AU­MEN­TAN LAS ADOP­CIO­NES DE NI­ÑOS MA­YO­RES DE CUA­TRO AÑOS

Si en 2012 re­pre­sen­ta­ban el 17 por cien­to del to­tal, en 2016 al­can­za­ron el 26 por cien­to. En el mis­mo pe­rio­do, el nú­me­ro to­tal de adop­cio­nes ba­jó de 487 a 397.

La Hora - - Portada - Natalia Heus­ser H.

Lo pri­me­ro que pre­gun­tó Va­len­ti­na (5) an­tes de lle­gar a la ca­sa de Vla­di­mir (50) y Paula (42) fue có­mo se­ría su pie­za. La pe­que­ña se in­te­gró a es­ta fa­mi­lia en mar­zo del año pa­sa­do y ape­nas en­tró a su nue­vo ho­gar, co­rrió por to­das par­tes y des­ar­mó y ar­mó su ca­ma va­rias ve­ces, has­ta que sus pa­dres adop­ti­vos la abra­za­ron y ella co­men­zó a llo­rar.

En ese tiem­po Va­len­ti­na te­nía cua­tro años y gran par­te de su vi­da ha­bía vi­vi­do en un cen­tro del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res (Se­na­me), ale­ja­da de mu­chas co­sas a las que nor­mal­men­te los ni­ños es­tán acos­tum­bra­dos.

La pri­me­ra vez que usó una es­ca­le­ra me­cá­ni­ca y un as­cen­sor fue un es­pec­tácu­lo, sa­lió es­pan­ta­da de un cen­tro de jue­gos por­que le mo­les­ta el ex­ce­so de rui­do y has­ta aho­ra no ha en­tra­do a lo­ca­les de co­mi­da rá­pi­da por­que só­lo con­su­me pre­pa­ra­cio­nes ca­se­ras.

“Pa­ra ella fue co­mo lle­gar a otro pla­ne­ta. Eso sí, se ma­ne­ja con el ce­lu­lar al re­vés y al de­re­cho”, cuen­ta Vla­di­mir.

Él y Paula lle­va­ban sie­te años jun­tos cuan­do co­men­za­ron con los trá­mi­tes de adop­ción. Se de­mo­ra­ron cer­ca de un año y cua­tro me­ses en te­ner a Va­len­ti­na, ni­ña de la que di­cen es­tar com­ple­ta­men­te enamo­ra­dos.

“Al mo­men­to de ha­cer el trá­mi­te en el Se­na­me pu­si­mos que que­ría­mos adop­tar has­ta un ran­go de edad de 5 años. Te­nía­mos ex- pe­rien­cia con nues­tros so­bri­nos y no te­nía­mos pro­ble­mas en adop­tar a un ni­ño que fue­ra un po­co más gran­de. Creo que en va­rias per­so­nas aún exis­te el te­mor de que los ni­ños más gran­des tie­nen una per­so­na­li­dad de­fi­ni­da, pe­ro con ca­ri­ño y amor tú pue­des amol­dar­los y ha­cer­los par­te de ti. Al prin­ci­pio, por ejem­plo, cuan­do nues­tra hi­ja nos ha­cía ra­bie­tas, la to­má­ba­mos en­tre los dos, la abra­zá­ba­mos y la con­so­lá­ba­mos. Aho­ra ya no pa­sa y si se enoja, se con­tro­la”, se­ña­la.

Se­gún ci­fras del Se­na­me, en los úl­ti­mos años ha au­men­ta­do la adop­ción de me­no­res so­bre 4 años por par­te de chi­le­nos, pre­fe­ren­cia que an­tes era co­man­da­da por los ex­tran­je­ros. Así, en nues­tro país, es­te ti­po de adop­cio­nes ha cre­ci­do de 81 (17%) en el 2012, a 104 (26%) en el 2016, res­pec­to al to­tal de en­la­ces na­cio­na­les (ver re­cua­dro).

Pa­ra Ma­ría Fer­nan­da Ga­lle­gui­llos, je­fa del De­par­ta­men­to de Adop­ción del Se­na­me, es­te cam­bio se de­be prin­ci­pal­men­te a dos fac­to­res.

Pri­me­ro por­que al co­mien­zo del pro­ce­so se les da una char­la in­for­ma­ti­va a los in­tere­sa­dos, don­de se les ex­pli­ca que hay po­cos ni­ños me­no­res de 2 años de­cla­ra­dos sus­cep­ti­bles de adop­ción (pre­pa­ra­dos pa­ra ser adop­ta­dos) y el 80% se con­cen­tra en los de 4 años ha­cia arri­ba. Es­to se une a que se les in­di­ca que la ges­tión es más rá­pi­da si se bus­ca a un hi­jo con más edad. Lue­go, en una se­gun­da eta­pa, los so­li­ci­tan­tes se so­me­ten a ta­lle­res de sen­si­bi­li­za­ción, don­de se re­vi­san sus mo­ti­va­cio­nes y te­mo­res pa­ra eli­mi­nar el pre­jui­cio de que los ni­ños más gran­des ya es­tán “cria­dos”. Aquí tam­bién se na­tu­ra­li­za el te­ma de que el in­fan­te tie­ne una his­to­ria y un ori­gen bio­ló­gi­co y que ya no es co­mo an­tes, cuan­do es­ta si­tua­ción se man­te­nía en se­cre­to. “To­do es­to es pa­ra que los pa­dres va­yan to­man­do una de­ci­sión más cons­cien­te de la adop­ción. En ese pro­ce­so tam­bién van cam­bian­do sus ex­pec­ta­ti­vas y si par­tie­ron con la idea de adop­tar a un ni­ño de dos años, es pro­ba­ble que en es­te ca­mino pue­den ma­du­rar y dar­se cuen­ta que per­fec­ta­men­te pue­dan adop­tar un ni­ño de cua­tro años”, ex­pli­ca Ga­lle­gui­llos.

Si bien los me­no­res pue­den ser adop­ta­dos has­ta los 18 años, en la prác­ti­ca el to­pe lle­ga has­ta los 12 años, ran­go en el cual tam­bién se ha vis­to un au­men­to de adop­cio­nes. Si en el 2005 los en­la­ces de ni­ños de 8 años o más era de 5%, hoy el nú­me­ro lle­ga al 13%. Jun­to a es­to, la ex­per­ta afir­ma que lue­go de que un ni­ño ma­yor es adop­ta­do, se apo­ya a los nue­vos pa­dres y le se rea­li­za una in­ter­ven­ción te­ra­péu­ti­ca a la fa­mi­lia. “Se les acom­pa­ña fuer­te­men­te en es­te nue­vo desafío. Es­ta­mos cam­bian­do ese con­cep­to de que la adop­ción ter­mi­na cuan­do se pro­du­ce y no es así, ahí re­cién par­te la adop­ción”, acla­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.