Los tres pa­sos que suben la em­plea­bi­li­dad

Tra­ba­jar las de­bi­li­da­des téc­ni­cas y blan­das que ca­da uno tie­ne es bá­si­co pa­ra me­jo­rar, ex­pli­can des­de la con­sul­to­ra RG Prin­ci­pal.

La Hora - - Empleos - Claudia Maldonado C.

La em­plea­bi­li­dad se en­tien­de co­mo “la ca­pa­ci­dad que tie­ne un in­di­vi­duo pa­ra ac­ce­der a un tra­ba­jo, per­ma­ne­cer en él y re­in­ser­tar­se en otro si que­da ce­san­te”, ex­pli­can des­de la con­sul­to­ra RG Prin­ci­pal. Se tra­ta de “un fac­tor que re­sul­ta cla­ve a la ho­ra de te­ner con­ti­nui­dad y pro­yec­ción en el mun­do la­bo­ral”.

Por es­ta ra­zón, los tra­ba­ja­do­res de­ben preo­cu­par­se de ele­var su em­plea­bi­li­dad y así es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra las po­si­bles vi­ci­si­tu­des fu­tu­ras.

Pa­ra ele­var su em­plea­bi­li­dad, una per­so­na de­be con­si­de­rar tres pi­la­res re­le­van­tes co­mo son de­fi­nir un plan de ca­rre­ra, co­no­cer sus

for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des, y ma­ne­jar el idio­ma in­glés (ver re­cua­dros). Así lo ex­pli­ca el di­rec­tor de las di­vi­sio­nes

Ener­gía e In­ge­nie­ría de la con­sul­to­ra RG Prin­ci­pal, Ga­briel Bus­so­li.

Res­pec­to a las de­bi­li­da­des, el eje­cu­ti­vo pre­ci­sa que “por lo ge­ne­ral se vin­cu­lan a te­mas téc­ni­cos o du­ros que im­pi­den se­guir cre­cien­do co­mo pro­fe­sio­nal o pue­den re­la­cio­nar­se con cier­tas ha­bi­li­da­des blan­das co­mo, por ejem­plo, la fal­ta de li­de­raz­go o di­fi­cul­tad pa­ra tra­ba­jar en equi­po”.

Pa­ra com­pen­sar es­tas fa­len­cias, el experto de la em­pre­sa de re­clu­ta­mien­to re­co­mien­da echar mano de un con­jun­to de al­ter­na­ti­vas que el mer­ca­do ofre­ce, co­mo cur­sos, di­plo­ma­dos, MBA o coaching.

IN­GLÉS

Bus­so­li se­ña­la que el ma­ne­jo del idio­ma in­glés es una de las fa­len­cias más gran­des que tie­ne el mer­ca­do chi­leno.

“Es­te país, gra­cias a su po­lí­ti­ca de li­bre mer­ca­do, es uno de los más ex­pues­tos den­tro de la re­gión la­ti­noa­me­ri­ca­na a las em­pre­sas in­ter­na­cio­na­les, ya sean es­ta­dou­ni­den­ses, eu­ro­peas o asiá­ti­cas, frente a lo cual se ha­ce im­pres­cin­di­ble ma­ne­jar co­rrec­ta­men­te la len­gua de los ne­go­cios, es de­cir, el in­glés”.

Si bien acla­ra que, entre los

eje­cu­ti­vos de pri­me­ra lí­nea, la ma­yo­ría ex­hi­be un buen ma­ne­jo de ese idio­ma, es a ni­vel de man­dos me­dios y po­si­cio­nes es­pe­cia­li­za­das don­de se ob­ser­va una ma­yor bre­cha en es­ta ma­te­ria. “De he­cho, y de acuer­do a ci­fras de mer­ca­do, me­nos del 5% de la po­bla­ción pro­fe­sio­nal en Chi­le tie­ne un ni­vel de in­glés de in­ter­me­dio ha­cia arri­ba”, aco­ta. Y en ba­se al Cen­so 2012 só­lo el 9,5% de la po­bla­ción po­dría man­te­ner una con­ver­sa­ción en ese idio­ma.

Agre­ga que, de acuer­do a da­tos de RG Prin­ci­pal, entre 65% y 85% de los can­di­da­tos que cum­plen con to­dos los de­más re­qui­si­tos pa­ra ocu­par un car­go eje­cu­ti­vo, sue­le que­dar fue­ra de un pro­ce­so, jus­ta­men­te, por no ma­ne­jar ade­cua­da­men­te ese idio­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.