“El pro­ble­ma es de los que me en­ca­si­llan”

El hom­bre de las 42 fra­ses ha­bla de su pri­mer rol dra­má­ti­co en Sin nor­te, cin­ta que se es­tre­na la pró­xi­ma se­ma­na.

La Hora - - Tiempo Libre - I.S.C.

Pa­ra fi­nes de 2014, Ko­ke San­ta Ana era to­da­vía el pro­ta­go­nis­ta de uno de los úl­ti­mos fe­nó­me­nos de In­ter­net. Re­cién un año an­tes, el ac­tor ha­bía sal­ta­do a la fa­ma lue­go de apa­re­cer en una se­rie de vi­deos ti­tu­la­do 42 fra­ses, que hoy jun­tan cer­ca de sie­te mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes en YouTu­be.

“De ahí en ade­lan­te na­die qui­so se­pa­rar­me de ese personaje y lo en­tien­do, por­que da pe­na ha­cer­lo. Pe­ro yo es­ta­ba lis­to pa­ra dar otro pa­so y por suer­te Fer­nan­do (La­van­de­ros) me vio en uno de esos vi­deos, pe­ro vio otra co­sa de mí”, re­cuer­da aho­ra el ac­tor, ha­cien­do alu­sión al mo­men­to en que el di­rec­tor de Y las va­cas vue­lan lo fi­chó pa­ra pro­ta­go­ni­zar Sin nor­te, su nue­va cin­ta que lue­go de dos años en el cir­cui­to de fes­ti­va­les lle­ga a las sa­las co­mer­cia­les el jue­ves sub­si­guien­te.

En la pe­lí­cu­la San­ta Ana in­ter­pre­ta a Es­te­ban, un pu­bli­cis­ta que, lue­go de que su no­via (in­ter­pre­ta­da por Ge­ral­di­ne Neary, de Pre­cio­sas) lo de­ja, em­pren­de

“Hay gen­te que só­lo por ver­me a mí in­vo­lu­cra­do pien­san que es co­me­dia y no, nada que ver”. So­bre su par­ti­ci­pa­ción en la cin­ta.

un via­je por el nor­te de Chi­le si­guien­do una ru­ta que ella re­co­rrió pre­via­men­te.

“Es to­tal­men­te un psi­có­pa­ta. In­ter­pre­tar­lo fue to­do un desafío, por­que ni Ge­ral­di­ne ni yo po­día­mos leer el li­bre­to, así que pasaron mu­chas co­sas ines­pe­ra­das. De he­cho, mu­cha de la gen­te que apa­re­ce en cá­ma­ra ni si­quie­ra son ac­to­res”, ana­li­za San­ta Ana, re­ve­lan­do de pa­so la for­ma en que el fil­me fue gra­ba­do.

-¿En­ton­ces no sa­bía lo que iba a pa­sar en la gra­ba­ción?

-Pa­ra nada. De he­cho, un día tu­vi­mos un ac­ci­den­te bien gra­ve. Des­pués de ca­sua­li­dad leí un guión y me di cuen­ta que era par­te de la pe­lí­cu­la y ca­si me mo­rí. To­do es­tu­vo lleno de ac­ción, pu­di­mos ha­ber he­cho una se­gun­da pe­lí­cu­la con el pu­ro ma­king off. Tu­vi­mos ac­ci­den­tes, fa­lle­cie­ron personas, fue muy lo­co. En un mo­men­to pen­sa­ba que yo me iba de abril lle­ga la cin­ta a las sa­las de to­do Chi­le.

a mo­rir tam­bién, por­que pa­sa­ba una co­sa tras otra.

-Es­te es un pa­pel en el que nun­ca se te ha vis­to. ¿Que­rías sa­lir del en­ca­si­lla­mien­to?

-De he­cho, hay gen­te que só­lo por ver­me a mí in­vo­lu­cra­do pien­san que es co­me­dia y no, nada que ver. Aho­ra, el pro­ble­ma del en­ca­si­lla­mien­to no me lo to­mo tan a pe­cho, por­que creo que es pro­ble­ma de quien en­ca­si­lla no más. Yo an­te to­do di­go que soy ac­tor y es­toy ahí por eso, no por una ca­sua­li­dad. Me gus­ta­ría te­ner más pe­ga en pro­yec­tos así: a mí me gus­ta mu­cho la fic­ción, por eso soy ac­tor.

Pa­ra el ro­da­je nin­guno de los pro­ta­go­nis­tas co­no­cía el guión. “Fue una lo­cu­ra”, di­ce San­ta Ana.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.