Los Ena­ni­tos Ver­des en­ca­be­zan el re­vi­val ar­gen­tino en Chi­le

El lí­der de la ban­da ar­gen­ti­na ha­bla del re­torno a Chi­le: “la mú­si­ca es una mi­sión di­vi­na”.

La Hora - - News - Ig­na­cio To­bar

En un tren a Cór­do­ba, rum­bo a uno de los festivales Cha­teau Rock que se rea­li­za­ron en los años 80, Mar­ciano Can­te­ro com­par­tió el via­je con Lu­ca Pro­dan. Po­dría de­cir­se que eran dos fac­cio­nes de un mo­vi­mien­to mu­si­cal tras­an­dino que te­nía mi­les de ca­ras: Su­mo, Vi­rus, So­da Ste­reo, G.I.T., Se­ru Gi­rán, Luis Al­ber­to Spi­net­ta, Pap­po y así.

“Ten­go gra­ba­dos mo­men­tos inol­vi­da­bles, él me ha­bló de co­sas que es­ca­pa­ban a mi en­ten­di­mien­to”, cuen­ta, en­tre me­lan­có­li­co y ten­ta­do de la ri­sa, Mar­ciano Can­te­ro, más de 30 años des­pués. El vo­ca­lis­ta y lí­der de Los Ena­ni­tos Ver­des ha­bla des­de el de­sier­to de So­no­ra en Mé­xi­co, su re­si­den­cia ha­ce ya va­rios años, y des­de don­de pre­pa­ra su re­torno a Chi­le. El 21 de abril to­can en el Sun Mon­ti­ce­llo y al día si­guien­te en el Tea­tro Cau­po­li­cán.

Aun­que Can­te­ro vi­vió to­da la eu­fo­ria del rock ar­gen­tino, re­cuer­da el im­pac­to que le ge­ne­ró ver a Los Jai­vas. “Spi­net­ta fue muy fuer­te, pe­ro Los Jai­vas me mar­ca­ron a los 14 años cuan­do los vi en Men­do­za. Me acuer­do que arran­ca­ban el con­cier­to con unas más­ca­ras y yo pen­sa­ba que que­ría ha­cer lo mis­mo. Me im­pac­tó esa fu­sión de rock pro­gre­si­vo con fol­clor. Y, bueno, The Beatles, que fue la ra­zón por la que em­pe­cé en la mú­si­ca”.

Mar­ciano, alias de Ho­ra­cio Eduar­do Can­te­ro Her­nán­dez, par­tió en 1979 con Da­niel Pic­co­lo en ba­te­ría y Fe­li­pe Stai­ti en gui­ta­rra, la aven­tu­ra de los “Enanos”. En Chi­le pe­ga­ron con el dis­co Con­tra­rre­loj (1986), que in­cluía La mu­ra­lla verde y Tus vie­jas car­tas. Lue­go lle­ga­ron otros te­mas: Por el res­to, Te vi en un tren y Su­mar tiem­po no es su­mar amor. Can­cio­nes que 30 años des­pués pa­re­cen al­go in­ge­nuas en sus me­lo­días, es­truc­tu­ras y le­tras, pe­ro que, sa­be Can­te­ro, fue­ron par­te de un mo­men­to y son clá­si­cos pa­ra mu­cha gen­te. “Cuan­do em­pe­za­mos a via­jar con Ena­ni­tos, eran tiem­pos sin Fa­ce­book, sin re­des, sin Twit­ter. Lo que que­da­ba era es­cri­bir car­tas y a las car­tas no se las lle­va el vien­to. Era pe­que­ñas con­fe­sio­nes. Re­cuer­do la ale­gría que sen­tías ca­da vez que abrías una car­ta. Ha­bía tan­to sen­ti­mien­to que a mí me que­dó esa afi­ción. Y si te fi­jás, vos abrís una car­ta vie­ja y es co­mo abrir un mun­do, una his­to­ria”.

Por eso es­te mú­si­co na­ci­do en Men­do­za no se com­pli­ca con can­tar hits que creó sien­do un vein­tea­ñe­ro. “Có­mo no te va a gus­tar to­car vie­jas can­cio­nes, a mí me gus­ta ver có­mo las can­ta la gen­te, es ab­sur­do que no me gus­ta­ra re­vi­vir­las. Esas can­cio­nes su­pie­ron en­ve­je­cer y sus le­tras si­guen vi­gen­tes. Esa mis­ma can­ción, en dis­tin­tos mo­men­tos de mi vi­da sig­ni­fi­có co­sas dis­tin­tas. Ima­gi­ná vos a al­guien abrien­do hoy una vie­ja car­ta de amor”, di­ce con su acen­to tras­an­dino.

Uno de los re­cuer­dos más sig­ni­fi­ca­ti­vos que ate­so­ra de Chi­le es el Fes­ti­val de Vi­ña de 1988, por­que ese año es­tu­vo más cer­ca que nun­ca de The Beatles. “Fue lin­do, éra­mos tan jó­ve­nes y ade­más co­no­ci­mos Geor­ge Mar­tin (em­ble­má­ti­co pro­duc­tor de la ban­da de Li­ver­pool apo­da­do “el quin­to Beatle) que es­ta­ba en el ju­ra­do”, re­cuer­da el hom­bre que con­ti­núa la ban­da jun­to a Stai­ti.

En nues­tro país ha­rán un re­pa­so por sus 17 dis­cos de es­tu­dio, aun­que se cen­tra­rán en los que mar­ca­ron su his­to­ria con Chi­le. “Ser mú­si­co es una mi­sión di­vi­na y no­so­tros se­gui­mos en es­to y vi­vi­mos de la mú­si­ca, es el sue­ño que siem­pre tu­vi­mos. Y to­da­vía, cuan­do en­tra­mos al es­tu­dio, gra­ba­mos a la vie­ja usan­za, los cam­bios de la in­dus­tria han traí­do co­sas bue­nas pe­ro a ve­ces fal­ta sen­ti­mien­to, me­nos ta­tu­tá (reg­gae­tón) y más ar­tis­tas co­mo Mon La­fer­te, que me en­can­tó y me emo­cio­nó con lo que can­ta. Aun­que no quie­ro em­pe­zar a ha­blar co­mo un viejo cho­to, an­tes los ar­tis­tas eran más de co­ra­zón y gra­ba­ban en vi­vo, de ma­ne­ra or­gá­ni­ca”, re­ma­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.