blea ge­ne­ral y los de­par­ta­men­tos que te­nían pla­ga se com­pro­me­tie­ron a fu­mi­gar. Ya es­ta­mos a mar­zo y mu­chos aún no lo han he­cho, pues es­tos pro­ce­di­mien­tos son ca­ros y la­men­ta­ble­men­te no es­tá al al­can­ce de to­dos”, se­ña­la Zú­ñi­ga.

Pe­ro ella no es la úni­ca que tie­ne es­te pro­ble­ma. Ge­rar­do Díaz, de la em­pre­sa Ra­tas & Bi­chos Lt­da, ase­gu­ra que des­de ha­ce seis me­ses que se du­pli­ca­ron las lla­ma­das por pla­ga de ba­ra­tas en edi­fi­cios que se en­cuen­tran en el cua­dran­te ubi­ca­do en­tre el río Ma­po­cho, la Ala­me­da, 10 de Ju­lio y Vi­cu­ña Mac­ken­na.

“Por lo ge­ne­ral es­te fe­nó­meno se es­tá dan­do se­gui­do en pi­sos de al­tu­ra y en edi­fi­cios re­la­ti­va­men­te nue­vos. Las ba­ra­tas apa­re­cen por la sa­li­da del desagüe, la re­ji­lla de la co­ci­na, la que es­tá aba­jo de la ti­na e in­clu­so por los en­chu­fes. To­do es­to sur­ge por la fal­ta de aseo, por­que los residuos se lan­zan sin bol­sas por los duc­tos de ba­su­ra y por­que hay fil­tra­cio­nes de ca­ñe­rías”, afir­ma Díaz.

Jun­to a es­to ex­pli­ca que pa­ra con­tro­lar es­tos vec­to­res se de­be fu­mi­gar el edi­fi­cio com­ple­to. No sir­ve de na­da “ha­cer un ba­rri­do” en al­gu­nos de­par­ta­men­tos.

En lo mis­mo coin­ci­de Ca­rol Ba­llen, de To­do­pla­gas.cl. “No hay con­trol de pla­gas por par­te de las ad­mi­nis­tra­cio­nes de los edi­fi­cios. No ha­cen man­ten­cio­nes y sa­nea­mien­to. Por es­to mis­mo es­te año han au­men­ta­do en un 80% por cien­to las so­li­ci­tu­des de fu­mi­ga­ción en el cen­tro”, di­ce.

En Chi­le se han re­por­ta­do ofi­cial­men­te 23 ti­pos de ba­ra­tas, de las cua­les dos son las que mo­les­tan en los ho­ga­res. Se tra­ta de la cu­ca­ra­cha orien­tal y la ale­ma­na, es­pe­cies in­va­so­ras que al pa­re­cer hi­cie­ron su arri­bo a nues­tro te­rri­to­rio jun­to con los co­lo­nos es­pa­ño­les.

“La ca­pa­ci­dad de re­pro­duc­ción de es­ta es­pe­cie es muy al­ta. A lo lar­go de su vi­da una hem­bra pue­de po­ner 10 cáp­su­las (oo­te­ca) que con­tie­nen 20 hue­vos ca­da una. Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras y la hu­me­dad son idea­les pa­ra que las ba­ra­tas pro­li­fe­ren. Les gus­ta es­tar en las zo­nas don­de hay cal­de­ras, en los mo­to­res de re­fri­ge­ra­do­res o en el si­fón del la­va­pla­tos”, in­di­ca Constanza Schap­heer, in­ge­nie­ro agró­no­mo, ma­gís­ter en en­to­mo­lo­gía y es­pe­cia­lis­tas en cu­ca­ra­chas.

La es­pe­cia­lis­ta agre­ga que las ba­ra­tas apren­den a eva­dir los in­sec­ti­ci­das, por eso hay que to­mar más de una me­di­da. “Pa­ra con­tro­lar­las hay que man­te­ner el or­den y la lim­pie­za, re­du­cir al mí­ni­mo los si­tios de res­guar­do (ren­di­jas, es­pa­cios en­tre bal­do­sas, ho­yos en la pa­red, etc) y cui­dar que no exis­tan fil­tra­cio­nes de agua pa­ra re­du­cir la hu­me­dad. Tam­bién se de­be apli­car in­sec­ti­ci­das de pre­fe­ren­cia en ce­bo (ali­men­to), po­ner tram­pas pe­ga­jo­sas y eli­mi­nar con cui­da­do los in­di­vi­duos que en­cuen­tren, mi­ni­mi­zan­do el con­tac­to di­rec­to. De igual ma­ne­ra es re­co­men­da­ble tra­pear dia­ria­men­te con al­gún de­sin­fec­tan­te, co­mo clo­ro, en el lu­gar don­de se de­tec­tó la ba­ra­ta. Pe­ro ojo, pa­ra que lo an­te­rior dé re­sul­ta­dos, lo ideal es que to­do el edi­fi­cio se pon­ga las pi­las”, di­ce.

Schap­heer tam­bién ad­vier­te que, se­gún es­tu­dios in­ter­na­cio­na­les, la pre­sen­cia de es­tos in­sec­tos se aso­cia al as­ma in­fan­til y a otras pa­to­lo­gías. Es­to es ra­ti­fi­ca­do por el Se­re­mi de Sa­lud de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na, Car­los Aran­da, quien de­ta­lla que las ba­ra­tas pue­den trans­mi­tir nu­me­ro­sas en­fer­me­da­des co­mo sal­mo­ne­lo­sis, gas­tro­en­te­ri­tis, di­sen­te­ría, trans­por­tan vi­rus, bac­te­rias y pro­to­zoos, ade­más de ser trans­mi­so­ras de aler­gias.

“Pue­den lle­var en su cuer­po bac­te­rias, vi­rus, hon­gos y has­ta ser hos­pe­de­ros in­ter­me­dia­rios de pa­rá­si­tos”, fi­na­li­za Aran­da.

“Se es­tá dan­do se­gui­do en pi­sos de al­tu­ra y en edi­fi­cios re­la­ti­va­men­te nue­vos”. Ge­rar­do Díaz, em­pre­sa Ra­tas & Bi­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.