“Es can­sa­dor, pe­ro de­ja una sen­sa­ción in­des­crip­ti­ble”

La Hora - - E. Especiales -

“Cuan­do te gus­ta el car­tel de ban­das, ir a Lo­lla­pa­loo­za es al­go muy, muy di­ver­ti­do, so­bre to­do cuan­do vas con ami­gos”, cuen­ta Fe­li­pe, quien ha asis­ti­do tres ve­ces al fes­ti­val.

“La prin­ci­pal crí­ti­ca -di­ce- es el pre­cio, pe­ro sa­can­do cálcu­los te sa­le has­ta más ba­ra­to que com­prar un tic­ket pa­ra ca­da uno de los gru­pos que quie­res ver. Vis­to de esa forma, es una in­ver­sión más que in­te­li­gen­te”.

Co­mo re­su­men de la ex­pe­rien­cia, Fe­li­pe se­ña­la: “Si bien son dos días can­sa­do­res, la sen­sa­ción que te de­jan dos días de mú­si­ca es in­des­crip­ti­ble”. “Re­cuer­do el lu­nes si­guien­te des­pués de la pri­me­ra vez que fui a Lo­lla­pa­loo­za, cuan­do ce­rró Foo Figh­ters, y me sen­tía can­sa­do, pe­ro fe­liz y lleno de tre­men­dos re­cuer­dos”.

El jo­ven pro­fe­sio­nal cree que es un lu­jo pa­ra San­tia­go re­ci­bir es­te ti­po de es­pec­tácu­los, pe­ro sa­be que siem­pre hay co­sas que me­jo­rar. “Es res­tric­ti­vo a la ho­ra de in­gre­sar co­mi­da y be­bi­das, obli­gan­do a com­prar en el in­te­rior a un pre­cio muy ele­va­do. Pe­ro bueno, es un even­to pri­va­do y son las re­glas del jue­go. Tam­bién se po­dría me­jo­rar mu­cho el te­ma de la mo­vi­li­za­ción y la co­ne­xión a la red ce­lu­lar, pe­ro am­bos van más allá del al­can­ce del pro­pio fes­ti­val”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.