Burgs: sim­ple y bien he­cho

Don­de an­tes es­ta­ba La Su­pe­rior se ins­ta­ló es­ta san­gu­che­ría de nom­bre breve y car­ta aco­ta­da. No quie­ren in­no­var, pe­ro sí hacer una bue­na ham­bur­gue­sa. Y eso se agra­de­ce.

La Hora - - Tiempo Libre - Se­bas­tián Alburquerque

Hacer una ham­bur­gue­sa es más di­fí­cil de lo que pa­re­ce. No es lle­gar, ama­sar car­ne mo­li­da y ya es­tá. La ver­da­de­ra ham­bur­gue­sa es ape­nas car­ne y ali­ños (por fa­vor, si van a in­ten­tar es­to en sus ca­sas no le aña­dan hue­vo; es com­ple­ta­men­te in­ne­ce­sa­rio), y co­mo to­da pre­pa­ra­ción de po­cos in­gre­dien­tes, el se­cre­to es­tá en de­ta­lles. ¿Qué cor­tes de car­ne usar? ¿Con qué por­cen­ta­je de gra­sa? ¿Qué ali­ños no opa­can el sa­bor de la car­ne?

Burgs abrió ha­ce po­cas se­ma­nas don­de an­tes es­ta­ba La Su­pe­rior, en el pa­tio in­te­rior atrás del Dos Caracoles. Es­ta ham­bur­gue­se­ría, de los mis­mos due­ños, ofre­ce ham­bur­gue­sas y pa­pas fri­tas. Na­da más.

Lo que más des­ta­ca es la fal­ta de pre­ten­sio­nes de­trás de la pre­pa­ra­ción. O sea, cla­ro, es­ta­ba ri­ca y la car­ta te­nía bue­nas com­bi­na­cio­nes de in­gre­dien­tes, pe­ro ca­si to­das las ham­bur­gue­sas de la car­ta te­nían “sal­sa Burgs”, que es bá­si­ca­men­te la mis­ma sal­sa de los Big Mac, pe­ro bien he­cha. Es una ma­yo ali­ña­da con vi­na­gre y re­lish (sorry, es in­tra­du­ci­ble), que le da un sa­bor fa­mi­liar al sán­gu­che en cues­tión y que, uni­da a los otros in­gre­dien­tes, lo sube de ni­vel.

Se pi­dió una Brooklyn (sal­sa Burgs, ham­bur­gue­sa, queso ched­dar, ce­bo­lla asa­da, to­cino cro­can­te, pe­pi­ni­llos ca­se­ros, sal­sa de queso ched­dar, en pan brio­che, a $5.700 el ta­ma­ño más chi­co) y una por­ción de pa­pas. La ham­bur­gue­sa es­ta­ba de ma­nual: ju­go­sa, sa­bro­sa, y con sa­bor a car­ne (oi­gan, es­to último no es me­nor). Qui­zás lo úni­co no tan bueno -por­que ma­los no es­ta­ba­ne­ran los pe­pi­ni­llos, que muy ca­se­ros ha­brán si­do pe­ro les fal­ta­ba dul­zor y aci­dez. Es un de­ta­lle, pe­ro un buen pe­pi­ni­llo cor­ta el sa­bor a gra­sa que de­ja una pre­pa­ra­ción tan tapa ar­te­rias.

Ah, las pa­pas eran de ver­dad ca­se­ras. Na­da de pa­pas pre­fri­tas ti­po ca­se­ro. Tan de ver­dad que in­clu­so les fal­ta­ba al­go de fri­tu­ra, pe­ro el sa­bor a pa­pa de ver­dad ha­ce que ese de­ta­lle se pa­se por al­to.

Burgs no rein­ven­ta na­da, pe­ro lo­gra do­mi­nar al­go tan bá­si­co y com­ple­jo co­mo una bue­na ham­bur­gue­sa.

Burgs Nue­va de Lyon 105 Lo­cal 9, Pro­vi­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.