Odio y cán­cer

La Hora - - En 2 Minutos - Ga­briel León Di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción de la Cien­cia UNAB @Ga­boTui­te­ro

La se­ma­na pa­sa­da, el mé­di­co Ri­car­do So­to -pa­ne­lis­ta del ma­ti­nal Bien­ve­ni­dos de Ca­nal 13ge­ne­ró gran con­mo­ción al de­cla­rar en pleno pro­gra­ma que la cau­sa del cán­cer de ma­ma se re­la­cio­na­ba con “vi­vir una vi­da lle­na de odio”. De­cla­ra­cio­nes me­nos con­tro­ver­sia­les re­que­ri­rían de evi­den­cia con­tun­den­te que las sos­ten­gan. En es­te caso la de­cla­ra­ción no so­lo no se sus­ten­ta en evi­den­cia mé­di­ca o cien­tí­fi­ca, sino que pa­re­ce co­rres­pon­der a creen­cias per­so­na­les del mé­di­co en cues­tión. Y las creen­cias per­so­na­les de un mé­di­co al res­pec­to no tie­nen ma­yor va­lor que las que po­drían te­ner las de cual­quier otra per­so­na. Cuan­do se tra­ta de me­di­ci­na, lo que co­rres­pon­de es que es­tas de­cla­ra­cio­nes ven­gan acom­pa­ña­das de la evi­den­cia cien­tí­fi­ca que las apo­ye. En es­te caso no es así. Por un la­do, no exis­te una so­la pie­za de evi­den­cia cien­tí­fi­ca que sus­ten­te una de­cla­ra­ción de esa na­tu­ra­le­za y, por otro la­do, es­ta afir­ma­ción tras­la­da al pro­pio en­fer­mo la res­pon­sa­bi­li­dad de su en­fer­me­dad. Des­pués de to­do, de al­gu­na for­ma el pa­cien­te eli­gió vi­vir una vi­da lle­na de odio, lo que -se­gún el mé­di­co en cues­tión­ha­bría cau­sa­do su cán­cer. No es pri­me­ra vez que ve­mos gu­rús de la sa­lud en los pro­gra­mas ma­ti­na­les. Ya vi­mos pa­sar a un hi­gie­nis­ta que ase­gu­ra­ba que si te ali­men­tas bien no ne­ce­si­tas va­cu­nar­te y otro mé­di­co que ase­gu­ra­ba que la fuen­te del amor es­ta­ba en los in­tes­ti­nos. Es im­por­tan­te en es­te pun­to que los in­vo­lu­cra­dos en rea­li­zar es­tos pro­gra­mas -con­duc­to­res, edi­to­res pe­rio­dís­ti­cos y di­rec­to­res- ten­gan cla­ro que la gen­te si­gue es­tos con­se­jos y que, por lo tan­to, exis­te una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad por par­te de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción con res­pec­to a la na­tu­ra­le­za de los ex­per­tos que le­van­tan. Hay per­so­nas que, guia­das por es­te ti­po de con­se­jos, pue­den aban­do­nar sus tra­ta­mien­tos mé­di­cos o de­jar de va­cu­nar­se, lo que cier­ta­men­te pue­de traer­les gra­ves pro­ble­mas de sa­lud. En es­te sen­ti­do, el fon­do del asun­to es de­cir, la ri­gu­ro­si­dad cien­tí­fi­ca- no pue­de ser me­nos im­por­tan­te que la sim­pa­tía o la bue­na pin­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.