Cui­dar a fa­mi­liar con de­men­cia cues­ta $1 mi­llón men­sual

In­ves­ti­ga­ción in­cor­po­ró los sa­cri­fi­cios que rea­li­zan los ho­ga­res y cuan­ti­fi­có el tiem­po in­ver­ti­do.

La Hora - - Por­ta­da - Em­ma An­tón

Es­tu­dio cuan­ti­fi­có los gas­tos, sa­cri­fi­cios y el tiem­po que se in­vier­te en los ho­ga­res que pres­tan asis­ten­cia a un pa­cien­te.

En Chi­le exis­ten cer­ca de 180 mil per­so­nas con al­gún gra­do de de­men­cia, mo­ti­vo por el que la doc­to­ra Andrea Sla­chevsky, sub­di­rec­to­ra del Cen­tro de Ge­ro­cien­cia, Sa­lud Men­tal y Me­ta­bo­lis­mo (Ge­ro), afir­ma que no es po­si­ble ana­li­zar el im­pac­to de una en­fer­me­dad sin to­mar en cuen­ta los as­pec­tos eco­nó­mi­cos.

Con eso en men­te, la neu­ró­lo­ga li­de­ró un es­tu­dio, jun­to a otros es­pe­cia­lis­tas y a eco­no­mis­tas, con el fin de de­ter­mi­nar el cos­to men­sual de un pa­cien­te con de­men­cia. La ci­fra a la que lle­ga­ron pue­de sig­ni­fi­car un gas­to de 975 mil pe­sos por pa­cien­te, la que au­men­ta en los ni­ve­les so­cio­eco­nó­mi­cos más ba­jos.

“El cos­to aso­cia­do al cui­da­do de las en­fer­me­da­des cog­ni­ti­vas es más ele­va­do en los gru­pos so­cio­eco­nó­mi­cos más ba­jos, lo que ge­ne­ra que el em­po­bre­ci­mien­to fa­mi­liar se ace­le­re. A su vez, es­tas di­fe­ren­cias eco­nó­mi­cas oca­sio­nan un círcu­lo vi­cio­so, ubi­can­do a las de­men­cias co­mo un fac­tor de de­te­rio­ro fi­nan­cie­ro a ni­vel na­cio­nal”, in­di­ca la aca­dé­mi­ca de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Chi­le.

La es­pe­cia­lis­ta de­ta­lló que en Chi­le no exis­ten es­tu­dios de es­te ti­po, y que los que exis­ten a ni­vel la­ti­noa­me­ri­cano tie­nen muy po­cos da­tos. Lo que hi­cie­ron para lle­gar al cos­to que im­pli­can es­tas pa­to­lo­gías para una fa­mi­lia, fue tra­du­cir el tiem­po de­di­ca­do al cui­da­do de un pa­cien­te, la ca­li­dad de vi­da de quien rea­li­za es­ta fun­ción, y en­tre­gar­le un va­lor mo­ne­ta­rio.

En­tre los re­sul­ta­dos del es­tu­dio se de­ter­mi­nó que el 74% de los cui­da­do­res de per­so­nas con de­men­cia co­rres­pon­de a mu­je­res. En ese sen­ti­do, la doc­to­ra Sla­chevsky ex­pli­ca que “es­ta­mos ha­blan­do que no so­la­men­te es­tán li­mi­ta­das por la crian­za, sino tam­bién por el cui­da­do de los ma­yo­res con de­men­cia se­nil. En el ca­so de los sec­to­res más vul­ne­ra­bles son las hi­jas y las nue­ras quie­nes de­jan de tra­ba­jar y per­ci­bir in­gre­sos para cui­dar al pa­cien­te”.

LOS GAS­TOS

La in­ves­ti­ga­ción con­si­de­ró que los me­di­ca­men­tos, te­ra­pias, tra­ta­mien­tos, con­tra­ta­ción de per­so­nal para el cui­da­do del pa­cien­te y el in­gre­so de és­te a una ca­sa de re- po­so son cos­tos di­rec­tos. En tan­to, los in­di­rec­tos tie­nen re­la­ción con la per­so­na que se ve obli­ga­da a re­nun­ciar o a dis­mi­nuir su jor­na­da la­bo­ral re­mu­ne­ra­da para cui­dar a la per­so­na con de­men­cia.

“El 75% del to­tal de los gas­tos co­rres­pon­den a cos­tos in­di­rec­tos, lo que gra­fi­ca cla­ra­men­te que las de­men­cias son un fac­tor de em­po­bre­ci­mien­to. Ese nú­me­ro se con­tra­di­ce con lo que de­be­ría ser Chi­le se­gún su Pro­duc­to In­terno Bru­to. Es­tos da­tos re­fle­jan que las per­so­nas con de­men­cia no es­tán ac­ce­dien­do a aten­cio­nes mé­di­cas ni a apo­yo sa­ni­ta­rio, no hay un apo­yo pro­fe­sio­nal y que sus cui­da­do­res in­for­ma­les es­tán más so­bre­car­ga­dos”, se­ña­la la doc­to­ra Sla­chevsky.

Ch­ris­tian Gonzalez-Bi­llault, di­rec­tor de Ge­ro, ex­pli­ca que la im­por­tan­cia de es­te es­tu­dio es que en­tre­ga da­tos con los que se pue­den ge­ne­rar po­lí­ti­cas pú­bli­cas ade­cua­das a la reali­dad del país, avan­zan­do ha­cia un sis­te­ma don­de el cos­to de es­te ti­po de en­fer­me­da­des no re­cai­ga en la fa­mi­lia (ver re­cua­dro).

“La in­ves­ti­ga­ción en­tre­ga ci­fras con­cre­tas aso­cia­das a la car­ga eco­nó­mi­ca que pro­du­cen las de­men­cias, y en un con­tex­to más am­plio, de­ja en evi­den­cia que el cos­to de te­ner un pa­cien­te con de­men­cia en ca­sa su­pera con cre­ces los in­gre­sos en ju­bi­la­ción que es­tas fa­mi­lias pue­den te­ner. Es­to crea un di­le­ma eco­nó­mi­co, so­cial y éti­co”, con­clu­ye Gonzalez-Bi­llault.

“Lo que hi­ci­mos fue tra­du­cir el tiem­po de­di­ca­do al cui­da­do de un pa­cien­te, la ca­li­dad de vi­da de quien rea­li­za es­ta fun­ción, y en­tre­gar­le un va­lor mo­ne­ta­rio”.

Andrea Sla­chevsky, sub­di­rec­to­ra de Ge­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.