MÁS DE 2.600 PER­SO­NAS FI­GU­RAN DE­SA­PA­RE­CI­DAS EN ÚL­TI­MOS 6 AÑOS

Ba­lan­ce de la PDI des­de 2011 se­ña­la esa ci­fra co­mo No Ubi­ca­dos, mien­tras Ca­ra­bi­ne­ros, que re­ci­be ma­yor can­ti­dad de de­nun­cias, con­ta­bi­li­za 6.500 casos vi­gen­tes en mis­mo pe­rio­do.

La Hora - - Portada - C. Ju­lio y P. Ro­ble­do

Un to­tal de 2.671 per­so­nas fi­gu­ran co­mo de­sa­pa­re­ci­das en Chi­le en los úl­ti­mos seis años, se­gún un ba­lan­ce es­ta­dís­ti­co de la PDI, don­de se han re­ci­bi­do 45.865 de­nun­cias por pre­sun­tas des­gra­cias des­de 2011.

La ci­fra au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te en los re­gis­tros de Ca­ra­bi­ne­ros, quie­nes en el mis­mo pe­rio­do con­ta­bi­li­zan 151.855 de­nun­cias y man­tie­nen 6.585 casos co­mo vi­gen­tes (ver ta­blas).

La po­li­cía ci­vil tra­ba­ja prin­ci­pal­men­te con ór­de­nes de in­ves­ti­gar ema­na­das por la Fis­ca­lía, mien­tras que los uni­for­ma­dos reciben la ma­yor par­te de las de­nun­cias de la pro­pia ciu­da­da­nía, pe­ro en am­bas en­ti­da­des se pue­de avi­sar cuan­do al­guien no apa­re­ce.

“La gen­te de por sí cree que por el he­cho de ha­cer más de­nun­cias ha­brá más gen­te bus­can­do, pe­ro cuan­do el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co to­ma co­no­ci­mien­to de­ter­mi­na cuál de las po­li­cías in­ves­ti­ga, aun­que pue­de exis­tir, se­gún el ca­so, di­li­gen­cias pa­ra­le­las”, de­ta­lla Va­les­ka Suá­rez, de la Sec­ción de Bús­que­da de Per­so­nas de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal de Ca­ra­bi­ne­ros.

En el ca­so de la PDI, la ins­ti­tu­ción no re­mi­te de in­me­dia­to los an­te­ce­den­tes al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, lo que le da un mar­gen de do­ce ho­ras en que los pe­ri­tos de la po­li­cía ha­cen una bús­que­da en las re­des so­cia­les de la per­so­na per­di­da y con­ver­san con sus familiares pa­ra po­der te­ner una pri­me­ra pis­ta de dón­de po­dría es­tar.

“Le­van­ta­mos un per­fil psi­co­ló­gi­co de las per­so­nas cuan­do se ex­tra­vían”, de­ta­lla el sub­pre­fec­to Luis Mo­li­na, je­fe de la Bri­ga­da de Ubi­ca­ción de Per­so­nas de la PDI.

Am­bas po­li­cías con­cuer­dan en la efec­ti­vi­dad de la bús­que­da: el 95% de las de­nun­cias ter­mi­na con sus familiares de vuel­ta. El otro 5% se si­gue bus­can­do aun­que pa­sen años. “La per­so­na no se eli­mi­na de nuestros ar­chi­vos, en ca­so de que apa­rez­ca al­gún in­di­cio acer­ca de esa per­so­na”, ex­pli­ca Mo­li­na.

Des­de la Fis­ca­lía Na­cio­nal ex­pli­ca­ron que “no sa­bría­mos di­men­sio­nar cuán­tas de esas de­nun­cias real­men­te te­nían re­la­ción con per­so­nas efec­ti­va­men­te ex­tra­via­das. Mu­chas, al pa­so de las ho­ras de ha­cer las de­nun­cias, son en­con­tra­das o re­tor­nan a sus ho­ga­res o a sus círcu­los, mu­chas sim­ple­men­te se mar­chan de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria u otras tan­tas de­ri­van en el ha­llaz­go de cuer­pos, entre otros”.

No hay pla­zos le­ga­les des­de el mo­men­to que al­guien no re­gre­sa a ca­sa, por lo que se pue­de ir de in­me­dia­to a Ca­ra­bi­ne­ros o la PDI y es­tam­par la de­nun­cia.

“La gen­te cree que por el he­cho de ha­cer más de­nun­cias ha­brá más gen­te bus­can­do”. Va­les­ka Suá­rez, Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal de Ca­ra­bi­ne­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.