ISP de­tec­ta que ca­sos de go­no­rrea se tri­pli­can en úl­ti­mos seis años

Es­pe­cia­lis­tas acon­se­jan no re­la­jar me­di­das de pro­tec­ción co­mo el uso del con­dón y evi­tar au­to­me­di­ca­ción.

La Hora - - News - María Eu­ge­nia Du­rán

Las ci­fras del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Pú­bli­ca (ISP) son con­tun­den­tes: en­tre 2010 y 2015 los ca­sos con­fir­ma­dos de go­no­rrea en Chi­le au­men­ta­ron 208%, y el 90,3% de es­tas con­fir­ma­cio­nes co­rres­pon­die­ron a hom­bres.

Así lo ase­gu­ra el último Bo­le­tín de Vi­gi­lan­cia de es­ta en­fer­me­dad ela­bo­ra­da por el ISP, cu­yo es­tu­dio cu­brió en­tre enero de 2010 y el pri­mer se­mes­tre de 2016. El in­for­me mues­tra que en 2015 se de­tec­tó el ma­yor nú­me­ro de ca­sos (1.640). En tan­to, des­de enero has­ta ju­nio de 2016, se ob­ser­vó un au­men­to de 5,8% en el nú­me­ro de ce­pas con­fir­ma­das en comparación con el mis­mo pe­rio­do de 2015.

La go­no­rrea es una in­fec­ción de trans­mi­sión se­xual (ITS) pro­vo­ca­da por una bac­te­ria (Neis­se­ria go­norrhoeae). Pue­de afec­tar cual­quier par­te del apa­ra­to re­pro­duc­tor o uri­na­rio (cue­llo ute­ri­no, úte­ro, trom­pas de Fa­lo­pio o la ure­tra), aun­que tam­bién pue­de dar­se en la bo­ca, la gar­gan­ta y el ano.

“Se trans­mi­te por con­tac­to se­xual va­gi­nal, anal u oral”, ex­pli­ca el pre­si­den­te de la So­cie­dad Chi­le­na de Uro­lo­gía, Ro­dri­go Ley­ton.

El es­pe­cia­lis­ta ad­vier­te que ac­tual­men­te en Chi­le no hay un es­tu­dio aca­ba­do pa­ra sa­ber exac­ta­men­te cuá­les son las ra­zo­nes del au­men­to de es­ta ITS. Pe­ro, se­gún su ex­pe­rien­cia clí­ni­ca, se po­dría de­ber a cier­to relajo en me­di­das de au­to­pro­tec­ción, co­mo el uso del con­dón.

“Du­ran­te los años 80 el si­da pro­vo­có un re­me­zón en los chi­le­nos y se co­men­za­ron a cui­dar, por lo que otras ITS, co­mo la go­no­rrea, tam­bién co­men­za­ron a dis­mi­nuir. Es­to has­ta 2010 (...), pe­ro hoy la gen­te le tie­ne me­nos mie­do al si­da y se ha re­la­ja­do en las me­di­das de cui­da­do, lo que se ve en la con­sul­ta”, afir­mó.

En tan­to, la gi­ne­co-obs­te­tra de la red de sa­lud UC Ch­ris­tus, Alexandra Cal­vo, es­ti­ma que es­tas ci­fras tam­bién po­drían de­ber­se a “con­duc­tas se­xua­les más te­me­ra­rias de los jó­ve­nes”, aun­que tam­bién hay que con­si­de­rar las me­jo­res téc­ni­cas de la­bo­ra­to­rio “que tie­nen mu­cho me­jor ren­di­mien­to pa­ra pes­qui­sar”.

MÁS HOM­BRES

El es­tu­dio es­ta­ble­ce asi­mis­mo que “el ma­yor nú­me­ro de ce­pas con­fir­ma­das per­te­ne­cen a hom­bres, lo que co­rres­pon­de

al 90,2% del to­tal”.

