“La re­duc­ción de la jor­na­da la­bo­ral es hoy un cra­so error”

MA­RIO WAISSBLTUTH, FUN­DA­DOR EDU­CA­CIÓN 2020

La Hora - - País -

No hay du­da de que en Chi­le se tra­ba­ja un nú­me­ro excesivo de ho­ras. No hay du­da que en paí­ses avan­za­dos se tra­ba­ja me­nos ho­ras. No hay du­da de que, en adi­ción a las lar­gas jor­na­das, los ciu­da­da­nos de San­tia­go de­be­mos via­jar lar­gas ho­ras ha­cia y des­de el tra­ba­jo. Pe­ro los paí­ses avan­za­dos tie­nen pro­duc­ti­vi­da­des la­bo­ra­les mu­chos ma­yo­res que las chi­le­nas. La su­po­si­ción de que la re­duc­ción de ho­ras se com­pen­sa­rá au­to­má­ti­ca­men­te con un au­men­to de productividad, por­que va­mos a tra­ba­jar más con­ten­tos es sim­ple­men­te de­li­ran­te o, a lo me­nos, sin fun­da­men­to.

No hay du­da que un buen por­cen­ta­je de in­dus­trias, es­pe­cial­men­te las Py­mes, que ab­sor­ben el 80% del em­pleo, pe­ro tam­bién las gran­des em­pre­sas, co­mo ban­cos o su­per­mer­ca­dos, de­be­rán con­tra­tar más per­so­nal, en­tre otras co­sas, pa­ra aten­der pú­bli­co. Y pa­ra equi­li­brar sus fi­nan­zas de­be­rán ofre­cer sa­la­rios más ba­jos. Pe­ro lo más im­por­tan­te es lo que mu­chos po­lí­ti­cos ya no pa­re­cen en­ten­der en su apu­ro elec­to­ral y de­ma­gó­gi­co: la hi­le­ra de re­for­mas con­fu­sas y po­bre­men­te di­se­ña­das, en par­ti­cu­lar la tributaria y la­bo­ral, a la cual se su­ma el 5% de co­ti­za­ción adi­cio­nal pa­ra pen­sio­nes. Ya han in­tro­du­ci­do gran­des ines­ta­bi­li­da­des la­bo­ra­les, productivas e in­ver­sio­na­les, y la eco­no­mía ya no re­sis­te más cam­bios brus­cos en es­te pe­río­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.