CA­SI 3 MIL CHI­LE­NOS INOCEN­TES ES­TU­VIE­RON EN LA CÁR­CEL EL 2016

Mu­chos son dis­cri­mi­na­dos y en in­ter­net si­guen li­ga­dos al de­li­to del que se les acu­só. Pro­yec­to de la De­fen­so­ría Pe­nal Pú­bli­ca da a co­no­cer es­tos ca­sos pa­ra evi­den­ciar fa­llas en el sis­te­ma.

La Hora - - Portada - Na­ta­lia Heus­ser H.

En el 2010 Gabriel Zapata, oriun­do de Val­di­via, fue acu­sa­do de ser el au­tor del de­li­to de abu­so se­xual reite­ra­do en con­tra de sus dos pe­que­ñas hi­jas.

To­do co­men­zó cuan­do él y su es­po­sa acu­die­ron a un mé­di­co lue­go de que la ma­yor de las ni­ñas les con­ta­ra que una edu­ca­do­ra de pár­vu­lo le rea­li­za­ba to­ca­cio­nes en su zo­na ín­ti­ma, lo que se unía a un ras­gu­ño en sus ge­ni­ta­les y a pro­ble­mas de in­con­ti­nen­cia di­ges­ti­va.

A raíz de la de­nun­cia las ni­ñas fue­ron in­te­rro­ga­das por la po­li­cía, di­li­gen­cias que se hi­cie­ron sin la pre­sen­cia de sus pa­dres, un adul­to cer­cano o per­so­nal es­pe­cia­li­za­do. Co­mo re­sul­ta­do, se le in­for­mó a la ma­dre que am­bas ni­ñas in­di­ca­ban ha­ber su­fri­do agre­sio­nes se­xua­les por par­te su pa­dre.

Tiem­po des­pués de es­ta si­tua­ción, las me­no­res ad­mi­tie­ron que ha­bían men­ti­do. La ma­yor ex­pli­có que lo hi­zo por man­da­to de la tía del jar­dín y la me­nor di­jo ha­ber si­do pre­sio­na­da por la po­li­cía.

Por otra par­te el Servicio Mé­di­co Le­gal (SML) con­clu­yó que nin­gu­na pre­sen­ta­ba evi­den­cias de agre­sión se­xual y los pe­ri­ta­jes si­co­ló­gi­cos de­ter­mi­na­ron que era im­po­si­ble res­pon­sa­bi­li­zar al pa­dre co­mo agre­sor. Gabriel Zapata, en tan­to, no pre­sen­ta­ba nin­gún ti­po de al­te­ra­ción si­quiá­tri­ca, se­gún los exá­me­nes que se le hi­cie­ron.

Con to­dos es­tos an­te­ce­den­tes el hom­bre fue ab­suel­to en el jui­cio oral en su con­tra, tras per­ma­ne­cer sie­te me­ses en pri­sión pre­ven­ti­va.

Al igual que Zapata, 2.854 per­so­nas que re­sul­ta­ron inocen­tes o no con­de­na­das es­tu­vie­ron en pri­sión pre­ven­ti­va mien­tras se rea­li­za­ba la in­ves­ti­ga­ción, du­ran­te el 2016, y 2.650 en el 2015, se­gún da­tos que ma­ne­ja la De­fen­so­ría Pe­nal Pú­bli­ca. Pa­ra re­pa­rar en par­te el da­ño que su­frie­ron y pa­ra me­jo­rar el sis­te­ma de jus­ti­cia, es­te or­ga­nis­mo lan­zó en 2013 el Pro­yec­to Inocen­tes (www.pro­yec­toi­no­cen­tes.cl), que di­vul­ga ca­sos de per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad in­jus­ta­men­te. Pe­ro no son mu­chos, ya que la ma­yo­ría de los afec­ta­dos pre­fie­re ol­vi­dar y pa­sar pá­gi­na.

Allí se cuen­tan tes­ti­mo­nios co­mo el de Ju­lio Robles, el úni­co de es­te gru­po que cum­plió con­de­na efec­ti­va por un de­li­to que no co­me­tió. Es­te su­je­to fue sen­ten­cia­do a cin­co años y un día de pre­si­dio y al­can­zó a es­tar más de un año en la cár­cel por­que las víc­ti­mas de un asal­to lo iden­ti­fi­ca­ron erró­nea­men­te.

“El Pro­yec­to Inocen­tes lo que ha­ce es vi­si­bi­li­zar el da­ño que su­fren es­tas per­so­nas. Nues­tra mo­ti­va­ción es que el sis­te­ma pe­nal chi­leno me­jo­re y que es­tas his­to­rias no se si­gan re­pi­tien­do”, se­ña­la a

La Ho­ra el De­fen­sor Na­cio­nal

An­drés Mahn­ke.

Pe­ro ¿se­rá su­fi­cien­te sa­car a la luz es­tas fa­llas del sis­te­ma, o se ne­ce­si­tan otras me­di­das com­pen­sa­to­rias?

Pa­ra que los afec­ta­dos re­ci­ban ayu­da en es­te as­pec­to, el Pro­yec­to

Inocen­tes sus­cri­bió un con­ve­nio con la Fun­da­ción ProBono, pa­ra que abo­ga­dos de su agru­pa­ción los re­pre­sen­ten. Ac­tual­men­te hay cua­tro ca­sos en los que se ha lo­gra­do ob­te­ner es­te ti­po de ase­so­ría, que per­mi­te que las per­so­nas

pro­ce­dan a las ac­cio­nes ci­vi­les pa­ra ob­te­ner al­gu­na re­pa­ra­ción de par­te del Es­ta­do.

Otro pro­ble­ma pa­ra los que se vie­ron en­vuel­tos en es­tos erro­res es que la in­for­ma­ción de las cau­sas que­da en in­ter­net, a pe­sar de la re­so­lu­ción, lo que pro­vo­ca que mu­chos sean dis­cri­mi­na­dos en tra­ba­jos, por ami­gos e in­clu­so por sus fa­mi­lias. Pa­ra evi­tar la es­tig­ma­ti­za­ción, la De­fen­so­ría Pe­nal Pú­bli­ca ha co­men­za­do a tra­ba­jar es­te te­ma, co­no­ci­do co­mo el “de­re­cho al ol­vi­do”. Mahn­ke ma­ti­za: “Ac­tual­men­te no exis­ten me­ca­nis­mos ex­pe­di­tos pa­ra lo­grar que al­guien que es afec­ta­do por es­te pro­ble­ma pue­da so­lu­cio­nar­lo, pe­ro no­so­tros se­gui­re­mos tra­ba­jan­do pa­ra que en un fu­tu­ro no muy le­jano es­to se lo­gre”.

El año pa­sa­do 325.285 cau­sas in­gre­sa­ron a la De­fen­so­ría. Es­te nú­me­ro equi­va­le al 92% del uni­ver­so de las cau­sas que se ju­di­cia­li­zan, ya que el por­cen­ta­je res­tan­te con­tra­ta una defensa par­ti­cu­lar.

“Que­re­mos que el sis­te­ma pe­nal me­jo­re y que es­tas his­to­rias no se si­gan re­pi­tien­do”. An­drés Mahn­ke, De­fen­sor Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.