Im­pac­to por mon­ja vio­la­da en claus­tro del cen­tro de San­tia­go

Pro­duc­to del abu­so la her­ma­na Fran­cis­ca que­dó em­ba­ra­za­da y fue re­cha­za­da por otras re­li­gio­sas.

La Hora - - Portada - Na­ta­lia Heus­ser

Ha­ce cinco años que la her­ma­na Fran­cis­ca, quien per­te­ne­cía a la or­den de las Clarisas Capuchinas, car­ga con una pe­sa­da cruz.

En el 2002, cuan­do te­nía 20 años, en­tró al mo­nas­te­rio de claus­tro, ubi­ca­do en ca­lle Car­men, en pleno cen­tro de San­tia­go. Des­de ese día las re­li­gio­sas que ha­bi­ta­ban el lu­gar se con­vir­tie­ron en su úni­ca fa­mi­lia, y fue­ron las mis­mas quie­nes tiem­po des­pués le die­ron la es­pal­da.

Se­gún re­la­tó es­ta mon­ja a 24 Ho­ras de TVN, en­tre mar­zo y abril del 2012 em­pe­zó su “cal­va­rio”. En esos me­ses se ini­cia­ron la­bo­res de re­pa­ra­ción eléc­tri­ca en el con­ven­to, lo que per­mi­tió el in­gre­so de una cua­dri­lla de tra­ba­ja­do­res, a quie­nes se les per­mi­tió dor­mir en el re­cin­to.

Du­ran­te ese pe­rio­do fue de­sig­na­da pa­ra ocu­par­se de la ali­men­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res. Fue así co­mo co­no­ció a Her­nán Ríos, quien apro­ve­chó que la her­ma­na se en­con­tra­ba en- fer­ma pa­ra lle­var­la a una ha­bi­ta­ción y vio­lar­la. En la en­tre­vis­ta Fran­cis­ca re­cor­dó el he­cho co­mo “un gol­pe ate­rra­dor que me dio vuel­ta la vi­da”.

Aun­que la víc­ti­ma ocul­tó lo su­ce­di­do por mie­do, a los tres me­ses se des­cu­brió que pro­duc­to del abu­so es­ta­ba em­ba­ra­za­da, no­ti­cia que fue co­mo un la­ti­ga­zo pa­ra la ins­ti­tu­ción.

“Me di­je­ron que yo era la cul­pa­ble, más en­ci­ma me ca­lum­nia­ron de ro­bo, que yo lo hi­ce a pro­pó­si­to”, afir­mó la mu­jer, quien in­clu­so fue pre­sio­na­da pa­ra que fir­ma­ra su sa­li­da de la or­den, a lo que ella no ac­ce­dió y pre­fi­rió aban­do­nar el con­ven­to.

Lue­go bus­có re­fu­gio en la fun­da­ción San Jo­sé, don­de le ayu­da­ron a dar en adop­ción a su be­bé. Jun­to a es­to de­nun­ció el he­cho y tras una in­ves­ti­ga­ción, la PDI de­tu­vo a Ríos, quien en el 2015 fue con­de­na­do a 5 años por el de­li­to de vio­la­ción, aun­que que­dó con li­ber­tad vi­gi­la­da in­ten­si­va.

Aho­ra la her­ma­na Fran­cis­ca tra­ba­ja en una de­man­da ci­vil con­tra el Ar­zo­bis­pa­do de San­tia­go y la con­gre­ga­ción, al­go que fue con­fir­ma­do por la igle­sia. “Jun­to con sa­ber de es­ta de­man­da, tam­bién nos en­te­ra­mos que ella fue víc­ti­ma de una vio­la­ción y es­ta­mos muy do­li­dos por la si­tua­ción”, acla­ró el obis­po au­xi­liar de San­tia­go, Jor­ge Con­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.