Be­bi­das ener­gé­ti­cas: có­mo to­mar­las de ma­ne­ra in­te­li­gen­te

Ha­ce más de una dé­ca­da que es­te pro­duc­to se con­so­li­dó en el país y hoy es po­si­ble en­con­trar­lo en tien­das, su­per­mer­ca­dos y has­ta en la ca­lle.

La Hora - - País - Em­ma An­tón Cer­da

Las be­bi­das ener­gé­ti­cas ha­ce más de una dé­ca­da que tie­nen una pre­sen­cia re­le­van­te en Chi­le. A fi­na­les del año 2013, por ejem­plo, es­tos pro­duc­tos ge­ne­ra­ban 244 mi­llo­nes de dó­la­res. Y la in­dus­tria con­ti­núa cre­cien­do.

Ni­co­lás Bilbao, sub­ge­ren­te de re­fres­cos y Red Bull en CCU, cree que el cre­ci­mien­to de es­tos pro­duc­tos en el mer­ca­do se de­be al au­men­to de dis­po­ni­bi­li­dad den­tro de los pun­tos de ven­ta.

“Hoy en un mis­mo al­ma­cén po­de­mos ver dis­tin­tas mar­cas, pre­cios y for­ma­tos. Par­ti­cu­lar­men­te pa­ra CCU, la lle­ga­da de Red Bull a nues­tro por­ta­fo­lio a fi­nes del 2015, ha per­mi­ti­do au­men­tar su dis­tri­bu­ción y, por con­si­guien­te, un im­por­tan­te cre­ci­mien­to en la pe­ne­tra­ción de la mar­ca”, de­ta­lla.

Ade­más, se agre­ga el desa­rro­llo de un nue­vo seg­men­to de mer­ca­do: el de bo­te­llas desecha­bles. “És­te ha he­cho que nue­vos con­su­mi­do­res lle­guen a la ca­te­go­ría, bus­can­do me­jo­res al­ter­na­ti­vas de pre­cio y for­ma­tos que per­mi­tan com­par­tir con más gen­te. Ha­ce unos años es­te seg­men­to no exis­tía en Chi­le y ya sig­ni­fi­ca un 25 por cien­to del mer­ca­do”, cuen­ta.

La de­man­da por es­tas be­bi­das ener­gé­ti­cas es tan­ta que in­clu­so se ven­de en las es­qui­nas a au­to­mo­vi­lis­tas que creen ne­ce­si­tar un po­co más de ener­gía.

PRE­CAU­CIO­NES

El doc­tor Leo­nar­do Se­rra, neu­ró­lo­go del Cen­tro del Sue­ño de la Clí­ni­ca Ale­ma­na, di­ce que lo ideal es con­su­mir no más de tres la­tas de be­bi­das ener­gé­ti­cas al día, ya que un con­su­mo ex­ce­si­vo pue­de pro­vo­car ta­qui­car­dias, cri­sis de pá­ni­co y sen­sa­ción de an­gus­tia, de­bi­do a la ca­feí­na.

Por su par­te, el doc­tor Pablo Guz­mán, neu­ró­lo­go de la Clí­ni­ca Somno, de­ta­lla que mu­chas per­so­nas re­cu­rren a es­tos ener­gi­zan­tes por­que des­can­san mal. “La gen­te que los ocu­pa mu­chas ve­ces tie­ne pro­ble­mas de sue­ño, duer­me mal, tie­ne in­som­nio, pre­sen­ta ron­qui­dos o su­fre de ap­neas, en­ton­ces, pa­ra su­plir un buen des­can­so, ocu­pa es­tas be­bi­das ener­gé­ti­cas pa­ra des­per­tar”.

El ex­ce­so en su con­su­mo, de­ta­lla el doc­tor Guz­mán, pue­de re­sul­tar “su­ma­men­te per­ju­di­cial, por­que al ser es­ti­mu­lan­tes afec­tan a va­rios ór­ga­nos, co­mo el co­ra­zón, y se pue­den pro­du­cir arrit­mias, in­far­tos car­día­cos, al­te­ra­cio­nes de la pre­sión en­tre otras pa­to­lo­gías. Por eso, en pa­cien­tes con pro­ble­mas car­día­cos es­tá to­tal­men­te con­tra­in­di­ca­do el con­su­mo de be­bi­das ener­gi­zan­tes”.

In­clu­so, hay al­gu­nas per­so­nas que las uti­li­zan pa­ra me­jo­rar su desem­pe­ño de­por­ti­vo. Gon­za­lo Fernández, mé­di­co de­por­tó­lo­go del pro­gra­ma pro de­por­te de Clí­ni­ca Ale­ma­na sub­ra­ya que la me­jor for­ma de in­cre­men­tar el ren­di­mien­to fí­si­co al hi­dra­tar­se es a tra­vés del agua o de be­bi­das iso­tó­ni­cas.

“És­tas úl­ti­mas son es­pe­cial­men­te for­mu­la­das pa­ra el de­por­te y apor­tan can­ti­da­des ade­cua­das de glu­co­sa, so­dio y po­ta­sio que se pier­den du­ran­te la prác­ti­ca de una ac­ti­vi­dad fí­si­ca de al­ta in­ten­si­dad”, ase­gu­ra Fernández.

CON­SE­JOS

El neu­ró­lo­go de la Clí­ni­ca Somno de­ta­lla que lo me­jor pa­ra evi­tar el con­su­mo ex­ce­si­vo de be­bi­das ener­gé­ti­cas es con­tar con un des­can­so apro­pia­do. Si hay pro­ble­mas en que la per­so­na tie­ne in­som­nio, ron­qui­dos ex­ce­si­vos, ap­neas u otras pa­to­lo­gías, ha­ce hin­ca­pié en que es ne­ce­sa­rio con­sul­tar ya que mu­chas ve­ces im­pli­can ries­gos vi­ta­les, co­mo in­far­tos car­día­cos o ce­re­bra­les.

“En el ca­so que no se ten­gan en­fer­me­da­des gra­ves, pa­ra la gen­te en ge­ne­ral lo bá­si­co es te­ner una bue­na hi­gie­ne de sue­ño. Hay una lis­ta gi­gan­te de co­sas, pe­ro al­gu­nas im­por­tan­tes que pue­den ha­cer una di­fe­ren­cia es no ver te­le­vi­sión en el dor­mi­to­rio, no co­mer an­tes de acos­tar­se, no beber té, ca­fé o ener­gé­ti­cas en la no­che, to­mar me­nos lí­qui­dos”, acon­se­ja.

Ade­más, in­di­ca que lo me­jor en la no­che es tra­tar de lo­grar re­la­jar­se y evi­tar que­dar­se en la ca­ma si uno no lo­gra con­ci­liar el sue­ño. En ese ca­so, lo me­jor es le­van­tar­se y rea­li­zar al­gu­na ac­ti­vi­dad que per­mi­ta tran­qui­li­dad y re­la­jo a la per­so­na.

“Lo ade­cua­do es no con­su­mir más de tres la­tas de es­te pro­duc­to en un pe­rio­do de 24 ho­ras”. Leo­nar­do Se­rra, neu­ró­lo­go Clí­ni­ca Ale­ma­na. “Un ex­ce­so de es­tas be­bi­das pue­de ser su­ma­men­te per­ju­di­cial, por­que al ser es­ti­mu­lan­te afec­ta a va­rios ór­ga­nos”. Pablo Guz­mán, neu­ró­lo­go Clí­ni­ca Somno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.