HAS­TA 30 POR CIEN­TO DE LAS HO­RAS RESERVADAS EN CLÍ­NI­CAS SE PIER­DEN

Cen­tros de sa­lud uti­li­zan dis­tin­tas es­tra­te­gias pa­ra evi­tar que es­tas aten­cio­nes se des­per­di­cien y ex­tien­dan los tiem­pos de es­pe­ra.

La Hora - - Portada - Ma­ría Eu­ge­nia Du­rán

Es­tu­dio de­tec­tó que es­pe­cia­li­da­des más afec­ta­das son me­di­ci­na general, of­tal­mo­lo­gía y gi­ne­co­lo­gía. Es­ta­ble­ci­mien­tos bus­can mejorar sus ca­na­les de con­fir­ma­ción pa­ra com­ba­tir el pro­ble­ma.

“El im­pac­to es pa­ra quien real­men­te tie­ne ma­les­tar y ne­ce­si­ta aten­der­se”. Ca­ro­li­na Gua­jar­dio, Red UC CH­RIS­TUS “La gen­te jo­ven y los ma­yo­res de 60 años pre­sen­tan ma­yo­res in­asis­ten­cias”. Ale­jan­dra Gon­zá­lez, Agen­daDoc­tor.com

¿ Ha te­ni­do que esperar va­rias se­ma­nas pa­ra po­der agen­dar una ho­ra con un mé­di­co?

Pe­se a que los sis­te­mas de so­li­ci­tud de ho­ras se han ido tec­no­lo­gi­zan­do en los úl­ti­mos años, en­tre un 11% y un 30% de las ho­ras se pier­den por in­asis­ten­cia de los so­li­ci­tan­tes, ex­ten­dien­do los tiem­pos de es­pe­ra de otros pa­cien­tes.

Ale­jan­dra Gon­zá­lez, di­rec­to­ra de Co­mu­ni­ca­cio­nes de Agen­daDoc­tor.com –pla­ta­for­ma que reúne ofer­tas mé­di­cas de di­ver­sos cen­tro­sex­pli­ca que, tras un ca­tas­tro de la in­dus­tria que in­clu­yó un feed­back con los cen­tros, “nos di­mos cuen­ta que al­re­de­dor de un 43% de las ci­tas mé­di­cas no se rea­li­zan y que, de esa ci­fra, el 30% co­rres­pon­de a ra­zo­nes de los pa­cien­tes”.

La eje­cu­ti­va apun­ta que es­tos nú­me­ros va­rían “en re­la­ción con el pres­ta­dor (cen­tros médicos, clí­ni­cas y con­sul­tas par­ti­cu­la­res) y al ti­po de pres­ta­ción”. Las au­sen­cias más al­tas se dan en la me­di­ci­na general o in­ter­na y le si­guen al­gu­nas es­pe­cia­li­da­des co­mo of­tal­mo­lo­gía y gineco-obs­te­tri­cia.

Y en­tre quie­nes tie­nen ma­yo­res au­sen­cias, afir­ma Gon­zá­lez, es­tán “la gen­te jo­ven y la ma­yor de 60 años, lo que pro­ba­ble­men­te es­tá re­la­cio­na­do a ol­vi­dos”.

Las in­asis­ten­cias se ob­ser­van ade­más en to­do ti­pos de cen­tros.

Por ejem­plo, en la consulta pri­va­da del ci­ru­jano plás­ti­co Héc­tor Valdés, se re­gis­tra un pro­me­dio de 10% de in­asis­ten­cia. “Por la al­ta de­man­da que tie­ne la consulta, es­to no ge­ne- ra tan­tos es­tra­gos, pe­ro sí el pa­cien­te de­be esperar al me­nos un mes y me­dio o más pa­ra reagen­dar”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta.

En tan­to, en un ám­bi­to de al­ta de­man­da co­mo las afec­cio­nes alér­gi­cas, es­ta prác­ti­ca pa­re­ce aún más se­ria. El doc­tor Pe­dro Mar­do­nes, del Cen­tro del Alér­gi­co, con­fir­ma que allí tam­bién cer­ca de un 30% de las ci­tas se pier­den.