Se­gún Ley­ton, es­to se pue­de ex­pli­car, en par­te, por­que los sín­to­mas en los hom­bres son más mo­les­tos, por lo que tie­nen más ur­gen­cia en con­sul­tar. “El sín­to­ma más no­to­rio es una se­cre­ción exa­ge­ra­da y pu­ru­len­ta, que sa­le por la ure­tra -aun­que pue­de apa­re­cer en la bo­ca o el ano- y que pro­vo­ca ar­dor o do­lor al ori­nar. Se pre­sen­ta en­tre 3 y 5 días tras el

con­tac­to se­xual”, apun­ta.

Sin em­bar­go, las mu­je­res tam­bién son afec­ta­das por la en­fer­me­dad, aun­que pue­den ser asin­to­má­ti­cas. La doc­to­ra Cal­vo ex­pli­ca que “un nú­me­ro no des­pre­cia­ble de mu­je­res son asin­to­má­ti­cas u oli­go­sin­to­má­ti­ca, es de­cir, que tie­nen sín­to­mas va­gos que se pue­den con­fun­dir con in­fec­cio­nes va­gi­na­les de cual­quier na­tu­ra­le­za”.

Así, re­co­mien­da es­tar aten­tas a cual­quier ar­dor va­gi­nal, pi­ca­zón, au­men­to de se­cre­ción o san­gra­mien­to du­ran­te la re­la­ción se­xual y con­sul­tar al mé­di­co pues, “en los ca­sos más gra­ves o no tra­ta­dos, es­ta en­fer­me­dad pue­de pro­vo­car da­ño en las trom­pas de Fa­lo­pio

e infertilidad”.

AN­TI­BIÓ­TI­COS

El tra­ta­mien­to pa­ra es­ta ITS es el uso de an­ti­bió­ti­cos. Pe­ro en es­te te­ma el in­for­me del ISP tam­bién aler­tó so­bre la re­sis­ten­cia que

Neis­se­ria go­norrhoeae es­tá desa­rro­llan­do fren­te a es­tos fár­ma­cos.

Pa­ra al­gu­nos an­ti­bió­ti­cos, co­mo el ci­pro­flo­xa­cino, la re­sis­ten­cia lle­gó al 63% en 2016 (has­ta ju­nio). Por su par­te, a la pe­ni­ci­li­na el mi­cro­or­ga­nis­mo pre­sen­tó re­sis­ten­cia de 49%, de­mos­tró el or­ga­nis­mo sa­ni­ta­rio.

“Cuan­do uno usa an­ti­bió­ti­cos en for­ma inapro­pia­da e irra­cio­nal, sin pres­crip­ción mé­di­ca, ge­ne­ra re­sis­ten­cia mi­cro­bia­na”, ase­gu­ra la doc­to­ra­da en Far­ma­cia y aca­dé­mi­ca de la ca­rre­ra de Quí­mi­ca y Far­ma­cia de la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián, Cla­ris­sa Gon­dim.

A su jui­cio, “un gran pro­ble­ma en Chi­le es la au­to­me­di­ca­ción (...) Los an­ti­bió­ti­cos siem­pre tie­nen que ser pres­cri­tos por un mé­di­co, con las do­sis ade­cua­das, se­gún di­rec­tri­ces clí­ni­cas”.

Y aña­de que otra co­sa muy im­por­tan­te pa­ra que fun­cio­nen los tra­ta­mien­tos es com­ple­tar­los: “Si el mé­di­co di­ce que los an­ti­bió­ti­cos de­ben ser to­ma­dos du­ran­te 7 días o 10 días hay que com­ple­tar­lo pa­ra que se eli­mi­ne el mi­cro­or­ga­nis­mo”.

“Cuan­do uno usa an­ti­bió­ti­cos en for­ma inapro­pia­da e irra­cio­nal, ge­ne­ra re­sis­ten­cia mi­cro­bia­na”. Cla­ris­sa Gon­dim, aca­dé­mi­ca de la U. San Se­bas­tián.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.