Có­mo se vi­ve jun­to a me­ga edi­fi­cio de Es­ta­ción Cen­tral Es­te miér­co­les: reunión cla­ve

Ha­bi­tan­tes de la an­ti­gua Vi­lla San­ta Pe­tro­ni­la re­sien­ten la lle­ga­da de cien­tos de ve­ci­nos, por la bu­lla, los au­tos mal es­ta­cio­na­dos y la ba­su­ra que les “llue­ve”.

La Hora - - País - María Eu­ge­nia Du­rán

To­do ti­po de ba­su­ra. La­tas, ro­pa, ju­gue­tes, ci­ga­rri­llos pren­di­dos, bol­sas con ex­cre­men­to y has­ta con­do­nes son lan­za­dos des­de lo al­to y lle­gan a los te­chos y pa­tios de los ve­ci­nos de la vi­lla San­ta Pe­tro­ni­la en Es­ta­ción Cen­tral, que vi­ven prác­ti­ca­men­te pe­ga­dos a uno de los cua­tro gran­des edi­fi­cios de de­par­ta­men­tos que le­van­ta la cons­truc­to­ra Su­ka­sa en María Ro­zas Ve­lás­quez (ex Las Re­jas Nor­te) ca­si con ca­lle Ecua­dor.

Los ha­bi­tan­tes de es­ta vi­lla que da­ta de los años 60 -en su ma­yo­ría fa­mi­lias con ni­ños y adul­tos ma­yo­res­han vis­to tras­tor­na­da su vi­da co­ti­dia­na con la lle­ga­da abrup­ta de cien­tos de ve­ci­nos en los dos úl­ti­mos años. Y es­to es só­lo el co­mien­zo, por­que só­lo una de las cua­tro to­rres pro­yec­ta­das, de 23 pi­sos, es­tá ha­bi­ta­da. Las otras dos, de 30, se­rán pues­tas a la ven­ta pron­to, mien­tras que la úl­ti­ma, de la mis­ma al­tu­ra, re­cién co­mien­za a ser le­van­ta­da. Cuan­do el pro­yec­to es­té com­ple­to con­ta­rá con ca­si cua­tro mil de­par­ta­men­tos.

“No los es­tán ha­cien­do vi­vir co­mo per­so­nas. Son ver­da­de­ros con­ven­ti­llos verticales los que es­tán cons­tru­yen­do aquí, la gen­te vi­ve ha­ci­na­da”, nos di­ce Hi­pó­li­to Amés­ti­ca de 75 años, que ha­ce 40 vi­ve en su ca­sa de la Vi­lla San­ta Pe­tro­ni­la que aho­ra que­dó li­te­ral­men­te pe­ga­da al mu­ro de hor­mi­gón de la pri­me­ra to­rre ha­bi­ta­da.

“Es­to no nos hu­bie­ra mo­les­ta­do si hu­bie­ra si­do un pro­yec­to de ar­qui­tec­tu­ra con­sen­sua­do, con obras de mi­ti­ga­ción. Pe­ro na­die se acer­có a la co­mu­ni­dad”, afir­ma.

Tam­po­co na­die le con­sul­tó có­mo que­ría la se­pa­ra­ción en­tre la gran mo­le de hor­mi­gón y su ca­sa.

“Na­die me pre­gun­tó na­da so­bre la pro­xi­mi­dad del mu­ro de di­vi­sión. Yo ha­bía pen­sa­do de­jar unos cin­co o diez me­tros de se­pa­ra­ción pe­ro no, me cons­tru­ye­ron es­te ado­sa­mien­to que la di­rec­ción de obras de nin­gu­na mu­ni­ci­pa­li­dad de­be­ría per­mi­tir”, di­ce Amés­ti­ca.

Pa­ra es­te an­ti­guo ve­cino del sec­tor el prin­ci­pal pro­ble­ma, ade­más del bu­lli­cio y la ba­su­ra, es la con­ges­tión en las vías cir­cun­dan­tes. “Ni Bom­be­ros o am­bu­lan­cias tie­nen un lu­gar especial pa­ra es­ta­cio­nar­se” y de­ben ha­cer­lo en la es­tre­cha ca­lle María Ro­zas Ve­lás­quez, lí­mi­te de las co­mu­nas de Lo Pra­do y Es­ta­ción Cen­tral.

CA­LI­DAD DE VI­DA

Al ne­go­cio de aba­rro­tes de In­grid Bueno no le ha ido del to­do mal con los nue­vos ve­ci­nos que han lle­ga­do al ba­rrio, en su ma­yo­ría pa­re­jas jó­ve­nes e in­mi­gran­tes.

Sin em­bar­go, no du­da en la­men­tar los cam­bios: “Si lo veo só­lo por el ne­go­cio te di­ría que es sú­per bueno, pe­ro si lo veo en con­vi­ven­cia, es ma­lo. La ca­li­dad de vi­da nos ha cam­bia­do mu­cho”.