“Es una cos­tum­bre muy fre­cuen­te en Chi­le, ne­ga­ti­va tan­to pa­ra los médicos -por­que son ho­ras la­bo­ra­les per­di­das-, co­mo pa­ra los pa­cien­tes, por­que las ho­ras son es­ca­sas”, di­ce Mar­do­nes, quien cuen­ta que “hay al­gu­na gen­te que se re­pi­te mu­cho el pla­to ha­cien­do eso: to­man ho­ras por si aca­so, o se ol­vi­dan o les da lo mis­mo, aun­que otros sí tie­nen reales pro­ble­mas pa­ra asis­tir”.

TE­MA CUL­TU­RAL

Pa­ra la ge­ren­ta de Ex­pe­rien­cia de Clien­tes y Ca­na­les Di­gi­ta­les de la Red de Sa­lud UC CH­RIS­TUS, Ca­ro­li­na Gua­jar­do, “es­tás ci­fras men­cio­na­das es­tán den­tro de los ran­gos de la in­dus­tria en general”, res­pec­to a lo que no ca­li­fi­can co­mo “ho­ras per­di­das” sino co­mo

“not show” (no pre­sen­ta­ción).

“Efec­ti­va­men­te aun­que la gen­te agen­da y con­fir­ma, no lle­ga. La ra­zo­nes son di­ver­sas: que tu­vo una do­len­cia en el mo­men­to de agen­dar y que cuan­do lle­ga el mo­men­to de la ci­ta ya no la tie­ne, o que el pa­cien­te de­ci­de en el úl­ti­mo mi­nu­to que te­nía otras prio­ri­da­des y no era tan ur­gen­te lo que te­nía que con­sul­tar”, apun­ta Gua­jar­do.

Gon­zá­lez, en tan­to, es­ti­ma que el trans­por­te y el cli­ma son fac­to­res re­le­van­tes a la ho­ra de acu­dir o no a una ci­ta mé­di­ca.

To­do es­to ge­ne­ra una se­rie de pro­ble­má­ti­cas pa­ra los cen­tros médicos, pe­ro prin­ci­pal­men­te “el im­pac­to es pa­ra quien real­men­te tie­ne un ma­les­tar y ne­ce­si­ta aten­der­se con un doc­tor en ese mo­men­to. Al­guien que no asis­tió le qui­tó el es­pa­cio”, aña­de Gua­jar­do.

Res­pec­to a las ra­zo­nes de que los pa­cien­tes no avi­sen de sus au­sen­cias pa­ra en­tre­gar su cu­po a otro, la ge­ren­ta cree que se tra­ta de un te­ma cul­tu­ral: “No es­ta­mos bien edu­ca­dos pa­ra cui­dar las ho­ras mé­di­cas pa­ra los de­más”.

ES­TRA­TE­GIAS

En la Red de Sa­lud UC CH­RIS­TUS ex­pli­can que los me­ca­nis­mos que han uti­li­za­do pa­ra mejorar lo que ca­li­fi­can co­mo not show

(no pre­sen­ta­ción) tie­nen que ver con la in­cor­po­ra­ción de ca­na­les di­gi­ta­les, con­fir­ma­cio­nes vía co­rreo, sms, aper­tu­ra de agen­da­mien­to a tra­vés de ca­na­les web, etc. “Es­to nos ha per­mi­ti­do ir me­jo­ran­do el not show. A me­di­da que nos va­mos acer­can­do a la fe­cha va­mos con­fir­man­do a tra­vés de es­tos ca­na­les pa­ra asegurarnos que esos pa­cien­tes lle­guen (…) Nos im­por­ta mu­cho con­fir­mar por­que en la me­di­da en que te­ne­mos libre ese cu­po po­de­mos lla­mar a otro pa­cien­te que tie­ne la ne­ce­si­dad de aten­der­se”, di­ce Gua­jar­do.

En cam­bio, en Agen­daDoc­tor.com di­cen apun­tar a las ra­zo­nes mis­mas de las in­asis­ten­cias. “Es­ta­mos tra­tan­do de cam­biar, de fa­ci­li­tar la for­ma en que la gen­te to­ma o anu­la la ho­ra”, pa­ra evi­tar las au­sen­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.