Con­de­na ejemplar por cri­men de ni­ña en Co­lom­bia

Ca­si 52 años de cár­cel de­be­rá cum­plir Ra­fael Uri­be por rap­tar, vio­lar y ma­tar a Yu­lia­na Sam­bo­ní, de 7 años.

La Hora - - Mundo - Clau­dia Mal­do­na­do C.

l cri­men de la pe­que­ña Yu­lia­na Sam­bo­ní, se­cues­traE­da,

vio­la­da y ase­si­na­da a fi­nes del año pa­sa­do, con­mo­cio­nó a los co­lom­bia­nos, que ayer re­ci­bie­ron con agra­do la con­de­na dic­ta­da con­tra el res­pon­sa­ble.

La sen­ten­cia, es­ta­ble­ci­da por la jue­za 35 de Co­no­ci­mien­to de Bo­go­tá, es la más al­ta dic­ta­da en ese país por un fe­mi­ni­ci­dio. El ar­qui­tec­to Ra­fael Uri­be No­gue­ra, de 38 años, fue con­de­na­do a “622 me­ses de pri­sión”, equi­va­len­tes a 51 años y 10 me­ses, y a pa­gar una “mul­ta de 100 sa­la­rios mí­ni­mos vi­gen­tes men­sua­les”, unos 25.000 dó­la­res, “co­mo au­tor res­pon­sa­ble de las con­duc­tas pu­ni­bles de fe­mi­ni­ci­dio agra­va­do, ac­ce­so car­nal vio­len­to agra­va­do y se­cues­tro sim­ple agra­va­do”.

El juz­ga­do de­ci­dió ade­más ne­gar al hom­bre, que fue pues­to en pri­sión pre­ven­ti­va dos días des­pués del ase­si­na­to, la po­si­bi­li­dad de op­tar a pri­sión do­mi­ci­lia­ria o be­ne­fi­ciar­se de sus­pen­sio­nes con­di­cio­na­les de la pe­na de cár­cel.

An­tes de dar a co­no­cer la pe­na, la jue­za hi­zo un des­car­na­do re­la­to de los ve­já­me­nes a los que Uri­be so­me­tió a la ni­ña, de 7 años, hi­ja de una fa­mi­lia in­dí­ge­na del su­re­ño de­par­ta­men­to del Cau­ca que ha­bía lle­ga­do años an­tes a Bo­go­tá en bus­ca de una me­jor vi­da.

“La con­de­na a Ra­fael Uri­be No­gue­ra de­be re­fle­jar el re­pu­dio ge­ne­ral que sus ac­tos oca­sio­na­ron”, di­jo la jue­za. La sociedad “no

pue­de per­mi­tir­se el acae­ci­mien­to de fu­tu­ros he­chos de vio­len­cia si quie­ra cercanos a aque­llos de los que fue víc­ti­ma Y.A.S.M. y tam­po­co pue­de per­mi­tir que en su seno se pro­duz­can cir­cuns­tan­cias tan fuer­te­men­te le­si­vas de la li­ber­tad y la dig­ni­dad de las mu­je­res, ni­ñas y ado­les­cen­tes”, agre­gó.

El ar­qui­tec­to, que per­te­ne­ce a una aco­mo­da­da fa­mi­lia bo­go­ta­na, acep­tó el 11 de enero, en la au­dien­cia de acu­sa­ción, los de­li­tos que le fue­ron impu­tados por la Fis­ca­lía.

EL CA­SO

El ase­si­na­to de Yu­lia­na es­tre­me­ció a Co­lom­bia por la cruel­dad con la que ac­tuó el ase­sino, quien la rap­tó el do­min­go 4 de di­ciem­bre de 2016 en Bos­que Cal­de­rón, un ba­rrio po­bre co­lin­dan­te con Cha­pi­ne­ro Al­to, un ba­rrio de clase aco­mo­da­da de Bo­go­tá.

Des­pués la con­du­jo a un de­par­ta­men­to don­de la vio­ló y es­tran­gu­ló, se­gún el dic­ta­men.

A eso se su­mó que el vi­gi­lan­te del edi­fi­cio en el que se co­me­tió el cri­men, Fer­nan­do Mer­chán, apa­re­ció muer­to días des­pués y se lle­gó a es­pe­cu­lar so­bre los ver­da­de­ras cau­sas de su fa­lle­ci­mien­to que fi­nal­men­te, se­gún los fo­ren­ses, fue un sui­ci­dio.

De­ce­nas de per­so­nas exi­gie­ron jus­ti­cia afue­ra del com­ple­jo ju­di­cial de Pa­lo­que­mao, don­de se le­yó el fa­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.