Der­ma­tó­lo­ga ana­li­za los pro­duc­tos ca­se­ros

La Hora - - País -

Constanza Ull­rich, de la So­cie­dad Chi­le­na de Der­ma­to­lo­gía, ex­pli­ca que el uso de la pa­ra­fi­na o los in­sec­ti­ci­das pa­ra ma­tar los piojos pue­de pro­vo­car “der­ma­ti­tis por con­tac­to, to­xi­ci­dad, que­ma­du­ras y efec­tos más gra­ves co­mo la in­to­xi­ca­ción, que pue­de afec­tar las vías res­pi­ra­to­rias e in­to­xi­ca­ción con sín­to­mas neu­ro­ló­gi­cos”.

La de­ses­pe­ra­ción ha­ce que un padre lle­gue a pen­sar en es­tos me­ca­nis­mos pe­li­gro­sos de eli­mi­na­ción. “Es­to tie­ne que ver porque los piojos cau­san es­tig­ma­ti­za­ción y porque se vin­cu­la a la fal­ta de hi­gie­ne. Pien­so que fal­ta ho­mo­ge­nei­dad en los tra­ta­mien­tos pa­ra que los adul­tos se­pan la forma co­rrec­ta de erra­di­ca­ción. La fal­ta de efec­ti­vi­dad de va­rios pro­duc­tos y los pro­ble­mas que mu­chas ve­ces ponen los co­le­gios, lle­van a los pa­dres por el mal ca­mino. Por eso es ne­ce­sa­rio que an­tes de cual­quier co­sa se con­sul­te a un der­ma­tó­lo­go o a un pe­dia­tra”, di­ce Ull­rich.

Acla­ra ade­más que hay al­gu­nos ni­ños que nun­ca ten­drán piojos y eso só­lo tie­ne que ver con que hay un pu­ña­do de ellos que no tie­ne pre­dis­po­si­ción a in­fec­tar­se. “Es pa­re­ci­do al resfrío. Hay ni­ños muy en­fer­mi­zos y otros no”, in­di­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.