Ro­ber­to Bra­vo cuen­ta por qué le en­can­tó La la land

El pia­nis­ta lan­za en vi­vo un nue­vo dis­co que, ase­gu­ra, gra­bó “pa­ra cal­mar el es­pí­ri­tu”.

La Hora - - Tiempo Libre - Ig­na­cio Sil­va

Ha­ce me­dio si­glo que es co­no­ci­do por sus in­ter­pre­ta­cio­nes en piano de clá­si­cos co­mo Bach y Mo­zart, pe­ro Ro­ber­to Bra­vo con­fie­sa que siem­pre ha tra­ta­do de eli­mi­nar cual­quier ti­po de lí­mi­tes en su mú­si­ca. “Por eso siem­pre in­ter­pre­to pie­zas tan dis­tin­tas, des­de ban­das so­no­ras y jazz has­ta co­sas po­pu­la­res. La mú­si­ca bue­na asom­bra, y yo to­co lo que me gus­ta”, re­fle­xio­na

Pe­ro fue con Bo­le­ros, el dis­co que lan­zó en 2015 y en el que tri­bu­tó a pie­zas clá­si­cas del gé­ne­ro (des­de Con­ti­go apren­dí a So­mos no­vios), que nue­va­men­te se re­plan­teó su ca­rre­ra y el sen­ti­do de las can­cio­nes.

“Des­pués de lan­zar­lo sen­tí que ne­ce­si­ta­ba en­con­trar un equi­li­brio en mí mú­si­ca pe­ro tam­bién en lo per­so­nal, así que me pu­se a tra­ba­jar en un nue­vo pro­yec­to. La idea era re­fle­jar el mo­men­to que yo es­toy vi­vien­do, que es uno en el que ne­ce­si­to mu­cha tran­qui­li­dad y mu­cha sim­ple­za; la vi­da más tran­qui­la”, ex­pli­ca.

El pro­ce­so dio co­mo re­sul­ta­do Mú­si­ca pa­ra so­ñar, un nue­vo ál­bum que com­pi­la una se­rie de

pie­zas que, se­gún el pia­nis­ta, tie­nen un “efec­to te­ra­péu­ti­co”. Su lan­za­mien­to se­rá en vi­vo es­te do­min­go con un con­cier­to en el Tea­tro Nes­ca­fé de la Ar­tes (Tic­ke­tek).

“En el dis­co me acom­pa­ña (la vio­li­nis­ta) Mon­se­rrat Prie­to e in­clu­ye te­mas de mú­si­ca ja­po­ne­sa, de mú­si­ca co­rea­na. Des­pués, por su­pues­to, tam­bién pa­sa por Bach, Grieg, Fau­ré y otros au­to­res. To­do eso va a so­nar en la pri­me­ra par­te del con­cier­to. Lue­go vie­nen al­gu­nas sor­pre­sas”, ade­lan­ta. -¿Sor­pre­sas co­mo cuá­les?

-En la se­gun­da par­te me quie­ro dar al­gu­nos gus­tos, co­mo to­car jazz. De ahí voy a ha­cer un es­treno en Chi­le: un med­ley con

la mú­si­ca de La la land. -¿Vio la pe­lí­cu­la?

-Sí, vi La la land y me enamo­ré in­me­dia­ta­men­te de su mú­si­ca. La bai­lo to­dos los días en la mañana cuan­do me le­van­to. Es­cu­ché la mú­si­ca y que­dé en­can­ta­do al ti­ro con los arre­glos, me vo­lé con los te­mas. -¿Ve una ne­ce­si­dad en que la gen­te se acer­que a la mú­si­ca doc­ta ha­cién­do­se­la ac­ce­si­ble a tra­vés de pie­zas co­mo esa?

-To­tal­men­te. Siem­pre me ha in­tere­sa­do que la gen­te es­cu­che la mú­si­ca, sea del ti­po que sea. Por eso siem­pre he to­ca­do pie­zas tan di­ver­sas. -Den­tro de esa di­ver­si­dad, ¿qué lu­gar ocu­pa Mú­si­ca pa­ra

so­ñar?

-Es un dis­co que se hi­zo pa­ra cal­mar el es­pí­ri­tu. To­dos vi­vi­mos de­ma­sia­do apu­ra­dos, así que se ne­ce­si­tan es­tos es­pa­cios de re­la­ja­ción y de tran­qui­li­dad pa­ra cal­mar las emo­cio­nes. El dis­co es pre­ci­sa­men­te pa­ra eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.