Sin dis­fraz

La Hora - - En2minutos - Pa­tri­cio Cor­va­lán Di­rec­tor de Ga­llos.cl

Es im­po­si­ble ha­blar de amor por al­go si no se le co­no­ce un do­min­go. A Ja­ne, la fra­se le si­gue so­nan­do tan fres­ca co­mo su re­cuer­do: el pa­seo de la mano con su pa­dre, un ven­de­dor via­je­ro que per­mu­ta­ba la sies­ta do­mi­ni­cal para re­co­rrer el si­tio en que le to­ca­ba tra­ba­jar esa se­ma­na.

Ese mo­men­to la en­can­di­la­ba. De al­gún mo­do, su san­gre ha­bía re­co­gi­do la he­ren­cia y cuan­do su pa­dre la lla­ma­ba para la ca­mi­na­ta to­ma­ba una li­bre­ti­ta para no per­der­se los de­ta­lles.

Ha­bía al­go en esas ca­lles dor­mi­das, al­go inocen­te y sin­ce­ro en esa gen­te sin pri­sa, que les atraía. Las cor­ti­nas a me­dia as­ta en los edi­fi­cios, la ba­su­ra del sá­ba­do por la no­che em­pu­ján­do­se con­tra el vien­to en las cu­ne­tas, el ma­qui­lla­je co­rri­do de los le­tre­ros de los ba­res.

A Ja­ne le gus­ta­ba mi­rar a su pa­dre em­be­le­sa­do con el flo­jo vue­lo de una paloma o adi­vi­nan­do el mo­ti­vo de unas ri­sas fu­ga­das des­de el pa­tio de una ca­sa. Só­lo en un do­min­go pue­des co­no­cer a al­guien, le de­cía su pa­dre, por­que na­die tie­ne mo­ti­vos para ocul­tar­se. Es el único día en que no es­ta­mos obli­ga­dos a ser im­pos­to­res. Ni la muer­te de su pa­dre le cam­bió la ru­ti­na. Tal vez para hon­rar­lo, Ja­ne lle­va mu­chos años es­cri­bien­do de via­jes para una ca­de­na de me­dios en No­rue­ga, lo que le sig­ni­fi­ca re­co­rrer dis­tin­tas ciu­da­des in­ten­tan­do siem­pre dejar el do­min­go para po­der co­no­cer­la.

A San­tia­go lle­ga­rá hoy por pri­me­ra vez, para ca­sar­se es­te sá­ba­do con su no­vio chi­leno. La fa­mi­lia de él le tie­ne ar­ma­dos unos cuan­tos cir­cui­tos im­per­di­bles, pe­ro ella sa­be qué es lo que ne­ce­si­ta. Le di­rá a su fu­tu­ro ma­ri­do que no quie­re ni no­che de bo­das ni par­tir co­rrien­do a la lu­na de miel. Só­lo que se to­men de la mano y que jun­tos se va­yan por unas cuan­tas ho­ras a en­con­trar­se con la que se­rá des­de aho­ra su ciu­dad de­fi­ni­ti­va, es­te do­min­go, con la ca­ra la­va­da y sin dis­fra­ces, que es cuan­do uno co­no­ce y se enamo­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.