Los fac­to­res que in­ci­den en la fe­li­ci­dad de un tra­ba­ja­dor

Clau­dia Cu­bi­llos, si­có­lo­ga la­bo­ral de Gru­poEx­pro, ex­pli­ca que es­tar bien en un em­pleo de­pen­de de ca­da uno, de la em­pre­sa y de ele­men­tos neu­ro­na­les.

La Hora - - Empleos - Clau­dia Mal­do­na­do C.

La bús­que­da de la fe­li­ci­dad es al­go in­he­ren­te al ser hu­mano, que as­pi­ra a al­can­zar­la en to­dos los ám­bi­tos de su vi­da.

No so­lo con su fa­mi­lia, sus ami­gos, y en su tiem­po li­bre, sino tam­bién en el tra­ba­jo, don­de pa­sa gran par­te del día.

Pa­ra lo­grar un buen am­bien­te la­bo­ral, don­de los co­la­bo­ra­do­res se sien­tan fe­li­ces, se de­ben con­si­de­rar tres fac­to­res, se­gún ex­pli­ca Clau­dia Cu­bi­llos, si­có­lo­ga la­bo­ral de la em­pre­sa de out­sour­cing y re­cur­sos hu­ma­nos Gru­poEx­pro.

“Son tres par­tes: una que tie­ne que po­ner el tra­ba­ja­dor, otra que tie­ne que po­ner el em­plea­dor, y una se­rie de fac­to­res neu­ro­na­les, ca­si bio­ló­gi­cos”, di­ce.

LA PAR­TE DEL TRA­BA­JA­DOR

■ Op­ti­mi­zar sus re­cur­sos la­bo­ra­les. Evi­te rea­li­zar ta­reas ane­xas a lo que es su tra­ba­jo, pa­ra que no se re­tra­se en sus la­bo­res y evi­te que lo re­ten, o se ha­ga una ima­gen de tra­ba­ja­dor que sa­ca la vuel­ta.

■ Fo­men­tar un buen am­bien­te con sus com­pa­ñe­ros. Si al­guien es­tá afec­tan­do de ma­ne­ra ne­ga­ti­va, to­dos lo van a pa­sar mal.

■ Fi­jar­se en la cultura de la com­pa­ñía. Por ejem­plo, hay al­gu­nas don­de es gra­ví­si­mo lle­gar tar­de o no en­tre­gar al­go a la ho­ra, y hay otras don­de eso no es tan gra­ve, pe­ro sí lo es que no va­yas al te­ci­to que se or­ga­ni­za en la tar­de des­pués de la pe­ga o cual­quier ac­ti­vi­dad ex­tra­la­bo­ral. Por ejem­plo, si eres una per­so­na a la que le cues­ta de­ma­sia­do ajus­tar­se a re­que­ri­mien­tos de ho­ra y tiem­po no pue­des es­tar en una em­pre­sa don­de lo prin­ci­pal sea eso, por­que lo vas a pa­sar mal, vas a es­tar su­frien­do.

■ Bus­car so­lu­cio­nes. Cuan­do uno tie­ne una que­ja en el tra­ba­jo hay que pen­sar en có­mo so­lu­cio­nar el pro­ble­ma, no con pla­ta, sino con ac­cio­nes. Si so­lo ale­gas te en­ve­ne­nas, pe­ro pro­po­ner so­lu­cio­nes lo orien­ta a al­go po­si­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.