“Yo pue­do aguan­tar que las fies­tas no ten­gan lí­mi­te, pue­do aguan­tar qui­zá los gri­tos y el vo­ca­bu­la­rio, pe­ro que ti­ren ob­je­tos des­de los bal­co­nes has­ta los te­chos y pa­tios de los ve­ci­nos, eso yo lo en­cuen­tro tre­men­do”, afir­ma es­ta pe­que­ña comerciante que lle­va 12 años vi­vien­do en es­ta an­ti­gua po­bla­ción.

Una de sus clien­tas, Maruja, quien arrien­da aquí ha­ce sie­te años, apun­ta: “En la ca­sa de la ni­ña de la Pe­lu­que­ría han ti­ra­do bol­quier sas con con­do­nes y has­ta ca­ca”.

Maruja tam­bién nos cuen­ta que, al no te­ner es­pa­cios ver­des, los ve­ci­nos de las to­rres sa­can a pa­sear sus mas­co­tas por la vi­lla: “Ni se preo­cu­pan de re­ti­rar los ex­cre­men­tos. Yo vi­vo en una es­qui­na y to­dos los días de­bo lim­piar la ca­ca de pe­rro que me de­jan fue­ra de mi ca­sa”, ale­ga.

Pe­ro qui­zá el te­ma que ha al­te­ra­do más la con­vi­ven­cia en el sec­tor es la fal­ta de es­ta­cio­na­mien­tos en las to­rres, cu­yos ha­bi­tan­tes op­tan por es­ta­cio­nar sus vehícu­los don­de pue­den, en las cer­ca­nías.

“No pue­de pa­sar el ca­mión de la ba­su­ra con los au­tos es­ta­cio­na­dos, y mal es­ta­cio­na­dos, en cual- pi­sos tie­ne la to­rre ha­bi­ta­da y 30 ten­drán las de­más. In­grid y Maruja res­pon­sa­bi­li­zan del de­te­rio­ro en la ca­li­dad de vi­da en el sec­tor de las Re­jas Nor­te al al­cal­de de Es­ta­ción Cen­tral, Ro­dri­go Del­ga­do (UDI) . “Pa­ra mí un al­cal­de de­be vi­vir en la co­mu­na. Có­mo le ex­pli­co yo a un al­cal­de mis pro­ble­mas, mi dia­rio vi­vir, si él vi­ve de Las Con­des pa­ra arri­ba”, afir­ma In­grid, quien es ade­más es­po­sa de un di­ri­gen­te de la jun­ta de ve­ci­nos. “Lo he­mos in­vi­ta­do ha­ce años a nues­tras reunio­nes pa­ra ha­blar de es­te te­ma pe­ro nun­ca vie­ne”, aña­de. Hi­pó­li­to Amés­ti­ca coin­ci­de: “Me gus­ta­ría po­der de­cir­le to­das es­tas co­sas a la ca­ra al se­ñor al­cal­de, pa­ra ver qué res­pon­de”. Lue­go de la po­lé­mi­ca desata­da por es­te y otros va­rios me­ga pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios en la co­mu­na, Del­ga­do afir­mó que com­par­te las crí­ti­cas, es­pe­cial­men­te las de ex­per­tos que “re­pu­dian es­ta for­ma de ha­cer ar­qui­tec­tu­ra”. Y ade­lan­tó que el miér­co­les el mu­ni­ci­pio sos­ten­drá una reunión con la se­re­mi de Vi­vien­da pa­ra “pe­dir el con­ge­la­mien­to de los per­mi­sos de edi­fi­ca­ción”.

par­te. Los ca­mio­nes dis­tri­bui­do­res que me vie­nen a de­jar mer­ca­de­ría tam­po­co pue­den en­trar e ima­gí­na­te si ne­ce­si­ta­mos una am­bu­lan­cia o un ca­rro de Bom­be­ros”, coin­ci­de In­grid.

Es­to ha ge­ne­ra­do tal mo­les­tia que mu­chos ve­ci­nos es­tán to­man­do me­di­das ex­tre­mas, co­mo pe­gar­les pa­pe­les en las ven­ta­nas o, in­clu­so, de­jar los te­chos de los au­tos lle­nos de ba­su­ra.

Pe­ro los ha­bi­tan­tes de las to­rres tam­bién son víc­ti­mas de es­tos con­flic­tos. Una jo­ven ma­dre que vi­ve en el me­ga pro­yec­to nos con­tó un po­co ner­vio­sa y sin que­rer iden­ti­fi­car­se que tras es­ta­cio­nar­se en la vi­lla le ha­bían re­ven­ta­do los neu­má­ti­cos a su vehícu­lo, que no tie­ne dón­de es­ta­cio­nar.

La ca­sa de Hi­pó­li­to Amés­ti­ca que­dó li­te­ral­men­te pe­ga­da al edi­fi­cio de María Ro­zas Ve­lás­quez 65.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.