Ya es ho­ra

La Hora - - En 2 Minutos - Di­rec­tor de Ga­llos.cl Pa­tri­cio Cor­va­lán

Tal vez ya sea ho­ra de ter­mi­nar con el he­chi­zo. Die­go ja­más su­po si so­ñó esas pa­la­bras ya es­tan­do muer­to o fue el mi­la­gro que le es­cu­chó de­cir al mé­di­co cuan­do lo­gró re­su­ci­tar­lo.

Ha­bía si­do otra no­che des­bo­ca­da, en que el al­cohol y la pas­ta ba­se ven­ti­la­ron su ca­be­za por un ra­to, el he­chi­zo an­tes de vol­ver a los abis­mos. Ya se le ha­bía pasado la mano tan­tas ve­ces que esa no­che los otros ni se in­mu­ta­ron cuan­do se des­va­ne­ció. La am­bu­lan­cia lo lle­vó sin la­ti­dos ni es­pe­ran­za a la pos­ta y has­ta di­cen que los ca­mi­lle­ros lo re­ci­bie­ron con una sá­ba­na pa­ra ta­par­lo en­te­ro has­ta que al­guien se dig­na­ra a re­co­ger­lo. Cuan­do le die­ron el al­ta, el mé­di­co lo des­pi­dió pa­sán­do­le la tar­je­ta de Ju­ve­nal, un co­le­ga ex­per­to en adic­cio­nes que, en ca­sos ex­tre­mos, tra­ba­ja­ba sin co­brar.

En­con­trar­se con Ju­ve­nal fue le­van­tar­se. Die­go es­ta­ba can­sa­do de los abu­sos, de ser uno más de tan­tos que so­bra­ban, pe­ro Ju­ve­nal no que­ría sa­ber so­bre el pasado sino lo que le gus­ta­ba. Die­go lo sa­bía. Era bueno pa­ra la pe­lo­ta. ¿Y si ha­ces de eso tu vi­da?, le di­jo, pe­ro an­tes de que Die­go se rie­ra ya lo es­ta­ba pre­sen­tan­do en un gru­po que se ha­bía reha­bi­li­ta­do gra­cias a los de­por­tes.

Con ellos, Die­go pa­sa­ba los días do­mi­nan­do la pe­lo­ta, ha­cien­do acro­ba­cias con­tra el ai­re y la gra­ve­dad. A ve­ces, la pe­lo­ta se caía. A ve­ces, él tam­bién. Con el tiem­po, Die­go apren­dió tru­cos más com­ple­jos y le agre­gó los co­lo­res que un ar­tis­ta le da a un ar­te apren­di­do, pe­ro in­na­to. Ma­la­ba­reó por años en las es­qui­nas has­ta que se atre­vió, con la ayu­da de Ju­ve­nal, a mon­tar su pro­pio ne­go­cio. Des­de en­ton­ces, lo con­tra­tan pa­ra ce­le­bra­cio­nes de cum­plea­ños y ade­más ha­ce cla­ses de fút­bol ca­lle en las cár­ce­les y los hos­pi­ta­les.

Cuan­do re­co­no­ce a un de­ses­pe­ra­do, se le acer­ca. To­dos ser­vi­mos pa­ra al­go, le acla­ra, por­que sa­be que un con­se­jo pue­de ser la sa­li­da. O al me­nos un su­su­rro que le di­ce que ya es ho­ra de ter­mi­nar con el he­chi­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.