Em­pren­de­dor lle­va fru­ta di­rec­to del cam­po a las ofi­ci­nas

La Hora - - Pymes -

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de los em­pren­de­do­res es la crea­ti­vi­dad, es de­cir, ser ca­pa­ces de ob­ser­var el en­torno, de­tec­tar ne­ce­si­da­des e ima­gi­nar so­lu­cio­nes ori­gi­na­les. Es­to es exac­ta­men­te lo que hi­zo Jor­ge Mu­ñoz Ara­ya al crear su em­pre­sa Qui­lla­gua, la que pro­mue­ve co­mo “sa­bo­res con ori­gen”. En con­cre­to, lo que ofre­ce Qui­lla­gua es la po­si­bi­li­dad de que los tra­ba­ja­do­res y clien­tes de las em­pre­sas que con­tra­tan sus ser­vi­cios ac­ce­dan a op­cio­nes alimenticias que van mu­cho más allá del ca­fé y las ga­lle­tas a me­dia mañana.

El pro­duc­to prin­ci­pal es el “pro­gra­ma de ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble”, que las em­pre­sas con­tra­tan pa­ra sus tra­ba­ja­do­res y con­sis­te en una vi­si­ta se­ma­nal a la ofi­ci­na. Ade­más, en­tre­gan un ser­vi­cio de cof­fee break, que se pi­de pa­ra even­tos co­mo char­las o se­mi­na­rios. “Ade­más de frutas y ju­gos na­tu­ra­les lle­va­mos a las em­pre­sas una ex­pe­rien­cia que co­nec­ta a las per­so­nas con lo na­tu­ral y ru­ral a tra­vés del sa­bor, los aro­mas y la de­co­ra­ción con yu­te, mim­bre, gre­da, ho­jas de eu­ca­lip­tos”, ex­pli­ca Mu­ñoz.“Lo me­jor es cuan­do una per­so­na sien­te, por ejem­plo, el olor a eu­ca­lip­tos y nos di­ce que eso le trae re­cuer­dos de su in­fan­cia”. En­tre sus clien­tes, Qui­lla­gua cuen­ta con com­pa­ñías de tec­no­lo­gía y be­lle­za. “La pri­me­ra en creer en el pro­yec­to fue Sy­nopsys. Con ellos em­pe­za­mos el pro­gra­ma de ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble en fe­bre­ro de 2015 y se­gui­mos has­ta hoy”, cuen­ta or­gu­llo­so Mu­ñoz. Tam­bién tra­ba­jan con Red Hat, Ora­cle y Sally Beauty, en­tre otras. ¿Por qué con­tra­tan es­te ser­vi­cio? Se­gún Mu­ñoz, las em­pre­sas“son ca­da vez más cons­cien­tes de que el bie­nes­tar de sus co­la­bo­ra­do­res im­pac­ta en la productividad. El con­su­mo de pro­duc­tos re­cién co­se­cha­dos y sa­lu­da­bles in­ci­de en el áni­mo y me­jo­ra la sa­lud de las per­so­nas”.

FRU­TA DE PAI­NE

El ne­go­cio par­tió en 2013, lue­go de que Mu­ñoz se mu­da­ra a Pai­ne, don­de vio que mu­chas per­so­nas te­nían ár­bo­les fru­ta­les y no apro­ve­cha­ban lo que pro­du­cían. Así, con­ver­só con los ve­ci­nos de ca­sas ru­ra­les del sec­tor El Víncu­lo de Pai­ne pa­ra me­jo­rar la re­co­lec­ción de la fru­ta y su dis­tri­bu­ción, que co­men­zó con re­par­tos a do­mi­ci­lio. Ha­ce cua­tro años Jor­ge Mu­ñoz vio que sus ve­ci­nos de Pai­ne des­per­di­cia­ban mu­cha fru­ta de sus ár­bo­les y de­ci­dió tra­ba­jar en co­la­bo­ra­ción con ellos pa­ra me­jo­rar la re­co­lec­ción y dis­tri­bu­ción de esos ali­men­tos. “El pro­ble­ma es que hay una al­ta pro­duc­ción a pe­que­ña es­ca­la. Mu­chos no sa­ben có­mo ven­der ni a quién”, ex­pli­ca el fun­da­dor de Qui­lla­gua, quien pro­cu­ra que sean los mis­mos pro­duc­to­res quie­nes fi­jen sus pre­cios, fo­men­tan­do el co­mer­cio jus­to.

El año pa­sa­do Qui­lla­gua co­mer­cia­li­zó 350 ki­los de fru­ta a la se­ma­na, y pa­ra 2017 pro­yec­ta co­lo­car 1.500 ki­los de fru­ta se­ma­nal­men­te en el mer­ca­do em­pre­sa­rial. “Es­pe­ra­mos su­mar más pro­duc­to­res pa­ra dis­mi­nuir el des­per­di­cio de frutas de muy bue­na ca­li­dad y con his­to­ria”, co­men­ta Mu­ñoz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.