Adiós a los piojos: la lis­ta de los pro­duc­tos que sí se pue­den usar

Hay 28 ar­tícu­los en el mer­ca­do que cuen­tan con au­to­ri­za­ción sa­ni­ta­ria del ISP. Aque­llos que no apa­re­cen no de­ben uti­li­zar­se.

La Hora - - País - Na­ta­lia Heus­ser H.

Hay dos po­si­bi­li­da­des pa­ra la per­so­na que lea es­te ar­tícu­lo so­bre los piojos: que se sien­ta iden­ti­fi­ca­da con la si­tua­ción, o que se ras­que la ca­be­za.

His­tó­ri­ca­men­te la pe­dicu­losis ha si­do un “te­ma país” en Chi­le. Afec­ta prin­ci­pal­men­te a la po­bla­ción in­fan­til, no se re­la­cio­na con la fal­ta de hi­gie­ne o el lar­go del ca­be­llo, y le pue­de pa­sar a cual­quie­ra, pues el mo­les­to pa­rá­si­to no dis­tin­gue se­xo, edad ni cla­se so­cial.

Por lo ge­ne­ral son los ni­ños quie­nes se con­ta­gian con ma­yor fa­ci­li­dad, ya que tie­nen más con­tac­to fí­si­co con sus ami­gos, es­pe­cial­men­te en pe­río­do es­co­lar.

Si bien hay es­ta­ble­ci­mien­tos que tie­nen pro­to­co­los pa­ra de­tec­tar es­te pro­ble­ma, es re­co­men­da­ble ha­cer­lo de ma­ne­ra dis­cre­ta pa­ra evi­tar la es­tig­ma­ti­za­ción.

El Co­le­gio Mar­qués de Ovan­do de Pe­dro Agui­rre Cer­da, por ejem­plo, cuen­ta con un De­par­ta­men­to de Re­la­cio­nes Sa­lu­da­bles y Fe­li­ci­dad, que atien­de las preo­cu­pa­cio­nes de los ni­ños, en­tre ellos el bull­ying del que pue­de ser ob­je­to un pe­que­ño que tie­ne piojos.

“No le re­vi­sa­mos el pe­lo a los me­no­res porque es cruel y porque sus pa­res po­drían mo­les­tar­los. Aquí se ha­cen pre­ven­cio­nes pe­rió­di­cas, se ha­bla con los pa­dres y en ca­so de de­tec­tar pe­dicu­losis, se le in­for­ma al apo­de­ra­do de ma­ne­ra pru­den­te”, di­ce Ju­lio Zú­ñi­ga, di­rec­tor del es­ta­ble­ci­mien­to.

Pa­ra Xi­me­na Bu­gue­ño, je­fa de la Di­vi­sión de Pro­mo­ción y Res­guar­do de De­re­chos de la Su­per­in­ten­den­cia de Edu­ca­ción, es­ta se­ría la forma co­rrec­ta de abor­dar el asun­to. “La cons­ta­ta­ción de un ca­so de pe­dicu­losis o de otro ti­po de pro­ble­ma de ca­rác­ter con­ta­gio­so, que afec­te la sa­lud de él o los es­tu­dian­tes, de­be ser abor­da­do con pron­ti­tud, pe­ro tam­bién de ma­ne­ra res­pe­tuo­sa tan­to con los ni­ños co­mo con sus fa­mi­lias”, acla­ra.

En es­ta lí­nea Bu­gue­ño se­ña­la que en nin­gún ca­so a los me­no­res se les de­be ex­po­ner a si­tua­cio­nes en que se pue­dan sen­tir dis­cri­mi­na­dos, en­jui­cia­dos o que sean mo­ti­vo de bur­la por par­te de otros. “Es­to im­pli­ca un res­guar­do a la pri­va­ci­dad, tan­to en la re­vi­sión co­mo en la in­for­ma­ción a la fa­mi­lia”, in­di­ca.

Mu­chos pa­dres se de­ses­pe­ran al re­ci­bir es­ta no­ti­cia y po­drían re­cu­rrir a mé­to­dos de eli­mi­na­ción del in­sec­to que pue­den ser per­ju­di­cia­les o po­co efec­ti­vos.

Por es­ta ra­zón, el Ins­ti­tu­to de Sa­lud Pú­bli­ca (ISP) ha­ce un lla­ma­do a ad­qui­rir pro­duc­tos au­to­ri­za­dos pa­ra com­ba­tir la pe­dicu­losis

(ver re­cua­dro). En to­tal son 28, los que se pue­den en­con­trar en for­ma­tos de cham­pú, lo­cio­nes o es­pu­mas, con pre­cios que co­mien­zan en los $4.790 (Lau­nol).

