Ojo con el pes­ca­do cru­do: pue­de te­ner pa­rá­si­tos

Los Ani­sa­kis y la lom­briz so­li­ta­ria son dos de los agen­tes que po­drían es­tar en sal­mo­nes, ju­re­les y cor­vi­nas. Su con­su­mo sube es­tos días.

La Hora - - Portada - Na­ta­lia Heus­ser H.

Es­pe­cia­lis­tas aler­tan so­bre la po­si­ble pre­sen­cia de gu­sa­nos y la fa­mo­sa lom­briz so­li­ta­ria en pre­pa­ra­cio­nes co­mo el sus­hi y el ce­vi­che, a po­cos días de Se­ma­na San­ta.

Ca­da vez los chi­le­nos tie­nen me­nos te­mor a la ho­ra de con­su­mir sus­hi y ce­vi­che. Am­bas pre­pa­ra­cio­nes, que se han vuel­to muy po­pu­la­res en los úl­ti­mos años, se ca­rac­te­ri­zan por la pre­sen­cia de pes­ca­do cru­do, lo que pue­de ser pe­li­gro­so pa­ra la sa­lud.

To­xi­nas, bac­te­rias y pa­rá­si­tos son los agen­tes que po­drían es­tar pre­sen­tes en es­tos pla­tos, pro­vo­can­do mo­les­tos pro­ble­mas es­to­ma­ca­les.

“Mien­tras más tiem­po pa­sa un pes­ca­do sin con­su­mir o en un lu­gar po­co ade­cua­do, au­men­tan las pro­ba­bi­li­da­des de con­traer en­fer­me­da­des tó­xi­cas que cau­san du­ran­te uno o dos días dia­rreas muy in­ten­sas, vó­mi­to y de­cai­mien­to, lo que se pa­sa de ma­ne­ra es­pon­tá­nea. Ade­más es­tá el con­ta­gio de bac­te­rias, co­mo la sal­mo­ne­lla o cua­tro ti­pos de es­che­ri­chia co­li, las que dan pa­so a cua­dros más in­ten­so y lar­gos, con dia­rreas de sie- te días acom­pa­ña­das por fie­bre, lo que re­quie­re de an­ti­bió­ti­co”, ex­pli­ca Mar­cos Huil­ca­man, in­fec­tó­lo­go de la Clí­ni­ca del Mar.

Otro pro­ble­ma li­ga­do a la in­ges­ta de pes­ca­do cru­do lo cons­ti­tu­yen dos ti­pos de pa­rá­si­tos, los Ani­sa­kis y el Diphy­llo­both­rium la­tum, es­te úl­ti­mo lla­ma­do co­mún­men­te “lom­briz so­li­ta­ria”.

El Ani­sa­kis es un gu­sano re­don­do y pe­que­ño, de dos cen­tí­me­tros, que es ca­paz de ori­gi­nar una gas­tri­tis agu­da. Lo que se con­su­me es la lar­va, que se in­tro­du­ce en la mu­co­sa del es­tó­ma­go y pro­du­ce una in­fla­ma­ción in­ten­sa que pue­de ge­ne­rar náu­seas, do­lor ab­do­mi­nal y vó­mi­tos. A ve­ces se tras­la­da al in­tes­tino y se eli­mi­na por he­ces y en otras oca­sio­nes se desecha a tra­vés de la tos o del vó­mi­to. El gu­sano po­dría pa­sar se­ma­nas den­tro del cuer­po y es po­si­ble de­tec­tar­lo a tra­vés de en­dos­co­pía.

Por otra par­te la Diphy­llo­both­rium la­tum mi­de cer­ca de 10 me­tros de lon­gi­tud, pro­vo­ca fla­tu­len­cias, do­lo­res ab­do­mi­na­les, pér­di­da de peso y co­li­tis in­ter­mi­ten­tes. Por lo general se eli­mi­na por las de­po­si­cio­nes. “Es­te pa­rá­si­to se alo­ja en el hom­bre, no así el Ani­sa­kis que es pa­sa­je­ro”, pre­ci­sa Ce­ci­lia Pe­rret, in­fec­tó­lo­ga de la Red Sa­lud UC CH­RIS­TUS.

Jun­to a es­to acla­ra que el Ani­sa­kis por lo general es­tá en pe­ces de mar, co­mo el sal­món, la mer­lu­za y el ju­rel. La so­li­ta­ria, en tan­to, po­dría es­tar en pe­ces de agua dulce co­mo la cor­vi­na.

“Si el pa­rá­si­to es­tá muy me­ti­do en la car­ne, pa­sar­lo por agua hir­vien­do no ser­vi­rá”. Ce­ci­lia Pe­rret, in­fec­tó­lo­ga Red Sa­lud UC CH­RIS­TUS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.