¿Qué ha­cer si el pe­rro se co­me unos hue­vos de cho­co­la­te?

Hay que es­tar aten­tos a síntomas co­mo vó­mi­tos o de­cai­mien­to por­que el con­su­mo de es­ta go­lo­si­na pue­de pro­vo­car la muer­te a la mas­co­ta.

La Hora - - Mascotas - Na­ta­lia Heus­ser H.

En es­ta fe­cha los hue­vi­tos de cho­co­la­te se con­vier­ten en un ar­ma de do­ble fi­lo. Es­con­der­los den­tro y fue­ra de la ca­sa, de­jar restos de ellos o los pa­que­tes abier­tos al al­can­ce de cual­quie­ra, son con­duc­tas que pue­den atentar con­tra la sa­lud de las mas­co­tas. Por lo general los pe­rros se sien­ten atraí­dos por los sa­bo­res dul­ces, pe­ro el cho­co­la­te es no­ci­vo pa­ra ellos por­que con­tie­ne un ele­men­to lla­ma­do teo­bro­mi­na, pro­ve­nien­te de la plan­ta del ca­cao, que al con­su­mir­lo en pe­que­ñas can­ti­da­des pue­de re­sul­tar fatal. Ellos no es­tán ca­pa­ci­ta­dos pa­ra eli­mi­nar­lo de su or­ga­nis­mo con fa­ci­li­dad, lo que po­dría cau­sar­les bron­co­di­la­ta­ción, con­vul­sio­nes y he­mo­rra­gias in­ter­nas, en­tre otros síntomas. In­clu­so, se es­ti­ma que si co­men so­lo seis gra­mos por kilo de peso, pue­den mo­rir. To­do, en­ton­ces, va a de­pen­der de la can­ti­dad in­ge­ri­da, el peso de ca­da ani­mal y la can­ti­dad de ca­cao y azú­car pre­sen­te en el pro­duc­to. Hay que to­mar en cuen­ta que a me­di­da que au­men­ta la pu­re­za del cho­co­la­te es ma­yor la con­cen­tra­ción de teo­bro­mi­na. En la ma­yo­ría de es­tas “in­to­xi­ca­cio­nes”, el or­ga­nis­mo de los pe­rros re­cha­za el cho­co­la­te y se vo­mi­ta. Si es­to no ocu­rre hay que per­ma­ne­cer aten­tos a las se­ña­les, co­mo el cam­bio de con­duc­ta del ani­mal, pa­ra sa­ber si es ne­ce­sa­rio di­ri­gir­se in­me­dia­ta­men­te al ve­te­ri­na­rio más cer­cano. “En ca­so de vó­mi­to se de­be cui­dar la die­ta de la mas­co­ta y evi­tar dar­le co­mi­da o agua mien­tras se lle­va a la consulta ve­te­ri­na­ria. Los síntomas po­drían tar­dar en­tre 6 y 12 ho­ras en apa­re­cer”, ex­pli­ca Pa­tri­cio Mo­reno, mé­di­co ve­te­ri­na­rio de www.mas­co­ta­son­li­ne.cl, Has­ta el mo­men­to no exis­te nin­gún an­tí­do­to efi­caz con­tra la teo­bro­mi­na, so­la­men­te se tra­ta al can en for­ma sin­to­má­ti­ca, in­du­cien­do co­mo pri­me­ra me­di­da el vó­mi­to lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble y se rea­li­za un la­va­do gás­tri­co pa­ra eli­mi­nar el tó­xi­co del or­ga­nis­mo pa­ra así evi­tar una ma­yor ab­sor­ción in­tes­ti­nal. Taryn Die­de­richs, es­pe­cia­lis­ta de Pet Happy, cree que es bueno que las mas­co­tas sean in­clui­das en la ce­le­bra­ción de pas­cua de re­su­rrec­ción, pe­ro con cier­tas pre­cau­cio­nes pa­ra evi­tar si­tua­cio­nes que se pue­dan la­men­tar. “Es im­por­tan­te que no se ge­ne­re un caos en torno al con­su­mo de cho­co­la­te por par­te de las mas­co­tas. Si ten­go un pe­rro enor­me y con­su­me un pe­da­zo chi­co de cho­co­la­te de le­che, pro­ba­ble­men­te no pre­sen­te ma­yo­res síntomas, pe­ro co­mo en es­ta fe­cha el vo­lu­men del pro­duc­to au­men­ta en las ca­sas, lo re­co­men­da­ble es evi­tar­lo con los ani­ma­les, te­ner ex­tre­mo cui­da­do con no de­jar­lo al al­can­ce de ellos y re­em­pla­zar­lo qui­zás por al­gún pre­mio o snack. Hoy exis­te una am­plia va­rie­dad pa­ra que ellos tam­bién se pue­dan sen­tir par­te de la ce­le­bra­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.