Corazón de es­pi­na­ca

La Hora - - En2minutos - Ga­briel León

Pa­ra mu­chos, las es­pi­na­cas es­tán aso­cia­das a Po­pe­ye. Mu­cha gen­te pen­sa­ba que la fuer­za ex­tra­or­di­na­ria que le da­ban era por su con­te­ni­do de hie­rro, ya que se su­po­ne que eran muy ri­cas en él. Ha­ce al­gu­nos años, sin em­bar­go, co­men­zó a cir­cu­lar la his­to­ria de que el pro­di­gio­so con­te­ni­do de hie­rro de las es­pi­na­cas sería na­da más que un error: un in­ves­ti­ga­dor ale­mán se ha­bría equi­vo­ca­do al ano­tar el con­te­ni­do de hie­rro de las es­pi­na­cas, es­ti­mán­do­lo en 10 ve­ces más al­to que el con­te­ni­do real. La me­jor par­te de esa his­to­ria es que es fal­sa. Es un mi­to ur­bano den­tro de otro mi­to ur­bano. El su­pues­to in­ves­ti­ga­dor ale­mán y sus no­tas so­bre el con­te­ni­do de hie­rro no exis­ten. Lo que sí sa­be­mos a cien­cia cierta es que el mis­mo Po­pe­ye di­ce en una de las ti­ras có­mi­cas la ra­zón de por qué la es­pi­na­ca lo ha­ce fuer­te: es por la vi­ta­mi­na A.

Ha­ce un par de días, in­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co de Wor­ces­ter (EE.UU.) lo­gra­ron al­go in­creí­ble: usa­ron ho­jas de es­pi­na­cas pa­ra ge­ne­rar un corazón ru­di­men­ta­rio que es ca­paz de con­traer­se. Los in­ves­ti­ga­do­res usa­ron el sis­te­ma de ve­nas de las ho­jas de es­pi­na­ca pa­ra ver si se po­dían com­por­tar co­mo las ve­nas y ca­pi­la­res de nues­tro sis­te­ma cir­cu­la­to­rio. Pa­ra esto, tra­ta­ron las ho­jas de es­pi­na­ca con un po­ten­te de­ter­gen­te por va­rios días y eli­mi­na­ron to­das las cé­lu­las ve­ge­ta­les. Lo que que­dó era una es­pe­cie de an­da­mio com­pues­to por ce­lu­lo­sa. Lue­go, usan­do es­ta es­truc­tu­ra co­mo so­por­te, cre­cie­ron en el in­te­rior de la ho­ja cé­lu­las de múscu­lo car­dia­co humano y cé­lu­las epi­te­lia­les. Las pri­me­ras cum­plen la fun­ción con­trác­til, las se­gun­das re­cu­bren la par­te interna de las ve­nas. Así, la red de ve­nas de la ho­ja de es­pi­na­ca se con­vir­tió en fi­nos ca­pi­la­res, ca­pa­ces de trans­por­tar un flui­do y par­tí­cu­las de un ta­ma­ño si­mi­lar a los gló­bu­los ro­jos. Un corazón de es­pi­na­ca. A fu­tu­ro po­drían usar­se pa­ra ha­cer in­jer­tos o tra­tar in­far­tos.

Di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción de la Cien­cia UNAB @Ga­boTui­te­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.