Hay que pre­ci­sar que los ar­tícu­los de ori­gen na­tu­ral, co­mo la Quas­sia, se pue­den uti­li­zar tan­to pa­ra pre­ve­nir co­mo pa­ra tra­tar. Y los de ori­gen sin­té­ti­co, en tan­to, co­mo los a ba­se de Per­me­tri­na o De­ca­me­tri­na, ex­clu­si­va­men­te pa­ra com­ba­tir los piojos.

“Uti­li­zar pro­duc­tos sin re­gis­tro sa­ni­ta­rio del ISP pa­ra com­ba­tir una en­fer­me­dad, co­mo la pe­dicu­losis, po­dría pro­vo­car que los in­sec­tos, en to­dos sus es­ta­dos de desa­rro­llo, no sean eli­mi­na­dos, que más per­so­nas se con­ta­gien, y even­tual­men­te no res­pon­der a fu­tu­ros tra­ta­mien­tos, di­fi­cul­tan­do su erra­di­ca­ción”, afir­ma Ch­ris­tian Gon­zá­lez, bió­lo­go del La­bo­ra­to­rio de En­to­mo­lo­gía Mé­di­ca del ISP.

Pe­ro hay que te­ner cui­da­do. Los pro­duc­tos des­ti­na­dos ex­clu­si­va­men­te pa­ra el tra­ta­mien­to de la pe­dicu­losis de­ben usar­se por un pe­rio­do aco­ta­do o po­drían con­ver­tir­se en un ar­ma de do­ble fi­lo. Se de­ben se­guir las in­di­ca­cio­nes del fa­bri­can­te, ya que por su com­po­si­ción pue­den re­sul­tar tó­xi­cos si se usan de forma pro­lon­ga­da.

IN­SEC­TI­CI­DAS

Nun­ca se de­be per­der la cal­ma an­te la pe­dicu­losis y hay que man­te­ner las ti­je­ras le­jos del al­can­ce de los pa­dres. Mu­chos pien­san que apli­can­do es­ta he­rra­mien­ta en las ca­be­zas de sus hi­jos lo­gra­rán que los piojos se va­yan, y no es así.

Tam­po­co se re­co­mien­da usar for­mu­la­cio­nes ca­se­ras o “re­ce­tas de la abue­la” pa­ra la erra­di­ca­ción, co­mo vi­na­gre, pa­ra­fi­na, pla­gui­ci­das o in­sec­ti­ci­das. Es­tos com­pues­tos no es­tán des­ti­na­dos pa­ra el uso hu­mano, ya que se ha com­pro­ba­do que no son efec­ti­vos y son al­ta­men­te irri­tan­tes o tó­xi­cos

(ver re­cua­dro).

Quien ha vis­to es­to de cer­ca es Pa­tri­cia Pi­zarrro, due­ña de la em­pre­sa www.li­ce­free.cl, don­de a tra­vés de un par­ti­cu­lar mé­to­do de as­pi­ra­ción, eli­mi­na los piojos a do­mi­ci­lio.

“Cuan­do las per­so­nas lle­gan a mí es porque han pa­sa­do por to­dos los pro­duc­tos quí­mi­cos pa­ra com­ba­tir la pe­dicu­losis, que son los que ven­den en far­ma­cias, pe­ro que no les han da­do re­sul­ta­dos. In­clu­so hay gen­te que ha usa­do Ta­nax y Raid en la ca­be­za de los ni­ños. Es tan­ta la an­gus­tia que han lle­ga­do a eso. Cuan­do me cuen­tan yo les pi­do por fa­vor que no lo vuel­van a ha­cer, porque la piel pue­de reac­cio­nar mal an­te eso y los ni­ños se pue­den in­to­xi­car. Ade­más, úl­ti­ma­men­te ha an­da­do cir­cu­lan­do un pro­duc­to lla­ma­do NIM, a ba­se de un ár­bol, que no tie­ne au­to­ri­za­ción sa­ni­ta­ria”, co­men­ta Pi­za­rro.

Tam­bién ase­gu­ra que ha sa­bi­do de ca­sos don­de han apli­ca­do pa­ra­fi­na. “El otro día me con­ta­ron que a una pe­que­ña le que­ma­ron el pe­lo con pa­ra­fi­na y que in­clu­so ha­bía per­di­do va­rios me­cho­nes”, se la­men­ta.

“In­clu­so hay gen­te que ha usa­do Ta­nax y Raid en la ca­be­za de los ni­ños. Es tan­ta la an­gus­tia que han lle­ga­do a eso”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.