Ar­gen­ti­na: exi­gen sa­li­da de juez tras ase­si­na­to de jo­ven

Ha­ce ocho me­ses el ma­gis­tra­do Car­los Ros­si ha­bía otor­ga­do li­ber­tad con­di­cio­nal al prin­ci­pal sos­pe­cho­so por el cri­men de Mi­cae­la García.

La Hora - - Portada - Clau­dia Mal­do­na­do C.

Pa­ra es­ta tar­de se es­pe­ra que mi­les de per­so­nas acu­dan a la Pla­za de Ma­yo, en el cen­tro de Bue­nos Ai­res, pa­ra exi­gir jus­ti­cia tras la vio­la­ción y ase­si­na­to de Mi­cae­la García, una jo­ven de 21 años que par­ti­ci­pa­ba ac­ti­va­men­te en cam­pa­ñas con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro.

Uno de los prin­ci­pa­les re­cla­mos de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, de le­gis­la­do­res y del go­bierno es la re­nun­cia del juez Car­los Ros­si, quien ha­ce ocho me­ses con­ce­dió la li­ber­tad con­di­cio­nal a Se­bas­tián Wag­ner (30), prin­ci­pal sos­pe­cho­so del cri­men de Mi­cae­la.

Wag­ner fue con­de­na­do en 2012 a 9 años de pri­sión por dos vio­la­cio­nes co­me­ti­das en 2010, pe­ro en ju­lio pa­sa­do Ros­si lo de­jó en li­ber­tad, a pe­sar de que los in­for­mes téc­ni­cos so­bre el hom­bre eran ne­ga­ti­vos y re­co­men­da­ban que fue­ra man­te­ni­do en pri­sión.

“Acá hay dos res­pon­sa­bles: el ase­sino de Mi­cae­la y un juez que lo li­be­ró”, di­jo Fa­bia­na Tu­ñez, pre­si­den­ta del Con­se­jo Na-

cio­nal de las Mu­je­res.

Mi­cae­la des­apa­re­ció la ma­dru­ga­da del 2 de abril, tras sa­lir de una dis­co­te­ca en la ciu­dad de Gua­le­guay, en la pro­vin­cia de En­tre Ríos, al nor­te de Ar­gen­ti­na. Cá­ma­ras de se­gu­ri­dad gra­ba­ron el au­to de Wag­ner cer­ca del lu­gar de la des­apa­ri­ción. El hom­bre se tras­la­dó a la ca­sa de su ma­dre, en Bue­nos Ai­res, a 230 ki­ló­me­tros de Gua­le­guay, don­de fue de­te­ni­do la no­che del vier­nes. Ho­ras des­pués, la ma­ña­na del sá­ba­do, el cuer­po de Mi­cae­la fue en­con­tra­do en­tre unos ma­to­rra­les, en es­ta­do de des­com­po­si­ción. La au­top­sia se rea­li­za­ría ayer, pe­ro se tra­ta­ría de muer­te por es­tran­gu­la­mien­to.

El mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ger­mán Ga­ra­vano, di­jo que si el juez Ros­si no re­nun­cia, “el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra de­be­ría re­mo­ver­lo”, y ase­gu­ró que el go­bierno es­tá li­bran­do una “ba­ta­lla cul­tu­ral” pa­ra que los jue­ces de­jen de prio­ri­zar “las ga­ran­tías de los cri­mi­na­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.